Arquímedes

Arquímedes (Archimēdēs)

 
(287-212 a C) Matemático y físico griego de Siracusa. Se le deben numerosos descubrimientos: el área del círculo, el valor π = 22/7 para la relación entre la circunferencia y el diámetro; la ley de equilibrio de los cuerpos flotantes, conocida con el nombre de principio de Arquímedes, etc. Concibió la ciencia como método deductivo. Su obra, en la que subyace el cálculo infinitesimal, es de un gran rigor. Entre sus obras destacan Sobre la esfera y el cilindro, Sobre las hélices y Los cuerpos flotantes. Se le atribuye la frase «Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo».
Traducciones

Arquímedes

Archimede

Arquímedes

Архимед

Arquímedes

SMArchimedes
Ejemplos ?
En ella Durero analiza los cinco sólidos platónicos, así como los siete sólidos semi-regulares de Arquímedes, así como varios de su propia invención.
Todos los barcos, así como los submarinos en superficie, están en situación de flotación positiva, pesando menos que el volumen equivalente de agua desplazada (de acuerdo con el principio de Arquímedes).
Los grandes avances llegaron entre 1840 y 1860 con la invención de la hélice, basándose los primeros modelos en el tornillo de Arquímedes, el condensador de superficie y la máquina Compound, que logró ahorrar grandes cantidades de combustible y la introducción de calderas cilíndricas que posibilitaron la producción de vapor a alta presión.
Las colonias no fueron meros enclaves comerciales, sino que también fueron hitos de la naciente civilización helénica: Pitágoras residió en Crotona, Arquímedes y Teócrito eran de Siracusa, Parménides era natural de Elea...
Dentro de la tradición occidental, entre las figuras más importantes anteriores al siglo XX destacan entre muchos otros Platón, Aristóteles, Epicuro, Arquímedes, Boecio, Alcuino, Averroes, Nicolás de Oresme, Santo Tomas de Aquino, Jean Buridan, Leonardo da Vinci, Raimundo Lulio, Francis Bacon, René Descartes, John Locke, David Hume, Emmanuel Kant y John Stuart Mill.
El abad no; el traductor es el Arquímedes que así le echa como con trabuco al país de los selenitas a ese digno compatriota de madama de Chantal.
Este Libro XII nutre datos básicos para el desarrollo del Libro XIII con menos cohesión y menor capacidad sistemática. Se emplea el método de exhausción comentada por Arquímedes.
Ha salido de la palanca y de la rueda, de la mecánica y de la geometría; luce en ella un destello de Pitágoras y de Arquímedes, de Leonardo da Vinci, Huyghens y Newton.
Ya no era posible eludir una contestación categórica, ya era necesario que hablase, que diese su opinión sobre una materia delicada. «Un punto de apoyo y levanto el mundo», decía Arquímedes.
Si se hubiese sometido tal decisión a un Arquímedes, a un Posidonio, a un Varrón, a un Catón, a un Cicerón, ¿qué habrían contestado?
El dinero es la fuerza motriz del progreso humano, la palanca de Arquímedes que mueve el mundo moral; el fundamento de casi toda la poesía, y hasta el crisol de las virtudes más raras.
La afirmación de la estabilidad del Sol y de la movilidad de la Tierra se encuentra también en Aristarco de Samos, como lo sabemos por Arquímedes, en el matemático Seleuco, en el filósofo Hicetas, como nos cuenta Cicerón, y en muchos otros todavía.