Arcadia

Arcadia (Arkadia)

 
Región central del antiguo Peloponeso que formó parte de la Liga aquea. Su cap. era Megalópolis.

Arcadia

 
Nomos del S de Grecia; 4 419 km2 y 107 932 h. Cap. Trípoli.
Traducciones

Arcadia

Arkadien

Arcadia

SFArcady
Ejemplos ?
Que en Epiro se halla otra fuente en la cual las hachas, como en las demás, se apagan, estando encendidas; pero, lo que no sucede en las demás, se encienden estando apagadas. Que la piedra asbestos, en Arcadia, se llama así porque una vez encendida, nunca puede ya apagarse.
¡Ah, zamarro! ¡Asno de Arcadia, lleno de oro y come paja! Pues para que otro día sepas dejar bien puesto el nombre, te voy a dar una lección que nunca olvides.
Entonces el dios 'De la Arcadia bajo los helados montes' dice, 'entre las hamadríades muy célebre Nonacrinas, 690 náyade una hubo; las ninfas Siringe la llamaban.
El de la Arcadia suya, con todo, es su más desmedido 405 cuidado, y sus fontanas y, las que todavía no osaban bajar, sus corrientes restituye, da a la tierra gramas, fronda a los árboles, y dañadas ordena reverdecer a las selvas.
Y por eso, lo que dicen y escriben de que en Arcadia los dioses...
En el foliado friso ¿qué leyenda te ronda de dioses o mortales, o de ambos quizá, que en el Tempe se ven o en los valles de Arcadia?
Cantemos en el verso que rehusa la alteza urbana a Ménalo agradable que la zampoña y voz pastoral usa. Del dios de Arcadia siempre fue loable la fístula y los árcades famosos por ella, y su alabanza perdurable.
¿Por vuestra virtud devuelto, en oro del Termodonte labrado, el tahalí, y las frutas concustodiadas por el insomne dragón, 190 y no a mí los Centauros me pudieron resistir, ni a mí el devastador jabalí de la Arcadia, ni le sirvió a la hidra el crecer merced a su merma y retomar geminadas fuerzas?
El sitio de diez años aun no había destruído a Troya cuando Neera cautivo tus sentidos, ¡oh Janto! Pues qué, ¿la ciega inclinación que le inspiró una virgen de Arcadia no obligó al río Alfeo a discurrir por diversas tierras?
Hay un lugar en la Arcadia, Féneo lo llamaron los de antaño, por sus ambiguas aguas sospechoso, las cuales de noche teme: de noche dañan ellas bebidas, sin daño en la luz se las bebe.
Entonces ella, alegremente, acompañándola Mercurio, se partió del cielo, la cual en esta manera habló a Mercurio: «Hermano de Arcadia, tú sabes bien que tu hermana Venus nunca hizo cosa alguna sin tu ayuda y presencia; ahora tú no ignoras cuánto tiempo ha que yo no puedo hallar a aquella mi sierva que se anda escondiendo de mí: así que ya no tengo otro remedio sino que tú públicamente pregones que le será dado gran premio a quien la descubriere.
No me vencerá en el canto ni el tracio Orfeo ni Lino, aun cuando asistan a éste su padre y a aquél su madre, Calíope a Orfeo, a Lino el hermoso Apolo. Si el mismo Pan compitiese conmigo, siendo juez la Arcadia, el mismo Pan se declararía vencido delante de la Arcadia.