Arsenio Martínez Campos


Búsquedas relacionadas con Arsenio Martínez Campos: Máximo Gómez

Martínez Campos, Arsenio

 
(1831-1900) General español. En 1856 marchó a Aragón, formando parte de las fuerzas del general Dulce. Se distinguió en la lucha contra los carlistas (toma de Bilbao, 1874) y los cantonales y, el 29 de diciembre de 1874, proclamó rey de España a Alfonso XII, en Sagunto. En 1895 se le confió el mando de Cuba, pero regresó a España sin haber podido dominar la insurrección.
Ejemplos ?
Tornel aprovechó su diario para solicitar al presidente del gobierno de aquel momento, Arsenio Martínez Campos, que iniciara una suscripción, pidiendo su solidaridad y la de España.
1874: en España se constituye un gobierno provisional bajo la dirección de Antonio Cánovas del Castillo tras el golpe del militar Arsenio Martínez Campos y se decreta la restauración de la monarquía, tras la adhesión del capitán general de Castilla la Nueva, Primo de Rivera.
Su escenario principal fue la ciudad de Barcelona y el primer atentado importante se produjo el 24 de septiembre de 1893 en el que el general Arsenio Martínez Campos, capitán general de Cataluña, resultó herido levemente, pero que causó la muerte de una persona, además de que otras resultaron heridas.
En enero de 1896 el general Valeriano Weyler relevó en el mando al general Arsenio Martínez Campos —que no había conseguido acabar con la insurrección— empeñado en llevar la guerra «hasta el último hombre y la última peseta».
En diciembre de 1874 el pronunciamiento del general Arsenio Martínez Campos puso fin al régimen de Serrano y dio paso a la Restauración borbónica en España.
En diciembre de 1874, el golpe de estado del general Arsenio Martínez Campos permitió la restauración de la monarquía española y Alfonso XII fue proclamado nuevo soberano gracias a la renuncia de su madre, que permaneció en el exilio.
El Sexenio suele dividirse en tres (o cuatro) etapas: la primera, la del Gobierno provisional español 1868-1871; la segunda, el reinado de Amadeo I (1871-1873); la tercera, la Primera República Española, proclamada tras la abdicación del rey Amadeo de Saboya en febrero de 1873, y que se divide entre el período de la República Federal, a la que pone fin el golpe de Pavía de enero de 1874, y la República unitaria, también conocida como la Dictadura de Serrano, que se cierra con el pronunciamiento en diciembre de 1874 en Sagunto del general Arsenio Martínez Campos en favor de la restauración de la Monarquía borbónica en la persona del hijo de Isabel II, Alfonso XII.
A finales de noviembre el gobierno de Castelar ordenó al general Ceballos, que dirigía el sitio de Cartagena tras la dimisión del general Arsenio Martínez Campos que lo había iniciado el 15 de agosto, que bombardeara Cartagena para «quebrantar el ánimo de los defensores o cuando menos molestarles, para no dar lugar a que permanezcan como han permanecido, completamente tranquilos».
El lema del nuevo gobierno de Salmerón fue el «imperio de la ley», por lo que para sofocar la rebelión cantonal tomó medidas duras como destituir a los gobernadores civiles, alcaldes y militares que habían apoyado de alguna forma a los cantonalistas y a continuación nombrar a generales, aunque fueran contrarios a la República Federal como Manuel Pavía o Arsenio Martínez Campos, para que mandaran las expediciones militares a Andalucía y a Valencia, respectivamente, que pusieran fin a la rebelión.
Aunque Cánovas no deseaba que la Restauración fuera obra de un pronunciamiento militar, el 29 de diciembre de 1874, el general Arsenio Martínez Campos se pronunció en Sagunto a favor de la restauración de la monarquía borbónica en la persona de don Alfonso de Borbón, hijo de Isabel II.
El General Maceo en esta protesta se entrevistó personalmente con la más alta autoridad en Cuba en esos tiempos, el Capitán General Arsenio Martínez Campos.
Al fracasar la política de Pi y Margall de combinar la persuasión con la represión para poner fin a la insurrección, el gobierno que le sustituyó presidido por el "moderado" Nicolás Salmerón no dudó en emplear al ejército dirigido por los generales Arsenio Martínez Campos y Manuel Pavía para aplastar la rebelión, política que acentuó el siguiente gobierno del también "moderado" Emilio Castelar, que, tras suspender las sesiones de las Cortes, prosiguió el asedio del Cantón Murciano de Cartagena, el último reducto de la rebelión, que finalmente cayó el 12 de enero de 1874 -tras el triunfo el 3 de enero del golpe de Estado de Pavía que puso fin a la República Federal Española-.