Ausonia

Ausonia

 
Antiguo nombre de la Italia no griega, derivado de los ausones. Posteriormente se aplicó a toda Italia.
Ejemplos ?
Los cuales, una vez que con la encurvada quilla los tocaron los enviados, al consejo y a los griegos padres acudieron, y que les dieran, 645 les rogaron, al dios, el cual presente los funerales acabe de la gente ausonia: certeras, que así lo decían las venturas.
Si a ti, nacida en la Fenicia, te agrada habitar los palacios de la africana Cartago, ¿por qué has de impedir a los Teucros que vayan a establecerse en la Ausonia?
Una vez que ya he rociado a los Teucros con sangre ausonia, más haré todavía si me aseguras que tal es tu voluntad; yo esparciré rumores que subleven a los pueblos comarcanos e inflamaré los ánimos en insano furor guerrero para que de todas partes acudan en auxilio de los Latinos; yo sembraré de armas los campos." Juno le respondió: "Harto hay ya de terrores y amaños.
Se habían fraguado conjuras por todas partes a lo largo de la Campania, ni siquiera Capua se libró de la desafección y tras una investigación se supo que el movimiento había llegado, de hecho, hasta algunos de los principales hombres de Roma. Fue, sin embargo, como en el caso de Sora, a través de la traición de sus ciudades que Ausonia cayó bajo el poder de Roma.
Que otras de un mismo nombre habrá que esta mucho antes, el profeta testimonia: una ceñirá en su altiva testa la corona del reino de Panonia; otra, en cuanto deje la molesta carga mortal, en la comarca ausonia venerada será por sus ejemplos con incieso y estatuas en los templos.
Y tu la gracia entonces halagüeña trasladaras al lienzo, y la dulzura de la Beldad Limeña, que a la Ausonia Hermosura y a la Hermosura Griega rendir la palma triunfadora niega.
Desde allí, acordándose de que los teucros de la sangre de Teucro 705 llevan su principio, Creta alcanzaron y del lugar soportar mucho tiempo no pudieron el astro y, sus cien ciudades abandonadas, desean alcanzar los puertos de Ausonia.
690 Se detuvo allí y el tropel suyo y de la multitud que le seguía el servicio con plácido rostro pareciendo que despedía, su cuerpo puso de Ausonia en el barco.
Entre tanto que Anquises mandaba aparejar la escuadra para que no hubiese demora en aprovechar el primer viento favorable, el intérprete de Febo le habló así con respetuoso acento: "¡Oh Anquises, digno de tu glorioso enlace con Venus, cuidado de los dioses, libertado por dos veces de las ruinas de Pérgamo! ahí tienes delante la tierra de Ausonia; vuela a arrebatarla con tus naves.
Multitud de príncipes del gran Lacio, la Ausonia toda la pretendían, y sobre todos el bizarrísimo Turno, de antiguo y poderoso linaje, a quien la esposa del Rey deseaba por yerno con extremado empeño; mas los dioses lo impiden por medio de varios tremendos prodigios.
El próximo, el soldado del injusto Amulio, de Ausonia gobernó las riquezas, y Númitor, el anciano, ellos perdidos, de su nieto por regalo sus reinos cobró y en las fiestas de Pales de la ciudad las murallas se fundan.
A su lado sucumben otros muchos, y entre ellos, mientras se estaba ofreciendo medianero para poner paz, el anciano Galeso, varón el más justo y rico que tenía entonces la Ausonia; cinco rebaños de ovejas y cinco vacadas volvían casi de noche de sus dehesas, y en la labranza de sus heredades empleaba cien arados.