Arcipreste de Hita

Hita, Arcipreste de

 
V. Arcipreste de Hita, Juan Ruiz.
Ejemplos ?
En la colegiata de Talavera de la Reina se desarrolla el «Poema de los Canónigos de la Colegial de Talavera», incluido en el Libro de El Buen Amor del Arcipreste de Hita.
El Arcipreste de Hita, en el Libro del buen amor, nombra el puerto de Malagosto como el lugar de encuentro con la serrana, el puerto fue durante siglos, vía de comunicación entre el Valle del Lozoya y Segovia, a la provincia a la que perteneció Alameda del Valle, hasta 1833, que se incorporó a Madrid.
También cuenta con tres institutos públicos que dan servicio a varias localidades: el Instituto Arcipreste de Hita, el Instituto San Isidro y el IES Profesor Domínguez Ortiz.
Habilidad, profesión” y estudiando su evolución semántica, ya en la lengua española, nos dice que en la Edad Media, desde el Cid hasta Amadís y Elio Antonio de Nebrija, significaba engaño, fraude y especialmente en la locución “sin arte”, es decir sin engaño, honestamente. Esta expresión es usual en el Conde Lucanor y en Juan Ruiz Arcipreste de Hita ( ).
Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, afirma que sólo hay dos cosas esenciales que mueven al hombre, á saber: mantenencia, y otra que no me atreveré á mentar, aunque el Arcipreste la mienta, escudado con Aristóteles: ::Si lo dixiese de mio, seria de culpar; ::Dícelo grand filósofo; non so yo de reptar.
La musa de Gonzalo de Berceo y el ángel del Arcipreste de Hita se han de apartar para dejar paso a Jorge Manrique cuando llega herido de muerte a las puertas del castillo de Belmonte.
Estas montañas eran un paso obligado para viajeros, al igual que lo eran sus encuentros con las famosas serranas, pastoras rústicas que algunos reflejan crudamente, como hizo el Arcipreste de Hita, y otros escritores en términos bucólicos e italianizantes, como por ejemplo Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana, de la familia Mendoza antes citada.
Las Avenidas de Reina Victoria, de la Moncloa y de Juan XXIII, que lo separan del distrito de Chamberí. Las calles de Isaac Peral, Arcipreste de Hita y Meléndez Valdés, que lo separan del distrito de Chamberí.
Pocos años después encontramos una serie de serranillas de autor conocido, muchas de ellas paródicas y cómicas, en el Libro de Buen Amor de Juan Ruiz, arcipreste de Hita, que pertenece a la primera mitad del siglo XIV.
Durante la Reconquista y la Edad Media tuvo mucha importancia el puerto de Valathome o de Tablada, llamado por los musulmanes "camino de Humayd", famoso por los hechos que narra el Arcipreste de Hita en su Libro del Buen Amor, y por lo que en 1930 fue declarada Monumento Natural la Peña del Arcipestre de Hita.
La estructura de «cuentos contenidos» de Los cuentos de Canterbury es fácil de encontrar en otras obras de la época, como el Libro de buen amor del Arcipreste de Hita, el Conde Lucanor de Juan Manuel o el Decamerón de Boccaccio., el cual puede haber sido la principal fuente de inspiración para Chaucer.
Obras de Gonzalo de Berceo: Milagros de Nuestra Señora, Vida de San Millán, Vida de Santa Oria, Vida de Santo Domingo de Silos, Martirio de San Lorenzo, Signos que aparescerán antes del Juicio, Loores de Nuestra Señora, Del sacrificio de la Misa, Duelo que fizo la Virgen María. Libro de buen amor, de Juan Ruiz, arcipreste de Hita.