Antálcidas

Antálcidas (Antalkīdas)

 
(m. 367 a C) General espartano. En 386 a C negoció con Persia la llamada Paz de Antálcidas.
Ejemplos ?
tras una campaña del general Trasíbulo, volvió a ser controlada por Atenas pero Antálcidas la recuperó para los espartanos en 387 a.
Unido a esto estaba la falta de respeto de Esparta a los términos de la Paz de Antálcidas, la cual establecía que todos los estados griegos sin tener en cuenta los controlados por Atenas como eran Esciros, Imbros y Lemnos, debían permanecer autónomos.
Esparta, que veía peligrar su hegemonía, pidió ayuda a los persas, y la intervención de éstos obligó a los aliados a aceptar la Paz de Antálcidas (386 a.
Desde entonces fue siempre posesión ateniense y permaneció en posesión de Atenas en la paz de Antálcidas cuando todas las demás ciudades fueron independizadas (igual que Imbros y Esciro).
C. volvió a pasar a control de Persia tras la firma de la Paz de Antálcidas con Esparta. Alejandro Magno protegió especialmente la ciudad, a la que llegó en 334 a.
Después de la muerte del príncipe aqueménida Ciro el Joven, los espartanos liberaron a los jonios, pero su libertad duró poco tiempo. La Paz del rey (Paz de Antálcidas) puso a los jonios otra vez en manos de Persia, con excepción de las islas de Quíos y Samos.
La Paz de Antálcidas puso fin a la guerra, por lo tanto, los espartanos conservaban la Grecia europea, mientras Persia conservaba la Grecia asiática.
Ismenias fue encarcelado en la Cadmea y sustituido por otro polemarco. Este suceso fue visto en toda Grecia como un quebrantamiento de los términos de la Paz de Antálcidas (387 a.
Percote es mencionada también en las Argonáuticas de Apolonio de Rodas, como uno de los lugares atravesados por la mítica expedición de los argonautas, por Jenofonte, como lugar donde anclaron las naves del espartano Antálcidas y por Arriano de Nicomedia como uno de los lugares por donde pasó Alejandro Magno.
Bajo control directo de los éforos pero no de los reyes, el navarco podía ser destituido en cualquier momento, al contrario que los reyes. Esta situación creó a menudo tensiones entre reyes y navarcos, como entre Antálcidas y Agesilao II.
C., conforme a las estipulaciones de la Paz de Antálcidas recuperó su independencia, pero los persas no tardaron en imponer su dominio y cuando vuelve a ser mencionada estaba bajo dominio del sátrapa Ariobarzanes, que estaba en guerra con Cotis rey de los tracios odrisios.
condujo una campaña en Acarnania, pero dos años más tarde la Paz de Antálcidas, calurosamente apoyada por Agesilao, puso fin a las hostilidades.