Andrea Vaccaro

Vaccaro, Andrea

 
(1598-1670) Pintor italiano. Realizó cuadros de caballete, grandes composiciones como la Degollación de los inocentes y algunos frescos.
Ejemplos ?
Andrea Vaccaro (Nápoles, 1604 – Nápoles, 1670) es un pintor italiano de la llamada Escuela napolitana. Evolucionó de un estilo tenebrista a otro suavizado de manera clasicista.
La mayoría de su producción se debió a encargos eclesiásticos; sus imágenes de santos y martirios le convirtieron en uno de los artistas más demandados por la Iglesia de la época de la Contrarreforma. Dado que Nápoles era entonces virreinato de España, Andrea Vaccaro cuenta con una amplia presencia en los museos españoles.
Massimo Stanzione (1585-1656) es la figura principal de este sector, que cuenta también con un artista de primer orden, el malogrado y exquisito Bernardo Cavallino (1616-56), autor de deliciosos cuadros de pequeño formato en técnica muy peculiar. Andrea Vaccaro (1604-70) es el más fecundo y vulgar de esta corriente, híbrida de naturalismo y clasicismo, muy característica.
Juan de Mesa o Francisco de Espinabete se especializaron en modelar cabezas de santos degollados, como la de San Juan Bautista. También se representaron en pintura (José de Ribera, Andrea Vaccaro, Marco Palmezzano, Andrea Solario).
Su interés por el desnudo femenino, fundamentado en temas históricos o mitológicos, documentado ya por la presencia en la antigua colección Scotti de Piacenza de un lienzo «in cui son depinte le tre Grazie nude per mano dell'Antolines pittore famosissimo Spagnuolo», ha podido ser corroborado por la aparición del anagrama del pintor en una Muerte de Lucrecia de colección privada madrileña, que había estado atribuida en el pasado a Andrea Vaccaro junto con su pareja, el Suicidio de Cleopatra.
El cuadro de óleo sobre lienzo, es una copia del pintor italiano Andrea Vaccaro y está firmado por Francisco Javier de Azpiroz y Montalvo el Conde de Alpuente en el año 1853, noble que tenía grandes posesiones en el municipio.
Cuando los terrenos fueron subastados a finales del siglo XIX muchas de sus posesiones fueron vendidas a los vecinos o regaladas a la iglesia como por ejemplo un cuadro dedicado a Santa Águeda pintado por el mismo en 1853. Es una copia del pintor italiano Andrea Vaccaro.
De 1720, firmados y fechados, son dos cuadros propiedad del Museo del Prado, depositados en la Universidad Central de Barcelona: la Anunciación y la Coronación de la Virgen, en los que al contrario la influencia más directa parece ser la del barroco napolitano de Andrea Vaccaro.
Obras de Luca Giordano, Andrea Vaccaro, Guido Reni y Marten de Vos entre otros se encuentran repartidas por los muros de la iglesia y por el interior de la clausura.
Convertido en académico de San Lucas y maestro de dibujo, mostró su desagrado por la preferencia giordanesca de privilegiar el color sobre el dibujo, entrando en una disputa académica que enfrentó a los defensores de su posición, con el apoyo de Andrea Vaccaro con quien fundó una Accademia de desnudo, y los seguidores de Giordano que aumentaban en número y no respetaban las reglas del clasicismo fijadas por Domenichino, quien todavía era un faro para Di Maria.
Allí pasó la etapa final de su vida Artemisia Gentileschi. Otros caravaggistas napolitanos fueron Andrea Vaccaro, Bernardo Cavallino y Massimo Stanzione.
La pintura italiana de los siglos XVII y XVIII no decae en la colección ducal: Judith con la cabeza de Holofernes de Cristofano Allori, San Lucas de Guido Reni, Ecce Homo de Guercino, dos obras de Andrea Vaccaro (Magdalena penitente y La expulsión del Paraíso), La Virgen y el Niño de Carlo Maratta, El puente de Westminster de Canaletto, Capricho arquitectónico con figuras de Francesco Guardi y ejemplos de Elisabetta Sirani, Giovanni Pannini y Antonio Joli.