Antonio Cánovas del Castillo

Cánovas del Castillo, Antonio

 
(1828-97) Político e historiador español, jefe del Partido Conservador. Intervino en la Vicalvarada de 1854 redactando el Manifiesto del Manzanares. Consiguió de Isabel II que abdicase en favor de su hijo Alfonso XII (1874), hizo redactar y aprobar la Constitución de 1876. En el campo económico, impulsó una política proteccionista. Cultivó las letras y los estudios históricos: Estudios literarios (1869), etc.
Ejemplos ?
De vacilantes ideas predominantemente republicanas, pero conservadoras y nacionalistas, sufrió la cárcel y la habitual persecución ideológica de los identificados con el Partido Demócrata durante el régimen bipartidista establecido por Antonio Cánovas del Castillo, aunque distintos periodos de distensión le permitieron publicar bastantes obras; hacia el final de su vida fue expulsado del partido republicano.
Existe alguna especulación de que el asesinato del primer ministro español Antonio Cánovas del Castillo por el anarquista italiano Michele Angiolillo en 1897 fue por lo menos apoyado o influenciado por Betances, y posiblemente incluso planeado por él (aunque no hay enlace físico que pueda ser establecido que pudiera vincular a Betances al evento mismo).
Betances si afirmó en ese tiempo, sin embargo, que "en España solo hay un verdadero líder retrógado y reaccionario, y es precisamente el que confronta a Cuba con una política de "(gastar en una guerra) hasta el último hombre y la última peseta", el que trata de sofocar todos los esfuerzos que sus patriotas han hecho para liberarla, y ese hombre en Antonio Cánovas del Castillo." Angiolillo, en verdadera solidaridad con la corriente anarquista europea, buscaba vengar la ejecución y/o tortura de aquellos implicados en un atentado contra una procesión católica en Barcelona, ocurrido en 1896, y por el cuál Cánovas buscaba las penas máximas permitidas por la ley.
En esta época entablaría una extraña y entrañable amistad con Antonio Cánovas del Castillo, máximo responsable de la Restauración, quien consideraba a Gálvez un hombre sincero, honrado y valiente, aunque de ideas políticas exageradas.
A cambio Castelar estaba dispuesto a conceder a constitucionales y radicales los 86 escaños que habían dejado vacantes los diputados "intransigentes" que se habían sublevado y proponer al constitucional Antonio Ríos Rosas como nuevo presidente de la República. Incluso llegó a ofrecer al alfonsino Antonio Cánovas del Castillo un escaño y seis más para sus seguidores.
El Manifiesto del 8 de enero definía "la dictadura como el «duro crisol» y «fuerte molde» que haría ver a la «nobleza y las clases acomodadas», a la Iglesia también, que el orden es posible con la libertad y la democracia definidas en la revolución de 1868 y la Constitución de 1869". Antonio Cánovas del Castillo identificó el proyecto de Serrano, y así se lo hizo saber a Isabel II y al príncipe Alfonso, con el régimen del general Mac Mahon quien se habían hecho con el poder en Francia tras la caída de Napoleón III, la derrota de la Comuna de París y la imposibilidad de la restauración de la monarquía borbónica con el conde de Chambord –porque éste no aceptó la bandera tricolor republicana– y que estaba apoyado tanto por monárquicos como por republicanos.
Entre las personalidades que frecuentó en la capital de España están los poetas Gaspar Núñez de Arce, José Zorrilla y Salvador Rueda, los novelistas Juan Valera y Emilia Pardo Bazán, el erudito Marcelino Menéndez Pelayo, y varios destacados políticos, como Emilio Castelar y Antonio Cánovas del Castillo.
Estudió Derecho y Filosofía en la Universidad de Madrid, junto con hombres que serían sus adversarios políticos más tarde como Antonio Cánovas del Castillo.
El Manifiesto de Manzanares fue redactado por Antonio Cánovas del Castillo y firmado por Leopoldo O'Donnell en Manzanares el 7 de julio de 1854.
Michele Angiolillo asesinó al primer ministro español Antonio Cánovas del Castillo, figura clave en la caída de la Primera República Española.
José Amador comienza su carrera docente en 1848, año en el que consiguió la Cátedra de Literatura de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid, donde tuvo por discípulos a Antonio Cánovas del Castillo, Emilio Castelar, José Canalejas, Leopoldo Alas "Clarín" o Marcelino Menéndez Pelayo.
Estas guerras terminaron cuando los fueros fueron sustituidos en las Provincias Vascongadas por los Conciertos económicos por Antonio Cánovas del Castillo después de la tercera derrota carlista.