Austria

Austria (Republik Österreich)

 
Estado alpino y danubiano de Centroeuropa, miembro de la Unión Europea. Limita con Alemania y la República Checa al N, Eslovaquia y Hungría al E, Italia y Eslovenia al S y el Principado de Liechtenstein y Suiza al O. Su extensión es de 83 859 km2 con un total de 8 220 000 h. La capital es Viena. La moneda y el idioma oficiales son, respectivamente, el euro y el alemán. La religión mayoritaria es el catolicismo. Austria es un país interior montañoso, sin acceso al mar. Los Alpes y Prealpes ocupan cerca de un 70% de su territorio. El resto está ocupado por el macizo de Bohemia y las tierras por donde discurre el Danubio (350 km), al N del país. Destacan tres regiones naturales: Austria Occidental, caracterizada por el paisaje de la alta montaña alpina; el N del país, zona subalpina que forma un área de valles, llanuras y mesetas; y la zona E del país, menos accidentada y apta para la agricultura. Pueden distinguirse tres áreas climáticas: clima alpino o de montaña en el O y centro del país, continental en la parte E y de transición con influencias continentales y oceánicas en el resto del territorio. Grandes recursos forestales (coníferas). La cuenca del Danubio drena más del 95% del territorio y proporciona al país salida al mar Negro. El resto de las cuencas hidrográficas pertenecen al Rin y al Elba. La estructura demográfica del país se caracteriza por su progresivo envejecimiento, una fuerte concentración, homogeneidad étnica (germanos) y alto grado de urbanización. Minorías eslava y judía. Reducido sector primario, seguido del secundario y del terciario, que tiende a aumentar progresivamente. Economía de libre mercado que se ha visto beneficiada por el proceso hacia el capitalismo de los vecinos checos, eslovenos, húngaros y eslovacos. Explotaciones agrícolas reducidas (cereales, patatas), con predominio de la ganadería (bovina, porcina). Industrias petroquímica, papelera y alimentaria. Siderurgia; gas natural y petróleo; madera. Dada su ubicación en el corazón de Europa, posee una excelente red de comunicaciones y un dinámico sector comercial. Por otro lado, la belleza de sus paisajes, su carácter montañoso y la existencia de históricas ciudades imperiales determinan una intensa afluencia de turistas. Austria pertenece a la EFTA (Asociación de Libre Comercio) desde 1960 y a la UE desde enero de 1995.
hist. Ya en el Neolítico se desarrolló en esa zona una brillante civilización en base al trabajo del bronce y del hierro (cultura de Hallstatt) por un pueblo indogermánico: los ilirios. Éstos fueron desplazados en los albores de nuestra era por tribus celtas, que a su vez cedieron al empuje de los pueblos germánicos del N. El Imperio romano conquistó estas tierras en el siglo I a C, convirtiéndolas en provincias de alto valor estratégico (Retia, Nórica y Panonia) y fue el vehículo para la llegada del cristianismo a orillas del Danubio. El derrumbe del Imperio romano dio lugar al establecimiento de reinos bárbaros, ostrogodos y longobardos, que no tardaron en sufrir los embates de la gran marea de los pueblos que venían de las estepas asiáticas, sobre todo los ávaros. Para detener el avance destructor de esos pueblos de jinetes, Carlomagno constituyó en el año 803 la Ostmark, marca defensiva oriental del Imperio carolingio. Cuando la obra de Carlomagno se desintegró, dividida entre sus herederos, la Marca del Este quedó en manos de la dinastía otónida, que consideraba su Sacro Imperio como continuador directo de Roma. En los albores de la Edad Media el territorio austríaco fue elevado a la dignidad de margraviato gracias a su defensa victoriosa contra los magiares, iniciando así su progresiva independencia, que culminó bajo la dinastía de los Babenberg, reinantes en Austria hasta su extinción en 1253. Tras un turbulento interregno, la batalla de Marchfeld, en 1278, concedió el trono imperial alemán a la casa de los Habsburgo, que tomó a la antigua marca austríaca como estado patrimonial y base de su política de expansión territorial, por lo que se ha conocido como casa de los Austria. La ampliación de los dominios de los Habsburgo se cimentó, por encima de las conquistas militares, en inteligentes alianzas matrimoniales; así, obtuvieron los estados del Ducado de Borgoña, incluidos los Países Bajos, los de los Jagellones (Hungría, Bohemia y Polonia), y finalmente vincularon la corona de España, con todo su inmenso imperio, a la de Alemania, en la persona de Carlos V. De este modo, Austria quedó conformado como un estado multinacional cuya lengua, cultura y clases dominantes eran alemanas. Aunque en sus primeros tiempos la monarquía austríaca fue una potencia innovadora, representante del Despotismo Ilustrado, durante