Arnaldo de Brescia


Búsquedas relacionadas con Arnaldo de Brescia: albigenses

Arnaldo de Brescia

 
(1090-1155) Monje italiano. Predicó contra la riqueza de la Iglesia y sus costumbres paganas.
Ejemplos ?
En 1148 excomulga por cismático a Arnaldo de Brescia pero no logra que el Senado romano se lo entregue por lo que el papa intenta la solución militar mediante una alianza con el rey Roger II de Sicilia con la que logró retornar en 1149 por unos días a Roma, ciudad que tuvo nuevamente que abandonar al no mantenerse el apoyo del rey siciliano, lo que lleva a buscar apoyo, a cambio de la coronación imperial, en Conrado III, pero la muerte de este en 1152 impide nuevamente el objetivo papal.
Tras su entronización, y debido al enfrentamiento, iniciado por su antecesor, con el Senado romano que le exigía la renuncia al poder temporal, se vio obligado a abandonar Roma para instalarse en Viterbo ciudad en la que en 1145, se reúne con Arnaldo de Brescia llegando a un precario acuerdo por el que se mantiene el Senado pero reconociendo la superioridad pontificia, lo que permite el regreso de Eugenio a la Ciudad Eterna.
El sucesor de Inocencio, Lucio II intentó restablecer por las armas el orden anterior y atacó el Capitolio al frente de un ejército, pero el Senado le infligió una severa derrota. Arnaldo de Brescia se puso al frente de la revolución popular y senatorial romana.
Federico Barbarroja devolvió al papa Adriano IV el gobierno de los Estados Pontificios cuando, deseando ser coronado emperador en Roma de manos del pontífice, entró en 1155 en la ciudad con un potente ejército y apresó y ejecutó a Arnaldo de Brescia.
Aprovechando la buena acogida de sus paisanos romanos, comenzó a trabajar inmediatamente para lograr el retorno del papado a Roma, ciudad de la que los papas fueron exiliados en 1153 al constituirse Roma en municipio libre bajo el mandato de Arnaldo de Brescia, llegándose a un acuerdo que permitía a Clemente III volver a Roma en 1188 y elegir al gobernador de la ciudad, a cambio del reconocimiento del Senado Romano y de la elección por el pueblo de sus magistrados.
Así, escribió el Nabucco, Antonio Foscarini, Giovanni da Procida, Ludovico el Moro y otros. Asedió la Roma papal en Arnaldo de Brescia, una larga pieza trágica no susceptible de escenificación, más épico que teatral.
Archivo:Dehio 7 Brescia Rotonda.jpg Planta of La Rotonda (Catedral) Archivo:Brescia PiazzaLoggia2.jpg Piazza della Logia Archivo:Brescia city skyline from the city castle.jpg Vista de Brescia desde el castillo Archivo:Tramonto su Brescia (Foto Luca Giarelli).jpg Atardecer sobre Brescia. Archivo:Brescia18.jpg Estatua en homenaje y recuerdo de Arnaldo de Brescia.
En otras ocasiones estaban fundados en violencias cometidas contra el clero: en 1155 Adriano IV dictó entredicho contra Roma por la agresión a un cardenal llevada a cabo por los partidarios de Arnaldo de Brescia; en 1246 Inocencio IV puso entredicho en todo el reino de Aragón cuando el rey Jaime I le cortó la lengua al obispo de Gerona, de quien sospechaba que había revelado sus relaciones extramatrimoniales con Teresa Gil de Vidaure; en 1279 los parmesanos asesinaron a varios inquisidores en represalia por la ejecución de una mujer del pueblo, y el nuncio apostólico puso entredicho en la ciudad; en 1393 fue el arzobispo de Toledo Pedro Tenorio quien lo dictó contra la corte de Enrique III de Castilla por haberle retenido contra su voluntad.
l Arnaldismo fue un movimiento de reforma nacido en el norte de Italia e impulsado por Arnaldo de Brescia (1100-1155), en contra del poder temporal de los papas y los abusos y privilegios ostentados por el clero.
En el movimiento valdense debe verse la fusión de varios movimientos religiosos separados de la Iglesia oficial, como los pobres de Lombardía, continuadores de los humiliati o arnaldistas, seguidores de Arnaldo de Brescia, y posiblemente petrobrusianos, seguidores de Pedro de Bruys y enricianos, de Enrique de Lausana.
Ese mismo día Arnaldo de Brescia, que había sido capturado por el emperador, era entregado al papa y ejecutado lo que provoca una rebelión en Roma.
En Lombardía, los discípulos de Arnaldo de Brescia, gran opositor del papa a pesar de que nunca llegó a separarse de la Iglesia católica romana, y que fue quemado vivo en 1155, se unían fácilmente a los valdenses cuando éstos les predicaban el Evangelio.