Australia

Australia (Commonwealth of Australia)

 
Estado de Oceanía formado por la propia isla de Australia, Tasmania y otras pequeñas islas. Limita al N, al O y al S con el océano Índico, donde se hallan las islas Christmas y las Cocos. Al E sus costas están bañadas por el océano Pacífico y el mar de Coral. Además, dispone en el océano Austral de las islas desiertas de Macquarie y Heard y una importante parte de continente antártico. Su extensión es de 7 682 300 km2 con un total de 22 300 000 h. Australia es una federación formada por seis estados (Nueva Gales de Sur, Victoria, Australia Meridional, Australia Occidental, Queensland y Tasmania), a los que deben sumarse el Territorio del Norte y el Territorio Federal de la capital, Canberra. La moneda y el idioma oficiales son, respectivamente, el dólar australiano y el inglés. Las religiones mayoritarias son el protestantismo y el catolicismo. Es un país casi llano, con una media de altitud de unos 210 metros. Las mayores alturas se dan al SE de la isla, en la Cordillera Australiana, que se prolonga desde el cabo de York hasta la misma isla de Tasmania. Al N, la costa del Pacífico se caracteriza por la Gran Barrera Australiana, una larguísima cordillera de arrecifes que muere en la costa de Rockhampton y que se forma en el litoral sur de Nueva Guinea. La zona central de la isla de Australia está constituida por una depresión limitada al N por el golfo de Carpentaria y al S por Adelaida. Australia Occidental está formada por una meseta y tres grandes zonas desérticas: desierto de Gibson, Gran Desierto de Arena y Gran Desierto Victoria. El clima es semidesértico en el centro y casi mediterráneo en el S y SO. En el N es subtropical, llegando a tropical en Queensland. Las precipitaciones van desde muy escasas en el centro a abundantes en el N y NE. Vegetación variada, con predominio de acacias y eucaliptos. Fauna constituida por especies arcaicas, debido al aislamiento geográfico. El río más caudaloso es el Murray. Densidad de población muy baja (2 h/km2), concentrada en el E, SE y SO del país. La mayoría de habitantes es de procedencia europea; minoría aborigen. Elevado porcentaje de población urbana, de la cual la mitad se reparte entre Melbourne y Sidney. Importante sector ganadero: la cabaña ovina es la más importante del planeta, lo que se traduce en la mayor producción de lana. Cultivo de trigo y otros cereales, caña de azúcar, viñedos; frutas y hortalizas. Importantes yacimientos minerales. Plomo, cinc y cobre, además de plata, aunque en menor cantidad, son las principales explotaciones, concentradas sobre todo en los territorios meridionales. También el mineral de hierro aporta en la actualidad grandes ganancias a la economía australiana, destacando los yacimientos de alto contenido de Pilbara y Hamersley. En cuanto al carbón, la producción puede considerarse bastante alta, y la mayoría de las exportaciones de este mineral van a parar a Japón. Producción de petróleo y gas natural. Diversos factores como el incremento de la población, la prosperidad económica y la entrada de capital extranjero han sido los causantes del espectacular auge vivido por la industria australiana desde la segunda mitad del siglo XX. La industria alimentaria tiene una gran variedad y es rentable; la manufacturera participa en buena parte de la exportaciones; la automovilística, cuyas empresas son filiales de centrales norteamericanas o británicas, obtiene una producción que permite las exportaciones; la industria metalúrgica es rica porque aprovecha los grandes recursos minerales del país. En lo referente al sector de los transportes, es la aviación, por el tamaño del territorio, el que más desarrollado está. En los transportes terrestres, la gran red de carreteras australiana permite que este medio supere al ferroviario. En cuanto al tráfico marítimo, son más numerosos los buques de origen extranjero, aunque en el ámbito nacional se destina gran parte del transporte por mar a la carga de mercancías pesadas como el carbón, el mineral de hierro o el azúcar. Los mejores y más capacitados puertos son los de Sidney, Melbourne, Fremantle y Adelaida. El primer cliente de Australia es Japón, seguido de los Estados Unidos y el Reino Unido, y las principales exportaciones son carbón, lana, cereales y carne. Los mayores proveedores son Estados Unidos y Japón. Australia posee un comercio aún inmaduro, sobre todo a causa de su rápida y reciente industrialización. En lo referente a su balanza comercial, generalmente es positiva.