los ss. XVI y XVII los Habsburgo se constituyeron en defensores del Papado frente a la Reforma protestante. Asimismo, Austria se convirtió en bastión defensivo de Europa frente al expansivo Imperio otomano, inaugurando de este modo su época de gran potencia continental. Pudo así hacer frente a los conflictos sucesorios que enfrentaron a las distintas dinastías europeas agrupadas en alianzas como consecuencia del derrumbe de la hegemonía española, conservando la mayor parte de los territorios que había adquirido la línea hispana de los Habsburgo. A la brillantez política y militar de esa época correspondió un esplendor cultural plasmado en la fastuosidad del Barroco, así como una reorganización del imperio, que dejó de ser un conglomerado de estados feudales para convertirse en una unidad administrativa e institucional. En los umbrales del s. XIX, la alianza de varios príncipes alemanes con Bonaparte en la Confederación del Rin, motivó la renuncia de Francisco I a la corona del Sacro Imperio, cambiándola por la de emperador de Austria (1806), y dando así el golpe de gracia a algo que de hecho era sólo una ficción política. Una vez derrotado definitivamente el proyecto bonapartista, las potencias vencedoras celebraron la mayor cumbre diplomática de la historia hasta el momento, el Congreso de Viena (1815), capitaneado por el canciller austríaco Metternich, con el fin de sentar las bases de un reparto de poderes equilibrado en Europa, bajo la coartada de prevenir en el futuro el peligro francés. En este reparto de zonas de influencia, Austria recuperó todos los territorios arrebatados por los franceses e incluso ganó algunos nuevos; su deseo de conservar esos territorios de habla no germánica la desvinculó del proceso de unidad alemana que concluiría su rival prusiano. Europa se reorganizó bajo las premisas del absolutismo monárquico del antiguo régimen, tratando de borrar todas las huellas de la Revolución Francesa. Sin embargo, la ideología liberal de la pujante burguesía, que reclamaba constituciones escritas y mayor participación política, desembocó en una época de estallidos revolucionarios, de los que uno de los más espectaculares fue el de Viena, de 1848, que puso fin al estado burocrático y policial diseñado por Metternich. Además, la revolución en Austria tomó también tintes independentistas, dado el carácter multinacional del imperio. La monarquía se vio obligada a hacer concesiones que consideraran las diferencias nacionales: se declaró el imperio constituido por dos Estados, el Imperio austríaco y el Reino de Hungría, vinculados sólo por la persona del monarca. En realidad, era una jugada táctica que mantenía el equilibrio dentro del imperio: Austria agitaba a las minorías nacionalistas rumanas y eslavas de Hungría, de modo que ésta necesitaba seguir vinculada con la parte alemana del Imperio para mantener la hegemonía de su mitad. A esta política interior, basada en un equilibrismo entre las distintas nacionalidades, se correspondía una no menos delicada en el conjunto europeo: las teorías del mercantilismo reinante introducían necesidad de mercados, recursos y población potenciados al máximo, lo cual embarcó a las potencias europeas (Rusia, Gran Bretaña y Francia por un lado, Austria, Alemania e Italia por otro) en una carrera colonial que culminó en la Primera Guerra Mundial, cuando se rompió el equilibrio por el punto más débil: la disputa sobre los estados balcánicos surgidos de la desaparición del Imperio turco, y particularmente el rechazo de los nacionalistas serbios a integrarse en el Imperio austrohúngaro. Terminada la conflagración, con Austria en el lado perdedor, se consideró, por parte de los vencedores, que ya no tenía sentido su papel de dique frente al expansionismo ruso, alemán o turco, prefiriendo dislocar el Imperio en pequeños estados que serían potenciales clientes de las economías ganadoras de la guerra. Como además se prohibió a Austria unirse con el resto de países de habla alemana, su territorio quedó reducido al actual. La caída del imperio lo fue también de su dinastía reinante, que dejó paso a una República Democrática y Federal Austríaca, reflejada en la Constitución de 1920. Austria se vio rodeada de gobiernos dictatoriales y dudosamente legítimos, y a menudo hostiles a la antigua metrópoli. Interiormente, el país también quedó desarticulado, dividido entre un campo católico y conservador y una capital, ahora desproporcionadamente grande, más mundana y progresista, la llamada Viena Roja. Esto provocó malestar social y un clima de inestabilidad, agravado por el endeudamiento y la crisis económica de posguerra. Se produjo una auténtica guerra civil entre los socialdemócratas y la derecha, partidaria de la