Aracataca

Aracataca

 
Río de Colombia. Nace en la Sierra Nevada, originariamente formado por dos brazos, el Aduriamina y el Cucucatá, que forman el Cataca, hasta su paso por la población de Aracataca, de la que toma el nombre.
Ejemplos ?
115-117): La primera, y al parecer la más importante, señala que Macondo era el nombre de la hacienda bananera (en la que vendían bananas) Nuestra Señora del Espíritu Santo de Aracataca, propiedad de Manuel Dávila García, ubicada sobre el río Sevilla, cerca del pueblo homónimo.
El mismo Gabriel García Márquez en su autobiografía "Vivir para contarla" (2002) señala que "Macondo" era el nombre de una finca bananera cercana a Aracataca y que, sin tener certeza de su origen, le llamó la atención desde niño pero solo de adulto descubrió que era por su sonoridad poética.
Esto era particularmente cierto en Ciénaga y en Aracataca, donde la mayoría de comerciantes y cultivadores vivían en las cabeceras municipales y mantenían contacto cotidiano con los campesinos y con los trabajadores.
Los cultivadores de Santa Marta sacaban provecho, mientras los pequeños cultivadores de Ciénaga y Aracataca eran golpeados por los precios que subían, la falta de crédito y la competencia de los grandes cultivadores.
La Sociedad Unión recibía apoyo de los trabajadores del ferrocarril, del puerto y de la construcción de Santa Marta, y de unos pocos artesanos de Ciénaga y Aracataca.
En Aracataca, Alberto Luna Cárdenas encontró «estancos para abastecerse de ron blanco… y grandes ranchones para los bailes comunales de los sábados…, festivales con carnaval y tahúres y vendedores de específicos, yerbateros y traficantes de semillas y huesos milagrosos».
En la década de 1920 la zona bananera cubría buena parte de los municipios de Santa Marta, Ciénaga, Aracataca, Fundación y Pivijay.
Limita hacia el norte con el corregimiento de Guatapurí; hacia el nororiente con el municipio de Aracataca y Fundación en el departamento del Magdalena.
En 2004, por una iniciativa local, se propuso renombrar a Aracataca, pueblo natal de Gabriel García Márquez, como Macondo con el fin de reactivar la economía de este pueblo, sumido en tal pobreza que se ha declarado en quiebra.
Sin embargo, el referéndum realizado en Aracataca mostró un escaso interés por parte de sus habitantes y la medida no fue aprobada.
El corregimiento de Guatapurí limita al noroccidente con el municipio de Santa Marta y al occidente con el municipio de Aracataca, en el departamento del Magdalena; Hacia el norte bordea con el municipio de Dibulla, en el departamento de La Guajira.
En Ciénaga y Aracataca vivían cientos de pequeños cultivadores, muchos de los cuales sembraban menos de cincuenta hectáreas de banano.