Atanagildo


Búsquedas relacionadas con Atanagildo: Hermenegildo, Leovigildo, Liuva

Atanagildo

 
Rey visigodo en 554-567. Destronó a su predecesor Agila gracias a la ayuda de los bizantinos.
Ejemplos ?
Además es en esta época cuando el mismo valí Abul Jatar impuso a Atanagildo una contribución de 27 000 sueldos (en torno a 122 kilos de oro), que vendría relacionada con medidas de regulación con el fisco califal en concepto de impuestos impagados.
De esta forma el nuevo poder musulmán se garantizaba a través de Teodorico de la percepción de los impuestos. Después de la firma del pacto, existe un silencio documental sobre Teodomiro y su sucesor Atanagildo.
No está claro si los nobles leales a los herederos de Witiza (puede que incluso el propio rey Agila II, al que luego nombraremos) pidieron el apoyo musulmán (como hizo Atanagildo con los bizantinos, a quienes dio a cambio una parte del territorio) pero, en todo caso, la división existente benefició a los musulmanes.
Justino, hijo del patricio Germano y primo del emperador Justino, recibe la muerte en Alejandría por conspiración de Sofía Augusta. 3. En esos tiempos Atanagildo, rey de los godos en España, llegó al fin de su vida y en su lugar subió al trono Liuva. = 1.
En el año tercero de ese imperio, Leovigildo, hermano del rey Liuva, en vida del hermano, se establece en el reinado de la España Citerior, toma como esposa a Gosuinda, viuda de Atanagildo, y restablece, en forma admirable, en los antiguos términos del reino de los godos, que se había reducido por diversas rebeliones.
Su influencia sobre los obispos sevillanos Leandro e Isidoro se desprende con claridad del elogio que le dedicó Isidoro: Fue precisamente en la segunda mitad del siglo VI cuando se produce una prolongada crisis cuando tras el asesinato de Teudiselo en Hispalis (549) el pretendiente Atanagildo pide ayuda al basileus que ocupa la franja meridional de la península.
La Bética quedó definitivamente integrada en el reino visigodo de Toledo, si bien cuando los intereses de la oligarquía terrateniente hispano-romana peligraban, se producían rebeliones, como las de Atanagildo y Hermenegildo.
Ocuparon sillas en este banquete: el padre Javier Gutiérrez, de Gibara; Daniel Rodríguez, Rodrigo García, Miguel Puig Proenza, José Pérez Soberats, Francisco Alvarez Lage, Carlos Morejón, Atanagildo Cajigal, Eduardo Soberats Proenza, Francisco González, Eduardo Pérez Soberats y Ramiro Fiblas.
La esposa de Hermenegildo, después de ser usada en conflictos entre el Imperio Bizantino y los reinos francos, escapó a África con su hijo aún lactante, optando por huir a Roma, y pidió asilo en Constantinopla al emperador Mauricio de Bizancio, pero murió en algún punto del trayecto a la capital bizantina, en Sicilia, en 584. Su hijo Atanagildo fue entregado por orden de Mauricio a la madre de ella, con la oposición del propio Leovigildo.
Una vez hubo vencido a su rival Agila, Atanagildo estableció su corte en la ciudad y posteriormente, con Leovigildo, se convirtió en capital del reino hispanogodo y en arzobispado, con lo que adquirió gran importancia civil y religiosa (como prueban los Concilios de Toledo).
Al parecer, la familia de Isidoro huyó a Sevilla tras la conquista bizantina al ser éstos defensores del rey Agila I frente a Atanagildo, aliado de los bizantinos.
Para ganarse a los hispanos de herencia cristiana-romana, Teudis favoreció el ejercicio de la religión católica y autorizó a obispos a celebrar todos los años un concilio en Toledo, en el centro de la península. El catolicismo siguió ejerciéndose bajo el reinado de Atanagildo.