anexión a Alemania, que se resolvió con un golpe de estado del canciller Dollfuss, quien instauró un régimen corporativista católico, pero opuesto a la anexión o Anschluss. Finalmente, Dollfuss fue asesinado, y el alineamiento de la Italia fascista con la Alemania de Hitler (austríaco de nacimiento) hizo caer a la joven república en manos del III Reich (1938), al que acompañó en su derrota absoluta en la Segunda Guerra Mundial. Una vez terminada la guerra, Austria consiguió ser considerada víctima y no cómplice de Alemania, con lo cual pudo reorganizarse como estado independiente, recuperando la plena soberanía en 1955 y comprometiéndose a un estatus de permanente neutralidad. Quedó organizada como República Federal, con un Presidente (que comparte el poder ejecutivo con el Gobierno Federal) y dos cámaras legislativas elegidas por sufragio universal. Cada uno de los 9 länders o Estados tiene su propio parlamento. Entre 1970 y 1983 el Partido Socialista (SPÖ) del canciller Bruno Kreisky gobernó ininterrumpidamente con mayoría absoluta aplicando la fórmula socialdemócrata de estado benefactor, apoyado en un fuerte sector público de la economía. En 1983 los escándalos económicos, la crisis del petróleo y el debate sobre el centralismo del Estado, obligaron al SPØ a gobernar en coalición con los liberales, cediendo Kreisky la cancillería a Sinowatz. En junio de 1986 fue elegido presidente de la república Kurt Waldheim, con un oscuro pasado nazi, ante lo cual se rompió la coalición de gobierno. Las nuevas elecciones dieron mayoría al Partido Liberal, pero gobiernan socialistas y populistas en coalición, con Franz Vranitzky como canciller. En 1992 Kurt Waldheim fue sustituido por Thomas Klestil, poniendo fin a una incómoda situación internacional, lo cual permitió a Austria solicitar el ingreso en la UE, lo que consiguió tras un referéndum ampliamente respaldado. Austria ingresó en la UE en enero de 1995. En las elecciones celebradas este año resultó ganador el Partido Socialdeócrata (SPOE) de Franz Vranitzky. Este último fue sustituido por el también socialdeócrata Viktor Klima como primer ministro en 1997. En 1998 Thomas Klestil fue reelegido presidente de la República. Tras las elecciones legislativas de 1999, los socialdemócratas declinaron formar gobierno y en 2000 los populares y los ultraderechistas del Partido Liberal de Jörg Haider constituyeron un gabinete de coalición (Wolfgang Schoussel ocupó el cargo de primer ministro). La UE reaccionó imponiendo sanciones a Austria, levantadas a final de año. En 2003 se firmó un nuevo gobierno de coalición entre populares y el PL. En 2004 Heinz Fischer fue elegido presidente de la República. En 2008 el socialdemócrata Werner Faymann asumió el cargo de primer ministro, a la cabeza de una gran coalición integrada también por los conservadores. En las elecciones de 2013, los socialdemócratas continuaron siendo el partido más votado, aunque el ultraderechista Partido Liberal aumentó representación y dos nuevos partidos conservadores y euroescépticos entraron el parlamento.
b. art. Los textos más antiguos en suelo austríaco son antologías religiosas recopiladas en conventos en el s. XII. Paralelamente a la poesía religiosa se cultivó el género cortesano y caballeresco, como la Leyenda de los Nibelungos. La Corte imperial fomentó extraordinariamente las artes escénicas, especialmente el género cómico y la célebre opereta, inspirados en la vida popular vienesa. La Escuela Romántica (Franz Grillparzer) refundió el drama clásico con elementos formales del Barroco austríaco y español y con la tradición popular. A fines del s. XIX, R. Ma Rilke en poesía y Kafka en narrativa renovaron las letras austríacas, si bien es tras la Primera Guerra Mundial cuando se da el inicio de una verdadera literatura nacional que tendría en Karl Kraus, Elias Canetti, Thomas Bernhard, Peter Handke, Elfriede Jelinek, K. Bayer y E. Jandl, entre otros, los máximos exponentes del s. XX. Desde la Venus de Willendorf (30 000 años), y pasando por vestigios celtas y romanos, Austria ha conocido, a lo largo de su historia, los principales movimientos artísticos del contexto europeo: románico, gótico (catedral de San Esteban, en Viena), Renacimiento, Barroco, etc., todos ellos auspiciados por el esplendor político y cultural austríaco y responsables de una importante herencia artística. Desde muy antiguo, Viena es considerada la ciudad de la música, en cuya Ópera Nacional estrenaron los más importantes compositores clásicos, muchos de ellos austríacos: Gluck, Haydn, Mozart, Beethoven, Schubert, Mahler, Schönberg, etc. Destacan también instituciones como los Niños Cantores de Viena y primeras figuras mundiales en la dirección de orquestas.
Traducciones

