Andes

Andes

 
Cordillera de América del Sur que empieza en Tierra de Fuego y termina en el mar de las Antillas, la más larga del mundo; 7500 Km. Su formación corresponde a las primeras fases del plegamiento alpino durante el Terciario. Abundantes volcanes en línea paralela al litoral del Pacífico. Se divide en tres grandes sectores: A. septentrionales, con los volcanes ecuatorianos (Chimborazo, 6 267 m y Cotopaxi, 5 897 m); A. centrales, con un conjunto de altiplanos cuya media rebasa los 4 000 m destacando el altiplano de Bolivia, donde se abren los lagos Titicaca y Poopó; sus principales alturas son: Nevado Ojos del Salado (6 879 m), Llullaillaco (6 750 m), Huascarán (6 768 m), Yerupaja (6 634 m), Sajama (6 520 m); y A. meridionales, con la máxima altitud americana, el Aconcagua (6 959 m), al N de Santiago de Chile.
Traducciones

Andes

Anden

Andes

Andes

Andes

Andy

Andes

Andesbjergene

Andes

Andit

Andes

Andes

Andes

Ande

Andes

Ande

Andes

アンデス山脈

Andes

안데스 산맥

Andes

Andy

Andes

Andes

Andes

Anderna

Andes

เทือกเขาแอนดีส

Andes

Dãy núi Andes

Andes

SMPLAndes
Ejemplos ?
Relacion completa y exacta de los Jefes y Oficiales que atravesaron los Andes en Enero de 1817 para la restauracion de Chile. Excmo.
Todo esto, por otra parte, produce placer verificarlo – coincidía enteramente, como se verá enseguida, con las íntimas opiniones del gran Soldado de los Andes.
Hacia el sur dista de Copiapó, á cuyo curato ha pertenecido, más de cien leguas, y por camino escabroso á la costa del mar, hacia la cual sigue próxima la cordillera de los Andes.
Si no lo llevas a mal, te conjuro a que no andes con misterios, y tomando la cuestión en su origen, me digas con exactitud lo que es santo, ya sea o no amado por los dioses; porque sobre esto último no puede haber disputa entre nosotros.
Por lo demás, y volviendo en nuestro estudio al período de la Revolución, corresponde que recordemos por ser documento nobilísimo al par que ampliamente confirmatorio de estas modestas apreciaciones, el que se entregó por su Gobierno al Libertador San Martín con carácter de Instrucciones reservadas para su manejo en Chile después del glorioso paso de los Andes.
Una revista de Buenos Aires, honrándome altamente, me solicitó colaboración para su número especial de evocaciones sanmartinianas y tuve con ese motivo necesidad de refrescar y sistematizar mis lecturas sobre “el inmortal de los Andes”, efectuadas anteriormente con desorden en el curso de años.
Su territorio comprende de Norte a Sur, desde el desierto de Atacama hasta el Cabo de Hornos, y de Oriente a Occidente, desde las Cordilleras de los Andes hasta el mar Pacífico, con las islas de Juan Fernández y demás adyacentes.
Nosotros sentimos el orgullo de saber que fue un oriental, Enrique Martínez, el oficial que encabezó el núcleo del Ejército de los Andes que libró el primer combate por la reconquista de Chile en 1817 y no ignoramos por otra parte, que en aquel Ejército formaron decenas de oficiales compatriotas, entre los que destaco por más conocidos, a Hilarión de la Quintana, más tarde Gobernador sustituto de Chile, a Juan Espinosa, llamado por antonomasia “el soldado de los Andes”, a Domingo Torres, después de larga actuación como militar y político en el país hermano, a Ventura Alegre, a Eugenio Garzón, a Antonio Saturnino Sánchez, a Juan y Lino Ramírez de Arellano.
Confirmatorio de estas apreciaciones es también el documento que se entregó por su Gobierno al Libertador San Martín con carácter de instrucciones reservadas para su manejo en Chile después del glorioso paso de los Andes.
Se aspiraba a constituir una forma “de gobierno general que de toda América unida en identidad de causa, intereses y objeto constituya una sola Nación”. Todo esto, por otra parte, coincidía enteramente con las íntimas opiniones del gran soldado de los Andes.
Como jefe de estado mayor, al lado de Pizarro, estaba un soldado extraordinariamente interesante: Francisco de Carbajal, a quien la tradición histórica llama “el demonio de los Andes”.
José Antonio del Villar, diputado por San Felipe. Melchor de Santiago Concha, diputado por Santa Rosa de los Andes. Melchor José Ramos, diputado por San Fernando.