Aversa

Aversa

 
C. de Italia, en la Campania, prov. de Caserta; 57 817 h.
Ejemplos ?
Es un esquema nuevo, casi único en Italia: se encuentra también en Santa Trinidad de Venosa y en la Catedral de Acerenza, Basilicata, en la Catedral de Aversa en Campania y Santa María de Piè di Chienti en Marche.
ndrés I de Anjou-Hungría (30 de octubre de 1327 – 18/19 de septiembre de 1345, Aversa), Rey de Nápoles y Conde de Provenza (1343 - 1345).
Un día de caza en Aversa, Andrés abandonó su habitación en medio de la noche y fue cogido por los conspiradores y asesinado sabiéndolo la reina Juana.
Aversa es una ciudad y comuna italiana, situada en la provincia de Caserta y región de Campania, que contaba con 53.215 habitantes en el censo correspondiente al año 2015.
La ciudad de Aversa, a pesar de ser una pequeña aldea en sus inicios, se convirtió rápidamente en la sede del nuevo condado de Aversa.
La ciudad de Aversa destaca además porque, en 1876, fue el primer lugar de Italia en que se creó una sección psiquiátrica en su penal; posteriormente, tras 1931 se convirtió en un hospital psiquiátrico penitenciario.
Aversa se encuentra situada a 18 km de las orillas del Mediterráneo, más concretamente del Mar Tirreno, muy cerca de la ciudad de Nápoles, de la que la separan 15 km, y también de Caserta, la capital de la provincia a la que pertenece, la provincia de Caserta, de la que únicamente dista 16 km.
Situada a 16 km de Caserta y a 15 km de Nápoles, había formado parte antaño, bajo el fascismo, de la provincia de Nápoles. La ciudad es sede de la Diócesis de Aversa.
El año 1132, Rogelio II de Sicilia, que se sintió traicionado por los condes de Aversa, atacó la ciudad, a la que incendió; aunque arrepentido por los daños causados colaboró en su reconstrucción.
Tan sólo subsistió en el lugar una pequeña fortificación militar, un castellum, vinculado a una capilla en memoria del presunto paso por la actual Aversa del apóstol San Pablo el año 61 a.
En particular, Aversa fue la ciudad de residencia favorita para la reina Juana I de Nápoles. Precisamente durante el reinado de Juana de Nápoles se produjo en la ciudad un sonado suceso: algunos nobles napolitanos, capitaneados por Carlos de Durazzo, pretendiente al trono del reino de Nápoles, asesinaron lanzándolo por una ventana a Andrés de Hungría, esposo de la reina Juana, con el asentimiento de la reina.
En el 1156 se confiscó el condado de Aversa, que pasó a manos de la dinastía de los Altavilla en tanto que reyes de Sicilia. Durante las luchas entre Guillermo el Malo, Guillermo el Bueno y Tancredo, Aversa tomó partido por los dos Guillermos, enemigos de Tancredo, a diferencia de Nápoles, con la que se había iniciado ya una intensa rivalidad.