Antígona

Antígona (Antigónē)

 
mit. Personaje mitológico, inmortalizado por Sófocles en sus tragedias Edipo en Colona y Antígona.
Traducciones

Antígona

SFAntigone
Ejemplos ?
ISMENE A mí, ninguna noticia, Antígona, de mis seres queridos, ni placentera ni dolorosa me ha llegado desde que las dos fuimos privadas de ambos hermanos, que murieron en un solo día por mano recíproca: y después que se ha marchado el ejército de los Argivos en la noche de ahora, nada sé más, ni para ser más feliz ni para ser más desgraciada.
y sucumbiste, víctima del miedo a tanta llama —tu propio infierno— que pregonaba ya el secreto de tu leonina garra SIETE Cuando tus labios me lanzaron al vacío, Edipo, por no hallarse conversos en los míos, :Esfinge, sentí el disfraz de tu secreto a gritos, ::Yocasta, tras el odio doliente de la espada, :::Layo Y en la queja coral de mi silencio, ::::Antígona, te arranqué de mi luz anochecida, :::::Polinice, para quedarme con mi imperio en sombras, ::Eteocles, y cumplir la profecía del siete...
Quiero decirles que el día viernes, en mi carácter de Presidenta de la República, he dirigido una carta al titular de la Cruz Roja Internacional para que tome las medidas pertinentes e interceda ante el Reino Unido para poder identificar a los hombres argentinos y aún ingleses que no han podido ser identificados, porque cada uno merece tener su nombre en una lápida, cada madre tiene el derecho inalienable, como Antígona, de Sófocles, viene desde el fondo de la humanidad, del fondo de la historia de enterrar a sus muertos, ponerle una placa y llorar frente a esa placa.
Esas burlas separan más que la sangre. En todo caso, y perdóneme usted si soy pedante (por eso le he leído a usted) tengo más vocación de Antígona que de Julieta.
pues evidencias que meditas profundamente sobre algún asunto. ANTÍGONA ¿Pues no ha considerado Creonte a nuestros dos hermanos, a uno digno de enterramiento, pero a otro lo ha deshonrado?
Pintó también a Antígona, la que osó contender un día con la consorte del gran Júpiter, a la cual la regia Juno en ave convirtió, y no le fue de provecho Ilión a ella, 95 o Laomedonte su padre, para que, cándida con sus adoptadas alas, no a sí misma se aplauda ella, con su crepitante pico, la cigüeña.
Sororidad fue la de la admirable Antígona, esta santa del paganismo helénico, la hija de Edipo, que sufrió martirio por amor a su hermano Polinices, y por confesar su fe de que las leyes eternas de la conciencia, las que rigen en el eterno mundo de los muertos, en el mundo de la inmortalidad, no son las que forjan los déspotas y tiranos de la tierra, como era Creonte.
SEMICORO 1.º Al fin entonan victorioso canto Las estridentes Furias, Ya la prole de Edipo exterminada; Se alza en la puerta vengador trofeo, Y la infernal justicia Descansa, al fin, tras de la doble muerte. ANTÍGONA ¡Herido heriste!
«¡No hay mal mayor que el de la anarquía!», declaraba el tirano. (Antígona, verso 672.) ¿Anarquía? ¿Civilización? Antígona, la anarquista según su tío, el tirano Creonte, modelo de virilidad, pero no de humanidad; Antígona, hermana de su padre Edipo y, por lo tanto, tía de su hermano Polinices, representa acaso la domesticidad religiosa, la religión doméstica, la del hogar, frente a la civilidad política y tiránica, a la tiranía civil, y acaso también la domesticación frente a la civilización.
Y el hogar, el verdadero hogar, ¿no ha de encontrarse lo mismo en la tienda del pastor errante que se planta al azar de los caminos? Y Antígona acompañó a su padre, ciego y errante, por los senderos del desierto, hasta que desapareció en Colono.
Cuando en la tragedia sofocleana Creonte le acusa a su sobrina Antígona de haber faltado a la ley, al mandato regio, rindiendo servicio fúnebre a su hermano, el fratricida, hay entre aquéllos este duelo de palabras: «A.––No es nada feo honrar a los de la misma entraña.
ISMENE Y él te mató. ANTÍGONA Doble al oído Es la desgracia. ISMENE Y a la vista doble. ANTÍGONA ¡Cuán cerca están los males! ISMENE ¡Las hermanas, Cuán cerca de los míseros hermanos!