Austria

Austria

Austria

Autriche

Austria

Áustria

Austria

Austria

Austria

Rakousko

Austria

Østrig

Austria

Itävalta

Austria

Austrija

Austria

オーストリア

Austria

오스트리아

Austria

Oostenrijk

Austria

Østerrike

Austria

Austria

Austria

Österrike

Austria

ประเทศออสเตรีย

Austria

Avusturya

Austria

nước Áo

Austria

奥地利

Austria

SFAustria
Ejemplos ?
El resultado de la votación fue el siguiente: Votos a favor: Alemania, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, Chipre, Colombia, Costa Rica, Dinamarca, El Salvador, Eslovaquia, Eslovenia, España, Federación de Rusia, Fiji, Finlandia, Francia, Gabón, Ghana, Guatemala, Honduras, Hungría, Irlanda, Italia, Japón, la ex República Yugoslava de Macedonia, Letonia, Liechtenstein, Luxemburgo, México, Noruega, Nueva Zelandia, Países Bajos, Perú, Polonia, Portugal, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, República Checa, República Democrática del Congo, Rumania, Santa Sede, Suecia, Suiza, Turquía, Uruguay, Venezuela, Yugoslavia.
Como se indicó en el párrafo 1 del memorando y en la declaración formulada en relación con dicho memorando, en el momento de celebrarse la reunión de la Comisión de Verificación de Poderes se habían recibido credenciales oficiales de representantes en la Conferencia, en la forma estipulada en el artículo 3 del reglamento, procedentes de los 92 Estados siguientes: Albania, Alemania, Andorra, Angola, Argelia, Armenia, Austria...
Elogio de Vaca de Castro Exequias de la Reina Doña Margarita de Austria, muerta el 3 de octubre de 1611 = Historia de la guerra entre turcos y persianos, escrita por Iuan Tomas de Minadoy ...
Junta Provisional Gubernativa del Rio de la Plala. Acta.—En la Villa de San Felipe de Austria de Oruro, á los veinte y dos dias del mes de Noviembre de mil ochocientos diez años.
Este acuerdo establecerá el número mínimo de fuerzas militares para ser utilizados por Rusia contra Austria-Hungría con el fin de evitar que esta pueda concentrar toda su fuerza contra Italia, si Rusia decidiese dirigir la mayor parte de su esfuerzo contra Alemania.
Título de Escribano Real y Notario Público de las Indias.- Don Carlos, por la Gracia de Dios, Rey de Castilla, de León, (...) Etc. Y la Reina Doña Mariana de Austria, su madre, como su tutora y curadora y Gobernadora de estos Reinos y Señoríos.
ONVENCIÓNpara la resolución pacífica de controversias internacionales Su Majestad el Emperador de Alemania, Rey de Prusia; Su Majestad el Emperador de Austria, Rey de Bohemia, etc.
Nosotros tenemos que hacer una alianza estratégica con Brasil para lograr contratos de largo plazo en materia autopartista, que permitan primero a nuestros autopartistas descontar esos contratos para obtener financiamiento para investigación y desarrollo en los bancos, y también que parte de esa investigación, desarrollo y tecnología se haga aquí, en la República Argentina. El ejemplo es Austria, que durante mucho tiempo tuvo terminales de autos.
Cuántos Borbones concurrieron a las inválidas estipulaciones de Bayona, abandonando el territorio español, contra la voluntad de los pueblos, faltaron, despreciaron y hollaron el deber sagrado que contrajeron con los españoles de ambos mundos, cuando, con su sangre y sus tesoros, los colocaron en el trono a despechos de la Casa de Austria; por esta conducta quedaron inhábiles e incapaces de gobernar a un pueblo libre, a quien entregaron como un rebaño de esclavos.
Como los ojos se lleva, se lleva las almas todas de cuantos miran y admiran su devoción y su pompa. Y, para mostrar que es parte del cielo en la tierra toda, a un lado lleva el sol de Austria, al otro, la tierna Aurora.
En otros términos, disgregado el imperio austrohúngaro al fin de la Gran Guerra, los nuevos Estados vivieron tranquilos -aunque algunos miserablemente, como Hungría y, en particular, Austria- mientras Alemania los dejó en paz; pero ahora que el Führer, ha mostrado una gran codicia hegemónica sobre el Este europeo, los gobiernos y pueblos de todos esos países presienten el peligro común.
Comparad esa acción con la de los soldados de Pompeyo, huyendo de las tropas de César que tenían la consigna de pegarles en la cara; ved a Maximiliano de Austria rechazando la fuga por no cortarse la hermosa barba.