Anton van Dyck

Dyck, Anton van

 
(1599-1641) Pintor flamenco. La influencia italiana es evidente en pinturas como Marquesa Brignole-Sale (1621-25). En Amberes realizó cuadros en los que recogió la tradición flamenca, como Marten Pepjin. Entre sus retratos destacan los de Carlos I a caballo (1635-36) y Carlos I de cacería (1635).

Van Dyck, Anton

 
V. Dyck, Anton van.
Ejemplos ?
1459: Maximiliano I de Habsburgo, emperador alemán (f. 1519). 1599: Anton van Dyck, pintor de origen flamenco afincado en Inglaterra (f. 1641).
Sus innovaciones ayudaron a convertir a Amberes en uno de los principales centros artísticos de Europa, especialmente en lo que se refiere a fijación la imaginería triunfal de la Contrarreforma; con él, su discípulo Anton Van Dyck jugó un papel decisivo a la hora de establecer nuevas direcciones en la retratística inglesa.
Hans Holbein el Joven fue el principal retratista de Erasmo; pintó diversas versiones de su efigie y a cambio Erasmo le dio cartas de recomendación para que obtuviese un buen empleo en Londres. Hacia 1630, Anton van Dyck se basó en uno de estos retratos, de 1530, para un grabado destinado a su serie Iconografía.
Aunque su relevancia residía fundamentalmente en la reunión de obras de artistas contemporáneos que se encontraban en la cumbre de su carrera, especialmente flamencos, como el mencionado Rubens, quien realizó para Leganés la pareja de cuadros de altar de La Anunciación (Rubenshuis, Amberes) y de la Inmaculada Concepción (Museo del Prado, Madrid), o Anton van Dyck, quien retrató al marqués (Fundación Banco Santander, Madrid) y a su esposa, Polixena Spínola (Museo del Prado, Madrid).
Waterloo, kantate (1826) Lofdicht op de Nederlandsche tael (1829) De wanorde en omwenteling op den Vlaemschen zangberg (1830) Gedichten (1831) De Gentsche waterbeul (1839) Vaderlandsche poëzy (1840) Anton Van Dyck, of De reis naar Italië (1841) De spellingsoorlog (1842) Godfried, of De godsdienst op het veld (1842) Natalia (1842) De zang van den Germaanschen slaaf (1848) Het klaverblad.
La influencia de Rubens en su pintura, sin embargo, se vio matizada por la más importante y constante influencia que sobre él ejerció Anton van Dyck, a quien pudo conocer antes de 1632 -fecha de la partida de Van Dyck a Inglaterra-, en los años en que completaba su formación en el taller de Daniel Seghers.
También era acreedor del conde de la Revilla, quien le debía cien ducados de vellón por unos retratos, una imagen de la Virgen, copia de Anton van Dyck...
Richardson describió la obra de Sittow como en cierto modo comparable a lo que en una época posterior representó la de Anton van Dyck, con los más finos retratos de su época, vívidos, cándidos, elegantes y reservados.
Obra característica de su hacer es la mencionada Lamentación sobre el cuerpo de Cristo muerto del convento de San Gil que, tras su demolición en 1869, pasó al Museo de Bellas Artes de Granada, copia casi literal y con colores canescos de un grabado de Schelte à Bolswert sobre una pintura de Anton van Dyck conservada actualmente en el Museo de Bellas Artes de Amberes y que había sido imitada ya por Alonso Cano en su Lamentación del Museo Cerralbo.
Jonathan Brown sugiere que Velázquez pudo inspirarse para su composición, por lo demás rigurosamente sobria, en el retrato del Cardenal-Infante Fernando de Austria de Anton van Dyck (Museo del Prado), que se encontraba en Madrid desde 1636, pero Velázquez hizo un ejercicio de virtuosismo en las bordaduras plateadas sobre la felpa rosada así como en los destellos de la tela sedosa de las mangas, pintados sin duda a distancia, con numerosas pinceladas gruesas y empastadas en aparente desorden y en abierto contraste con el acabado suave del rostro.
En el primero, junto con la colección de arte del mecenas, con piezas perfectamente reconocibles y entre ellas algunas perdidas, como la Mujer lavándose de Jan van Eyck, aparecen retratados los archiduques, Isabel Clara Eugenia y Alberto, junto con el príncipe Vladislao de Polonia, atentos a las explicaciones del coleccionista, que les muestra un cuadro de La Virgen con el Niño de Quentin Metsys en presencia de Rubens, Anton van Dyck, Frans Snyders, Hendrick van Balen y otros destacados pintores de Amberes.
Aparte de estas corrientes, hubo infinidad de escuelas, estilos y autores de muy diverso signo, destacando dos escuelas regionales: la flamenca (Peter Paul Rubens, Anton Van Dyck, Jacob Jordaens, Frans Snyders), y la holandesa (Rembrandt, Jan Vermeer, Frans Hals).