hist. Durante la regresión general de los mares, en los grandes períodos glaciares, Australia era un territorio mucho más extenso que el actual en el que se hallaban fundidas Nueva Guinea, Tasmania, la propia isla de Australia y las mesetas que hoy han sido cubiertas por el océano. Los primeros habitantes viajaron desde el Asia continental a través de Indonesia, aunque muy poco se sabe de los aborígenes que comenzaron a ocupar la isla. En la zona del S se hallaron huellas que demuestran esta teoría, seguramente de hace unos 40 000 años. El hallazgo de grandes rascadores nucleiformes, lascas y hojas de filo esculpido y el descubrimiento de los restos de una mujer (25 000 años) cuyos rasgos coinciden en gran parte con los de los aborígenes actuales, confirman la existencia de esos habitantes. Con el recalentamiento poswürmiano vienen a modificarse los medios naturales, y así aparecen puntas unifaciales o bifaciales y microlitos cuyo origen se desconoce, pero que pertenecen a una industria que permanecerá hasta el período europeo. Las pinturas rupestres halladas en las cuevas de Koonalda, en el S del país, tienen una antigüedad de unos 20 000 años y representan escenas con hombres y animales y simbología desconocida. Se estima que el lapso que va del año 1507 al 1529 los portugueses arribaron a la isla, a la que denominaron Java Grande. En 1606 los holandeses abordaron la costa australiana desde el N, tras cruzar el estrecho que aproximadamente un año antes había descubierto el navegante español Luis Váez de Torres y que hoy lleva su nombre. El neerlandés Willen Janszoon bordeó el Cabo York, en la punta norte de Australia, tras cubrir en su viaje el golfo de Carpentaria. En 1624 el marino neerlandés Abel J. Tasman demostró, al descubrir Tasmania y circundar Australia, que las nuevas tierras eran insulares, y bautizó su hallazgo como Nueva Holanda. En 1770 el capitán James Cook tomó posesión de la isla en nombre de Gran Bretaña y comenzó su exploración; la colonización se iniciaría 18 años después con la llegada de los primeros penados bajo las órdenes del capitán Arthur Phillip. En 1798 George Bass descubrió la insularidad de Tasmania y bautizó con su nombre el estrecho que la separa de Australia. Los convicts mandados por el capitán Phillip constituyeron la solución del Gobierno británico para vaciar las repletas cárceles inglesas, convirtiendo de ese modo la isla en una colonia penitenciaria. De 1801 a 1803, el inglés Matthew Flinders exploró con detenimiento la costa sur de la isla, donde entró en contacto con el navegante francés Baudin, y ya en 1821 se ampliaron las concesiones de tierras a particulares, con lo cual creció el número de inmigrantes, sobre todo de origen europeo. De este modo se crearon diversos núcleos colonizadores de carácter agrícola (Tasmania, Albany) hasta que los británicos decidieron reclamar para sí la soberanía insular. Con el crecimiento de la población fueron creándose nuevas colonias y confirmándose las de mayor relevancia, que con el tiempo llegarían a convertirse en estados: Nueva Gales del Sur, Tasmania, Australia Occidental, Australia del Sur, Victoria y Queensland. Cada una fue organizando su territorio con arreglo a una política y administración propias, unas más alejadas que otras del predominio del gobierno imperial; sólo una de ellas, Australia Occidental, favoreció el dictado gubernamental de deportar a los trabajadores forzados, que hacían la competencia a los libres. Las demás lo rechazaron. A pesar de todo, los enfrentamientos entre colonos e indígenas llegaron a manchar de sangre las tierras australianas, y como consecuencia se exterminó por completo la población autóctona tasmana y se aisló a los aborígenes en el desierto. En el año 1851 la inmigración sufrió un espectacular aumento a consecuencia del descubrimiento de oro en el territorio, metal que enriqueció en mayor medida el estado de Victoria y más concretamente a la ciudad de Melbourne. En 1880 las colonias se vieron obligadas a crear una federación para defenderse del avance europeo y estadounidense en los territorios del Pacífico. En 1901 se crea la Asamblea Legislativa (Parlamento) y la Commonwealth of Australia como miembro soberano del Imperio británico. A lo largo de la primera década del s. XX cobró mayor importancia el poder federal, que vio la necesidad de administrar su elevado presupuesto a través de un régimen severo, cuyos primeros objetivos fueron la creación del estamento militar y la conservación de las ventajas sociales de la población blanca. En 1914 el país participó junto a Gran Bretaña en la Primera Guerra Mundial. En 1929 se estableció el poder central en Canberra, la nueva capital federal. En el mismo año el Partido Laborista accedió al poder, como consecuencia de la crisis que no supo afrontar el partido agrario. Las medidas adoptadas por los laboristas para relanzar la economía del país tampoco obtuvieron su fruto, y así en 1939 llegó al poder el partido United Australia. La Segunda Guerra Mundial cogería a Australia demasiado cerca de