Ariovisto

Ariovisto (Ariovistus)

 
(s. I a C) Jefe de los suevos. Cruzó el Rin e invadió la Galia hasta ser derrotado por Julio César (58 a C).
Ejemplos ?
Del capítulo 50: El ejército de Ariovisto no poseía sobre el de César superioridad numérica; pues el número de alemanes establecidos en el Franco Condado era de 120.000 hombres.
Nada hay, pues, de extraordinario en los éxitos obtenidos por César en esta campaña, lo que no disminuye, por otra parte, la gloria que tiene merecida. Del capítulo 52: La batalla contra Ariovisto se dio en el mes de septiembre, en los alrededores de Belfort.
sobre una derrota sufrida por los heduos, quizá en referencia a esta batalla. Cicerón, Cartas a Ático Ariovisto tomó un tercio del territorio de los heduos, estableciendo a ciento veinte mil germanos allí.
César debe haber emprendido la marcha hacia el valle del Saona de manera inmediata. Ariovisto, siendo un hábil general por derecho propio, identificó Vesonción como la clave del estratégico valle del Doubs y marchó hacia el lugar, pero César, probablemente confiando en el entendimiento con los galos, llegó allí primero y estableció su base principal.
idiculizando la capacidad de Roma de proteger a sus amigos y presumiendo de invencibilidad germánica, Ariovisto invitó a César a atacarlo si quería.
Al mismo tiempo que César recibió el mensaje de Ariovisto, oyó de sus aliados celtas que los harudes estaban devastando el país de los heduos y que cien unidades de suevos bajo los hermanos Nasua y Cimberio estaban a punto de cruzar el Rin.
Diviciaco, uno de sus principales magistrados, se quejaron de la crueldad de Ariovisto y rogaron a César que interviniera en favor suyo.
César por lo tanto envió a sus embajadores de vuelta con Ariovisto con sus demandas: que no trajera más gente de su pueblo cruzando el Rin, y que él y sus aliados devolvieran los rehenes que habían tomado a los heduos y que no emprendieran más guerra contra ellos.
Señaló que Ariovisto era un amigo de Roma y que los romanos tenían un interés prioritario, que ellos ciertamente harían valer. Ariovisto conservaría la amistad de Roma si lo cumplía.
César se presenta como deseoso de actuar como un agente honrado en el conflicto, ofreciendo términos razonables para resolver la cuestión; sin embargo, como el propio César relata, Ariovisto más tarde le acusó de pretender dirigir un ejército contra él desde el principio.
Dión Casio, escribiendo más de dos siglos después, está conforme, caracterizando a César como intentando provocar la guerra para obtener la gloria y el poder, mientras que al mismo tiempo cuidaba de no parecer el agresor. Sea lo que sea su motivación, Ariovisto sobreestimó la fuerza de su posición.
Los sécuanos también normalmente apoyaban a los germanos en sus previas y frecuentes expediciones al otro lado del Rin, lo que muestra que la posterior devastación que hizo Ariovisto de la tierra de los sécuanos representa de hecho una política nueva.