Anastasio


Búsquedas relacionadas con Anastasio: Anastasio Bustamante, Anastasio Somoza

Anastasio (Anastásios)

 
Nombre de varios papas.
Anastasio I, san (m. 402) Papa italiano en 399-402. Condenó las doctrinas propugnadas por Orígenes.
Anastasio II, san (m. 498) Papa en 496-98. Adoptó una actitud conciliadora con el emperador y el patriarca de Constantinopla en la controversia sobre la adaptación del Concilio de Calcedonia.
Anastasio III (m. 913) Papa en 911-13. Reconcilió el patriarca de Constantinopla con el emperador León.
Anastasio IV (m. 1154) Papa en 1153-54. Protegió a los caballeros de la Orden Hospitalaria de San Juan de las persecuciones del patriarca de Jerusalén.

Anastasio (Anastásios)

 
Nombre de varios emperadores de Oriente.
Anastasio I, el Silenciero (430-518) Emperador de Oriente en 491-518. Persiguió a los ortodoxos y rompió con Roma.
Anastasio II o Artenio (m. 721) Emperador de Oriente en 713-15. Fue depuesto dos años después y, al intentar recobrar el trono, fue decapitado.
Traducciones

Anastasio

Anastasio
Ejemplos ?
y el rebenque hacen de los... tíos, los esclavos del hombre. Seguía cavilando don Anastasio. ¡Pobres! ¡Cuánto sentirán no tener familia propia, hijos de su propia sangre!
tú, para que pueda ayudarme el favor de tu gimnasio; que para lo que queda, aunque parece poco, al señor Anastasio Pantaleón de la Parrilla invoco, porque de su tabaco me dé siquiera cuanto cubra un taco.
El cadáver del idiota permaneció toda la noche sobre el cuero de carnero, y al día siguiente, como habla faena y no podía perderse tiempo, don Ciriaco ordenó al pardo Anastasio que llevase al finado al monte, en la rastra de acarrear el agua, y que lo pusiera sobre unos talas: agregando: –"Que juera pa abajó 'e la picada, pa que no yegara el jedor a las casas.
on Anastasio Soleyro, buen criollo viejo y solterón rico, andaba recorriendo al trotecito su campo, revisando sus haciendas, y al pasar cerquita de una manada que ahí pacía, se paró para llenarse el ojo, contemplándola.
por Don Loreto Ibáñez Urra Murillo el Cuende, por Don Jesús Ederra Aranguren Murillo el Fruto, por Don Enrique Fadrique Loidi Muruzába1, por Don Francisco Azparren Odériz Navascués, por Don Estanislao Moler Gil Nazar, por Don Jerónimo Yániz Ortigosa Obanos, por Don Abundio Jáuregui Morales Ochagavia, por Don Pedro José Goyena Cruchaga Odieta, por Don Francisco Silveta Oyamburu Oiz, por Don José Ramón Miqueo 0láibar, por Don Anastasio Ezquíroz Aranguren 0lazagutía...
Y a don Anastasio no le causaba ninguna gracia tener que emplear tiempo y dinero en tirar agua. ¡Tirar agua! ahí tienen palabras que suenan feo al oído del hacendado; trabajo fastidioso y gasto sin compensación; y no hay más que hacerlo, y ligero, para que no se desparrame la hacienda en los campos linderos.
-«Estos son como yo, pensaba don Anastasio; puros tíos.» Conversarán, no hay duda, con los caballos y con los potros, estos potrillos.
Don Anastasio galopó hasta el jagüel, abandonado desde dos años, por no haberse necesitado, y vio que estaba bastante desmoronado, que los tres álamos que sostenían la roldana estaban todavía de pie, pero completamente podridos, y se fue para la estancia a hacerlo preparar todo.
«Pues, señor, no faltaría más,» piensa el muchacho, y saltando en el petizo, les pega a los intrusos una corrida jefe. -«¿Qué tal anda el jagüel, Pedro?» le pregunta al peoncito, don Anastasio, cuando viene a almorzar.
Don Anastasio Soleyro, con esta noticia, puede dormir tranquilo; las vacas se sostendrán; no hay peligro que se le vayan, y por fin, habrá gastado veinte pesos, entre todo.
Así lo contó el mismo, ingenuamente, a don Anastasio, mientras este estaba viendo dar agua a su hacienda; y un hornero, que ya estaba edificando su nido en los palos del jagüel, al oír el cuento, no pudo contener la risa.
Esto sirvió para que la paridad dólar estadounidense córdoba fuera de un dólar por córdoba hasta 1940 cuando Anastasio Somoza García lo devalúa a 10 córdobas por dólar.