Japón como para no verse amenazada por los ataques nipones (Port Darwin fue bombardeado en febrero de 1942), así que se convirtió en primera aliada de EE.UU., cuyo general, MacArthur, estableció cuartel general en Melbourne. Los laboristas, que gobernaron durante la Segunda Guerra Mundial y que habían visto crecer su popularidad gracias al empuje de su líder J. Curtin, se mantuvieron en el poder hasta que en 1949 las elecciones generales dieron clara victoria a los herederos de la United Australia, los liberales de R. Menzies. Su política de coalición con el partido agrario llevó al país una época de auge económico, fomentada por las inversiones extranjeras estadounidenses y japonesas (estas últimas a partir de 1956). Menzies basó su gerencia en un evidente pro-americanismo que se vio confirmado en el apoyo de Australia a E.U.A. en las guerras de Corea y Vietnam. En 1969, retirado ya Menzies, el empuje laborista fue visto con buenos ojos por una población que empezaba a quejarse de los servicios y no veía con claridad la presencia de sus tropas en Vietnam. La postura del Gobierno ante la inmigración, su poca flexibilidad con los problemas de los aborígenes (que reclamaban justamente parte de sus territorios) y en general el desgaste político, terminó con la victoria de los laboristas en las elecciones de 1972, liderados por E.G. Whitlam. Éste inició pronto una política liberalizadora que inauguró con el reconocimiento de la China Popular y Vietnam del Norte, la autonomía de Nueva Guinea y el rechazo de los procedimientos nucleares. Sin embargo, el país se sumergió en una crisis, a la que decidió poner fin el propio gobernador general, sir John Kerr, con la destitución del primer ministro Whitlam y el nombramiento de Malcolm Fraser como jefe de un gobierno provisional, refrendado en diciembre de 1975 en las elecciones generales. En 1978, el propio John Kerr presentó su dimisión ante las críticas con respecto a las irregularidades de todo este proceso. El gobierno de Fraser se debilitó y perdió su mayoría ante los laboristas en 1983. Robert Hawke fue nombrado primer ministro y su gestión respaldada mayoritariamente cuatro veces consecutivas, hasta las elecciones de marzo de 1990. El gobernador general de Australia desde un año antes, nombrado por la reina Isabel II, fue William George Hayden. Desde 1991 el cargo de primer ministro lo ostentó Paul Keating, que nuevamente resultó vencedor en las elecciones de marzo de 1993. En las elecciones de 1996 una coalición de centroderecha, liderada por John Howard, obtuvo la mayoría. Los conservadores de Howard volvieron a imponerse en las elecciones de 1998. En un referéndum celebrado en 1999 se ratificó el sistema monárquico. En 2004 volvió a ser reelegido Howard. En las elecciones legislativas de 2007 el laborista Kevin Rudd resultó elegido primer ministro con un mensaje de renovación, la promesa de retirar las tropas de Irak y de ratificar el Protocolo de Kyoto contra el cambio climático. Rudd dimitió en 2010, al perder el apoyo de su partido, y fue sustituido por su correligionaria Julia Gillard, hasta que en 2013 asumió de nuevo el cargo. En las elecciones de ese mismo año se impusieron los conservadores, liderados por Tony Abbot.
b. art. Australia tuvo que buscar en su literatura (como ocurre en muchos países coloniales) la propia definición de sus raíces y discernir entre lo heredado y lo auténtico. De fines del s. XIX destaca el sentimiento nacionalista de autores como A.B. Paterson, Henry Lawson y Barcroft Boake. Las vanguardias influyeron durante la década de 1930 en la poesía de los Jindyworobaks, que hacían de lo auténticamente aborigen su mayor inspiración. La década de 1950 estuvo dominada por la literatura de mujeres como Henry Handel Richardson (1870-1946) o Kylie Tennant, cuyas obras abordaban problemáticas y tipos sociales. Xavier Herbert es el máximo representante de esta época (Capricornia, 1938). Ya en la posguerra destacan autores como Patrick White y Martin Boyd, decantados por un tipo de escritura más creativa apartada de cánones y reivindicaciones. Morris West (Las sandalias del pescador, 1936) es conocido por su literatura de carácter popular y sus obras han sido traducidas a numerosos idiomas. La literatura posterior destaca por la imitación de la novela norte y latinoamericana: búsqueda de nuevas formas, dosis de fantasía y preocupación social. La pintura australiana vivió tres épocas principales: colonial (fines del s. XIX), impresionista (hasta mediados del s. XX) y contemporánea. La primera está marcada por la influencia inglesa, en aquel momento realista (John Glover); la segunda abre una etapa más espiritual (Tom Roberts); y la tercera, influida por las vanguardias, tiene destacados representantes en Fred Williams y Brett Whileley.

