Bayona

Bayona

 
Mun. de la prov. española de Pontevedra; 10 659 h. Turismo. Ind. alimentaria.

Bayona

 
C. del SO de Francia, en el departamento de Pirineos Atlánticos, en la confluencia de los ríos Nive y Adour; 39 761 h.
Traducciones

Bayona

Bayonne

Bayona

SFBayonne
Ejemplos ?
El concepto usufructuario es el aceptado en España y en Alemania. Desaparecido el Rey cuando parte para Bayona, dejó una junta presidida por su hermano.
El pobre padre no hacía sino chitón, como entendía el busilis; la hija, que olió el poste, y hendia un cabello en el ayre, escurrió la bola, temiendo, que el padre la menearia el zarzo: que hace, sino vase a chitos. El picarón, por no hacer una borrumbada, dixo: arda Bayona, y estos turronazos no con miquis, y acogióse calla callando.
He aquí precisamente la historia de los judíos. Jericó y Jerusalén son Tolosa y Mompeller, y el desierto de Sinai es el país entre Burdeos y Bayona.
En mayo de 1795 recibe el grado de Bachiller en la Universidad de Charcas el montevideano Nicolás Herrera, quien después pasó a coronar su carrera de Leyes en Salamanca y fue, andando el tiempo, diputado integrante del Congreso de Bayona, periodista y Ministro en la Argentina, Oydor en los Tribunales instituidos por el Brasil en nuestro país durante su dominación, diplomático y miembro del Senado de esta República en los primeros años de su fundación.
Fernando VII, como primer acto de la soberanía de las Cortes; declarando al mismo tiempo nulas las renuncias hechas en Bayona, no sólo por falta de libertad, sino muy principalmente por la del consentimiento de la nación.
n el nombre de Dios Todopoderoso, nosotros, los representantes de las provincias Unidas de Caracas, Cumaná, Barinas, Margarita, Barcelona, Mérida y Trujillo, que forman la Confederación Americana de Venezuela en el continente meridional, reunidos en Congreso, y considerando la plena y absoluta posesión de nuestros derechos, que recobramos justa y legítimamente desde el 19 de Abril de 1810, es consecuencia de la jornada de Bayona y la ocupación del trono sin nuestro consentimiento...
No halló en esta ciudad el engañoso huésped; y con la misma buena fe, o por nueva pérfida insinuación de aquél se trasladó a Bayona, para volver de ello en su compañía.
Las sesiones y abdicaciones de Bayona, las jornadas del Escorial y de Aranjuez, y las órdenes del lugarteniente Duque de Berg, a la América, debieron poner en uso de los derechos que hasta entonces habían sacrificado los americanos a la unidad e integridad de la nación española.
Las doncellas más sesudas me creen cualquier disparate como en casamiento trate, y no escupen las viudas. «En cal de bayona, el pelo a una vieja he de enrubiar, y en cal de francos, quitar 24 unas pecas y un recelo».
Mediante el tratado de Fontainebleau había llevado sus tropas a Madrid; atrayendo con engaños a la familia real a una entrevista en Bayona, había obligado a Carlos IV a anular su abdicación y después a transferirle sus poderes; al mismo tiempo había arrancado ya a Fernando VII una declaración semejante.
Cuántos Borbones concurrieron a las inválidas estipulaciones de Bayona, abandonando el territorio español, contra la voluntad de los pueblos, faltaron, despreciaron y hollaron el deber sagrado que contrajeron con los españoles de ambos mundos, cuando, con su sangre y sus tesoros, los colocaron en el trono a despechos de la Casa de Austria; por esta conducta quedaron inhábiles e incapaces de gobernar a un pueblo libre, a quien entregaron como un rebaño de esclavos.
Cotejen las naciones suceso con suceso: Francisco I fue aprisionado en la famosa batalla de Pavía en una guerra abierta y justa; Fernando VII aprisionado en Bayona bajo la idea de abrazar a un íntimo aliado que lo llamaba para consolidar y estrechar más la paz y la unión, y aumentar la gloria de ambas naciones.