Antonio García Quejido

García Quejido, Antonio

 
(1856-1927) Dirigente socialista español. En 1888 fundó la UGT (Unión General de Trabajadores). Intervino en la creación del Partido Comunista de España.
Ejemplos ?
En 1920 abandonó el PSOE y fue uno de los fundadores del Partido Comunista Español, del que fue miembro del Comité Central desde 1921, y junto a Antonio García Quejido lideró la formación en sus inicios.
Al quedar en minoría las posiciones terceristas, fue uno de los fundadores del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) junto a Virginia González Polo, Antonio García Quejido, Daniel Anguiano, Eduardo Torralba Beci, Manuel Núñez de Arenas, y Luis Mancebo.
Entre los escindidos se encontraban, además del propio Perezagua, Ramón Lamoneda (que más tarde volvería al PSOE), Evaristo Gil, Antonio García Quejido, Óscar Pérez Solís o Daniel Anguiano.
El socialista Antonio García Quejido, que sería en 1888 el primer presidente de la Unión General de Trabajadores dijo: «Nosotros consideramos totalmente ilusoria la labor de esta Comisión».
Por su parte los socialistas, que en mayo de 1879 habían fundado el Partido Socialista Obrero Español —cuyo objetivo era, como afirmó su periódico El Socialista, «procurar la organización de la clase trabajadora en un partido político, distinto y opuesto a todos los de la burguesía»—, convocaron un Congreso Obrero que se celebró en Barcelona en agosto de 1888 del que nació el sindicato Unión General de Trabajadores (UGT), con Antonio García Quejido como su primer presidente.
Se eligió el Comité Nacional de la Unión que estuvo integrado por Antonio García Quejido, presidente; Salvador Ferré, vicepresidente; Ramón Colado, tesorero; Ramón Ciuró, secretario; Juan Graells, vicesecretario; y José Carnicer y Basilio Martín Rodríguez, vocales.
Por su parte Pablo Iglesias redactó el informe de la Asociación del Arte de Imprimir y fue el portavoz de la agrupación madrileña cuando se presentó ante la Comisión —también intervinieron Antonio García Quejido y Facundo Perezagua—.
Vera defendía que los republicanos federales eran potenciales aliados de los socialistas, mientras que Pablo Iglesias se oponía a cualquier pacto con los partidos «burgueses». Antonio García Quejido intentó mediar pero la postura de Iglesias se impuso y Vera y Mora abandonaron la militancia activa durante cuatro y quince años, respectivamente.
El Centro de Barcelona aceptó la idea y publicó la convocatoria en septiembre. Antonio García Quejido, que se encontraba en Barcelona, transmitió la propuesta al grupo socialista de Madrid que no sólo la apoyó sino que decidió aprovechar la ocasión para celebrar inmediatamente después el primer Congreso del Partido Socialista Obrero constituido en 1879.
El Centro de Barcelona aceptó la idea y publicó la convocatoria en septiembre. Antonio García Quejido, que se encontraba en Barcelona, transmitió la propuesta al grupo socialista de Madrid que no sólo la apoyó sino que decidió aprovechar la ocasión para celebrar inmediatamente después el I Congreso del Partido Socialista Obrero constituido en 1879.
El primer secretario general fue Antonio García Quejido, que planteó la necesidad de lograr la unidad de la clase obrera en torno a la vanguardia constituida por el nuevo Partido, con el objetivo de alcanzar el socialismo.
El Comité Ejecutivo lo formaban Antonio García Quejido, Anguiano, Virginia González Polo, Evaristo Gil, Manuel Núñez de Arenas y Facundo Perezagua.