Baco

Baco (Bácchos)

 
mit. Dios griego, hijo de Zeus y la ninfa Sémele, también llamado Dionisos. Se le adoró como dios del vino.
Traducciones

Baco

SMBacchus
Ejemplos ?
Hay no lejos de aquí un archiduque austríaco que las pomas de Ceres y las uvas de Baco cultiva, en un retiro archiducal y egregio.
Visitaba pocas veces las ermitas de Baco, y, aunque bebía vino, era tan poco que nunca pudo entrar en el número de los que llaman desgraciados, que, con alguna cosa que beban demasiada, luego se les pone el rostro como si se le hubiesen jalbegado con bermellón y almagre.
Eso de que la barraca fue cloaca donde pescaban sin caña anchoas y tiburones las sacerdotisas de Venus, zahúrda donde los escolares de Baco estudiaban a sus anchas y zaquizamí donde rodaban de lo lindo las muelas de Santa Apolonina, téngolo por chismografía y calumnia de pulperos.
Como habéis visto, iba a obtener la victoria; pero esta maldita comida la ha retrasado. Vamos a cambiar de voluptuosidad; cuando Baco me haya coronado, seré más ardiente en los combates del amor.
La tuya, al contrario, una magnífica sabiduría y rica de las esperanzas más bellas, como lo atestiguan el brillo con que luce desde tu juventud y el aplauso que más de treinta mil griegos acaban de tributarle. -Eres un burlón, contestó Agatón; ya examinaremos qué sabiduría es mejor; si la tuya o la mía, y Baco será nuestro Juez.
-preguntaba Gaité, muerta de risa después de referirle su conversación con Orazio. -¡Es preciso dar gusto a ese mentecato! Te casarás con él ¡por Baco! ¡Que un hombre tan majadero entusiasme al público!
Bandos contra las mujeres que, llamándose honestas, se presentan en público luciendo cosas que no siempre son para lucidas; bandos contra los ermitaños de Baco; bandos contra el libertinaje de las costumbres; bandos sobre el salario; bandos sobre los monederos falsos; bandos enumerando los festejos con que debía celebrarse la canonización de San Francisco Solano, y tanta era su fiebre de promulgar bandos que, como hemos dicho, el pueblo limeño lo llamaba Pepe Bandos.
¿Tan limitado acaso era el ingenio del pintor que compuso el quadro del fingido Baco coronando á sus sequaces; el de la Rendicion de la plaza; el de las Hilanderas; el Crucifixo que se ve en San Plácido; y, por no mentar mas, el de la Infanta Margarita, monumento admirable de ingenio y de verdad, que Jordán llamaba el dogma de la pintura?
Pero ¿hacéis el mismo ruido de danzas ahora que cuando a Baco en sus fiestas en las casas de Altea le hacíais procesión moviéndolos al son de las canciones de las liras?
TIRESIAS El dios nos guiará hacia allá sin fatiga. CADMO ¿Sólo nosotros de toda la ciudad danzaremos en honor de Baco? TIRESIAS Sólo nosotros somos prudentes, los demás insensatos.
Y Baco, llevando la llama roja de la tea en su vara, se lanza a la carrera y con sus coros irrita a los viajeros y los sacude con sus gritos, suelta al viento su cabellera ornada.
Baltasar, desde los tiempos en que vivió asilado en San Francisco, se había entregado con pasión al culto de Baco, y es fama que labró sus mejores efigies en completo estado de embriaguez.