Australia

(awsˈtɾalja)
sustantivo femenino
geografía país del hemisferio sur y oriental Canberra es la capital de Australia.
Traducciones

Australia

Australia

Australia

Австралия

Australia

Australien

Australia

Australie

Australia

Austrália

Australia

Australia

Australia

Austrálie

Australia

Australien

Australia

Australia

Australia

Australija

Australia

オーストラリア

Australia

호주

Australia

Australië

Australia

Australia

Australia

Australia

Australia

Australien

Australia

ประเทศออสเตรเลีย

Australia

Avustralya

Australia

nước Úc

Australia

澳大利亚

Australia

SFAustralia
Ejemplos ?
(1 de diciembre de ) Por la Argentina: Adolfo Scilingo - Francisco Bello Por Australia: Howard Beale Por Bélgica: Obert de Thieusies Por Chile: Marcial Mora Miranda - Enrique Gajardo - Luis Escudero Guzmán Por la República Francesa: Pierre Charpentier Por Japón: Koichiro Asakai - Takeso Shimoda Por Nueva Zelandia: G.D.L.
Los aspectos tenidos en cuenta para promover el desarrollo de la industria de contenidos se reconoce en iniciativas internacionales de creación de conglomerados o "clusters" que han dado enormes resultados en países como Australia en la generación de contenidos para exhibición interna e internacional.
Los sindicatos australianos fijaron, hace poco, en siete chelines -1 chelín = 1,25 pts.- y en ocho horas, el salario mínimo y la jornada máxima de trabajo, para todos los obreros del país. Además, en Australia, desde las dos de la tarde del sábado a la mañana del lunes están cerrados todos los establecimientos.
DESPEDIDA Volver a España no pudiste, ni por barco, ni por avión; pero el oleaje persistente, a tu Patria te llevó. O quizás te fuiste a Australia, a ver a tu hijo menor; pues el vaivén de las olas, alcanzan todo rincón.
Por fin, Australia, último continente descubierto, y las regiones interiores de Africa, exploradas recientemente por hombres de tesón y audacia, han recibido también pregoneros de la fe.
Irlanda también reconoce estos tres sectores, en la Broadcasting Act del año 2001, situación que se repite en el Reino Unido a partir de la aprobación de la Ley de Comunicaciones del año 2003. Australia también reconoce en su Radiocommunications Act de 1992 los servicios de radiodifusión nacional (estatal), comercial y comunitaria y resalta entre los objetivos de la ley la necesidad de promover la diversidad en los servicios de radiodifusión.
5. Continente Oceánico: Sede en Sidney, Australia. Nota: Las sedes continentales pueden cambiar si así lo deciden los grupos organizadores.
Gregory Fortuin; el Comisionado Interino sobre Discriminación Racial, Comisión de Justicia Social para los Aborígenes y los Isleños del Estrecho de Torres, Comisión de Derechos Humanos e Igualdad de Oportunidades de Australia, Sr.
Asimismo, cuenta con una carta de la ABC, cuyo artículo 6° establece que las funciones de la corporación son: Proveer dentro de Australia una innovativa y comprensiva programación de altos estándares como parte de un sistema integral con medios privados y públicos.
Piénsenlo bien ahora los dos. David tiene amigos que marcharán dentro de poco a Australia. Si ustedes se deciden a irse, ¿por qué no aprovechar el mismo barco?
Artículo 8 - La presente ley no confiere poder para derogar o revisar la Constitución o la “Constitution Act” de la Commonwealth de Australia ni la “Constitution Act” del Dominio de Nueva Zelanda si no fuere conforme a la legislación existente antes de la entrada en vigor de la presente ley.
en el Reino Unido, Dominio del Canadá, Commonwealth de Australia, Dominio de Nueva Zelanda, Unión Sudafricana, Estado Libre de Irlanda e Isla de Terranova, en las conferencias imperiales celebradas en Westminster en 1926 y en 1930 han convenido en hacer las declaraciones y votar las resoluciones que se contienen en las actas de dichas conferencias.