Arthur Schopenhauer


Búsquedas relacionadas con Arthur Schopenhauer: John Stuart Mill

Schopenhauer, Arthur

 
(1788-1860) Filósofo alemán. Si bien su obra tardó mucho en ser apreciada, sus ideas, expuestas con brillante estilo literario, alcanzaron una gran popularidad a mediados del s. XIX. Su filosofía establece una voluntad universal y necesaria, primer principio del mundo; de esta voluntad, nuestra inteligencia no es más que una representación, esto es, una apariencia, pero el hombre lleva en sí algo que le permite trascender la representación fenoménica e intuir la profunda realidad del mundo; es su yo, o sea, en esencia, la voluntad de vivir. Su obra fundamental es El mundo como voluntad y representación (1819).
Ejemplos ?
Según Arthur Schopenhauer, la risa nace de la incongruencia repentinamente percibida entre un concepto y el objeto real que por él es pensado.
Especializada en filosofía y literatura, la colección cuenta con cerca de treinta mil ejemplares publicados entre los siglos XV y XX, incluyendo tres incunables universales, 137 impresos europeos del siglo XVI y una gran cantidad de libros de los siglos XVII, XVIII y XIX, incluyendo varias primeras ediciones en lengua original de Pascal, Immanuel Kant, Arthur Schopenhauer, Soren Kierkegaard, Friedrich Nietzsche y Karl Marx.
Un ejemplo muy conocido es el de Tito Livio refiriéndose a la forma en que Aníbal persuadía a sus hombres: Por ejemplo, como señala Arthur Schopenhauer parafraseando a Aristóteles, si el interlocutor «es partidario de una secta con la que no estamos de acuerdo, podemos utilizar contra él las máximas de esa secta como principia».
Friedrich Schelling elaboró el sistema de idealismo trascendental y Arthur Schopenhauer llamó trascendental a la reflexión dirigida no a las cosas sino a la conciencia de ellas en cuanto meras representaciones.
Durante sus años de estudiante, se interesó por la Filosofía, sobre todo en Immanuel Kant, Arthur Schopenhauer y Friedrich Nietzsche.
Durante este tiempo también colaboró en ediciones completas de la obra de Arthur Schopenhauer y la del escritor Jean Paul, y escribió artículos para diversas revistas.
La afición por la literatura que ha surgido en su periodo de adolescencia y ahora se ve incrementada en sus largas estancias tras el mostrador de la panadería en las que lee con avidez filosofía alemana, desde Inmanuel Kant a Arthur Schopenhauer, decantándose finalmente por el pesimismo de este último.
F. Hegel, Arthur Schopenhauer, Friedrich Nietzsche, Sigmund Freud, Otto Weininger, Oswald Spengler, y John Lucas. Arthur Schopenhauer ha sido acusado de ser misógino por su ensayo "Sobre la mujer" (Über die Weiber), en el cual expresa su oposición a lo que el llama "estupidez Teutónico-Cristiana" en asuntos femeninos.
En sus novelas reflejó una original filosofía realista, producto de la observación psicológica y objetiva («Ver en lo que es», como decía Stendhal, a quien cita en Juventud, egolatría, junto a Dostoievski como una de sus fuentes a la hora de diseñar psicologías), impregnada además con el profundo pesimismo de Arthur Schopenhauer, pero que predicaba en alguna forma una especie de redención por la acción, en la línea de Friedrich Nietzsche: de ahí los personajes aventureros y vitalistas que inundan la mayor parte de sus novelas, pero también los más escasos abúlicos y desengañados, como el Andrés Hurtado de El árbol de la ciencia o el Fernando Ossorio de Camino de perfección (pasión mística), dos de sus novelas más acabadas.
Gottfried Leibniz y sus contribuciones al racionalismo, Immanuel Kant, Georg Wilhelm Friedrich Hegel, Friedrich Wilhelm Joseph Schelling y Johann Gottlieb Fichte que forjaron el idealismo, Karl Marx y Friedrich Engels formularon la teoría comunista, Arthur Schopenhauer desarrolló la composición de pesimismo metafísico, Friedrich Nietzsche desarrolló el Perspectivismo, la obra de Martin Heidegger en Ser y Tiempo, y el de las teorías sociales Jürgen Habermas fueron especialmente influyentes.
Vivió después en Berlín, donde Fichte intentó en vano conseguirle un puesto en su recién creada Universidad, y luego en Gotinga, donde Arthur Schopenhauer fue uno de sus alumnos.
Esta visión de Hegel como apólogo del poder estatal y precursor del totalitarismo del siglo XX fue criticada minuciosamente por Herbert Marcuse en Razón y revolución: Hegel y el surgimiento de la teoría social, arguyendo que Hegel no fue apólogo de ningún Estado ni forma de autoridad sencillamente porque éstos existieran; para Hegel, el Estado debe ser siempre racional. Arthur Schopenhauer despreció a Hegel por su historicismo y tachó su obra de pseudofilosofía.