Bastia

Bastia

 
C. francesa, cap. del departamento de Alta Córcega y antigua cap. de la isla de Córcega; 44 020 h.
Ejemplos ?
En el siglo XVII, en Bastia, hogar de las letras corsas, se fundaría en 1659 la Accademia dei Vagabondi, siguiendo los modelos peninsulares italianos.
El título de Ligue 1 se vuelve a conquistar en la temporada 1980-81 pero pierde la final de la Copa de Francia contra el SC Bastia.
Otra vez en situación comprometida, los Genoveses volvieron a recurrir a Francia, que envió a Bastia tropas al mando del Mariscal de Cursay.
La influencia pisana ha permanecido en la toponimia, que se desarrolla a partir de este periodo, y en la onomástica (siguen estando en Córcega muy difundidos apellidos de origen toscano), en el idioma local (de tipo toscano fundamentalmente en la región de Bastia y de Capo Corso) y en algunos de los más notables ejemplos de arquitectura románica que han permanecido en la isla, testimonio también del deseo de edificar (iglesias y edificios públicos: en todas las catedrales de Nebbio, Mariana, San Michele de Murato, San Giovanni de Carbini, Santa María la Mayor de Bonifacio, San Nicolás de Pieve) y de construir infraestructuras (carreteras, puentes, fortalezas y torres).
Destacarían Ignazio Cardini (1566-1602), Pietro Cirneo (1447-1507) autor en latín de De rebus corsicis; Guiglielmo Guglielmi de Orezza (1644-1728) con A Malannata y Ottave giocose (1702), 36 octavas en italiano a las cuales une un lamentu en dialecto de Bastia, un vocero del norte, una nanna y una serenatta del sur.
En época Antonina se perfeccionan las vías de comunicación interna (via Aleria-Aiacium y, en la costa este, Aleria-Mantinum —luego Bastia— en el norte y Aleria-Marianum —luego Bonifacio— en el sur): la isla está casi totalmente latinizada, salvo algunos enclaves en la montaña.
La tradición toscanizante, sin embargo, se mantiene merced a Vicenzo Giubega (1761-1800) de Calvi, traductor de Ovidio y Cátulo al corso. De nuevo será Bastia el centro cultural de la literatura corsa.
La Diócesis de Jaén es el resultado de la presencia cristiana en la zona desde el siglo I, así existieron diócesis anteriores a ésta: Diócesis de Iliturgi, diócesis auxiliar Diócesis de Tucci, diócesis auxiliar Diócesis de Beatia, en el actual título de Baeza-Jaén Diócesis de Cástulo-Cazlona, en el actual título de Baeza-Jaén Diócesis de Mentesa Bastia, en el actual título de Baeza-Jaén El Palacio Episcopal está construido sobre un palacio del siglo XV, reformado en los años ochenta, manteniéndose la fachada original.
Poco después, el descontento debido a unos elevados impuestos hizo que estallara una revuelta general contra Vincentello, quien, en un intento de dirigirse a Sicilia, resultó prisionero en un golpe de mano en el puerto de Bastia y, conducido a Génova como rebelde y traidor, fue decapitado el 27 de abril de 1434.
En ese tiempo, Lomellino fundó, en 1383, la ciudad de Bastia, destinada a convertirse en el núcleo más importante de la dominación genovesa y capital de la isla (hasta que dichas funciones pasaron a Ajaccio, tras la invasión francesa del siglo XVIII).
Las ciudades costeras, algunas de las cuales estaban pobladas en su gran mayoría por gente originaria de Liguria (en especial Calvi, Bastia y Bonifacio), tenían diversos privilegios respecto a las localidades del interior (exenciones fiscales, inmunidades especiales), por lo que constituían un mundo aparte.
Así pues, Lomellino fue reenviado a Córcega en 1407 como gobernador a cuenta de Carlos VI de Francia y tuvo que enfrentarse a Vincentello d'Istria quien, tras obtener privilegios del Casal de Barcelona, se había declarado mientras tanto Señor de Cinarca y había agrupado en torno a sí toda la Tierra de Comunas -incluida Bastia-, y se había proclamado Conde de Córcega desde 1405.