Antoninos

Antoninos

 
hist. Dinastía de emperadores romanos (96-192). Sus emperadores subieron al trono por adopción.
Ejemplos ?
Duquesas vejanconas de tantísimas campanillas y retumbantes nombres, cuyo origen remonta a la Roma de los Antoninos...
Los Titos, los Trajanos, los Antoninos, los Decios no eran unos bárbaros: ¿es posible imaginar que hubiesen privado úni­camente a los cristianos de una libertad de que gozaba la tierra entera?
¿Estáis seguros de que nues­tro Creador y nuestro Padre dirá al sabio y virtuoso Confucio, al legislador Solón, a Pitágoras, a Zaleuco, a Sócrates, a Platón, a los divinos Antoninos, al buen Trajano, a Tito, las delicias del género humano, a Epicteto, a tantos otros hombres, modelos de los hombres: ¡id, monstruos, id a sufrir unos castigos infini­tos en intensidad y duración; que vuestro suplicio sea eterno como yo!
Los vicios de Tiberio no podían destruir aquella civilización suprema, como tampoco podían salvarla las virtudes de los Antoninos.
Las definiciones más utilizadas desde el siglo XVIII hasta hoy han sido y son «los Antoninos», «los Buenos Emperadores» y «los Emperadores Adoptivos».
Se considera que la Paz romana alcanzó su apogeo durante la dinastía de los Antoninos (96-192 d.C.), marcando una edad dorada que sería recordada de manera nostálgica en los turbulentos siglos posteriores en Occidente.
Se encuentran en ellas pavimentos de mosaicos policromados de grandes proporciones, como el de la Casa de Orfeo, domus de grandes proporciones cuyo salón tenía 47 m 2 de superficie; o el del Triunfo de Baco que apareció junto a un importante grupo escultórico: el Grupo Ena (dos ninfas interpretando música, que reflejan un gusto exquisito, un delicado cincelado y un gusto filohelenístico introducido en el Imperio bajo los Antoninos), conservado en el museo Marés de Barcelona; anteriores dataciones, sin embargo, atribuyeron estos mosaicos y esculturas al siglo II.
El historiador del arte Zierman considera que se creó, probablemente, porque llegó un momento en el que el retablo de Orliaco se consideró anticuado. Comitente de la obra de Grünewald fue el preceptor de los antoninos, el siciliano Guido Guersi.
Está considerada una de las mejores obras de dos grandes maestros de la época: el pintor alemán Grünewald por los paneles pintados (1512-1516) y Nicolas de Haguenau para la parte esculpida (1500). Está consagrado a san Antonio y proviene del convento de la orden de los antoninos en Isenheim al sur de Colmar.
Como legislador supremo podía muy bien Justiniano rechazar los actos de los Antoninos y condenar como sediciosos los principios de libertad que hasta entonces habían sostenido los últimos legisladores del Imperio bizantino.
La época de los Antoninos está caracterizada por la expansión hacia los espacios rurales de las actividades económicas de la ciudad, lo que causa un importante crecimiento de villas agrarias.
Las divisiones de la compilación son: los escritores de la época de Tiberio, de estos a los de la de los Antoninos, luego hasta la decadencia del idioma, y por último fragmentos de autores antiguos y capítulos sobre literatura cristiana temprana.