Antístenes

Antístenes (Antisthenēs)

 
(mediados s. V-principios s. IV a C) Filósofo griego. Fue el fundador de la escuela cínica. Parte de su moral fue incorporada por los estoicos.
Ejemplos ?
Critóbulo y su padre Critón, Hermógenes, Epígeno, Esquino y Antístenes; también estaban Ctesippo de Peanea, Menexenes y todavía algunos más del país; creo que Platón estaba enfermo.
CREMES.-Sí, por cierto, pues ya veo a mis vecinos que se disponen a llevar los suyos. EL HOMBRE.-¿Quién? ¿Antístenes?. Ese preferiría mil veces estarse treinta días seguidos sentado en un bacín.
¿Por ventura no vivió allí Aristipo, que hacia consistir el sumo bien y la bienaventuranza en el gusto y deleite del cuerpo, y Antístenes, que defendía hacerse el hombre bienaventurado por la virtud del alma; dos filósofos insignes, y ambos socráticos, que ponían la suma felicidad de nuestra vida en fines tan distintos y entre sí tan contrarios, entre los cuales, el primero decía que el sabio debía huir del gobierno y administración de la república, y el otro, que la debía regir; y cada uno congregaba sus discípulos para según y defender su secta?
Llaman fin del bien aquel que, alcanzando, hace al que lo posee bienaventurado y feliz, y fueron tan diversos los pareceres y opiniones que tuvieron los socráticos acerca de este último fin (apenas se puede creer que pudiese haber tantos entre discípulos de un mismo maestro), que algunos dijeron que el deleite era el sumo bien, como Aristipo; otros, que la virtud, como Antístenes, y de esta manera otros muchos tuvieron otras y diferentes opiniones, que seria cosa larga referirlas todas.
Uno de los orígenes del nombre está asociado a uno de sus fundadores, el primero fue Antístenes, que le puso este nombre por el lugar donde solía enseñar, que era un gimnasio llamado Cinosarges, lo que, traducido, vendría a ser perro blanco o perro veloz.
En su obra predomina un estilo moralista, distiguiéndose por su crítica a la vida privada de Filipo a la vez que apoyaba sus acciones políticas. Recibió influencias de Heródoto, Isócrates y Antístenes.
Es una continuación de la obra de Tucídides, considerada de poca importancia y propia de la maduración como autor de Teopompo. Desde sus inicios, se aprecia la influencia de Heródoto, Isócrates y Antístenes.
Adicionalmente, muchos otros escribieron diálogos socráticos como Platón y Jenofonte, Antístenes, Aesquines de Espetos, Faedo, Euclides de Megara, Teocritus, Tissafernes y Aristóteles.
Se cuenta que Pericles suplicó derramando lágrimas ante el tribunal para pedir la absolución de la milesia. Aspasia aparece en las obras filosóficas de Platón, Jenofonte, Esquines socrático y Antístenes.
Jenofonte, Oeconomicus, 3.14 Esquines socrático y Antístenes titularon cada uno un diálogo socrático con el nombre de Aspasia, si bien ninguno ha llegado hasta nosotros, salvo por algunos fragmentos.
C.H. Kahn, Plato and the Socratic Dialogue, 34 En cuanto a la obra Aspasia de Antístenes, solo nos han llegado tres citas. El diálogo en sí contiene una gran cantidad de difamaciones sobre el personaje, a la vez que anécdotas referidas a la biografía de Pericles.
La forma final de este texto pertenece al siglo III, su autor es generalmente conocido como el Pseudo-Calístenes, si bien la traducción al latín, hecha por Julio Valerio Alejandro Polemio (principios del siglo IV) es atribuida a Esopo. Otros personajes a los que se les atribuye su autoría son Aristóteles, Antístenes, Onesícrates o Flavio Arriano.