Aníbal

Aníbal (Hannibal)

 
(247-183 a C) Famoso general cartaginés, hijo de Amílcar Barca. En 219 atacó y destruyó Sagunto, ciudad aliada de Roma, lo que contribuyó al desencadenamiento de la Segunda Guerra Púnica. Derrotó a los romanos en las batallas de Tesino, Trebbia (218 a C), Trasimeno (217 a C) y Cannas (216 a C). No atacó Roma y fijó en Capua sus cuarteles de invierno. Los romanos reaccionaron atacando las bases de los cartagineses en la península Ibérica (desembarco de los Escipiones en Empúries en 218 a C). Aníbal se trasladó a África, donde fue vencido por Escipión el Africano en la batalla de Zama (202 a C). Al exigir los romanos su entrega, se refugió en la corte de Prusias, rey de Bitinia, suicidándose para no caer en poder de los romanos.
Traducciones

Aníbal

SMHannibal
Ejemplos ?
El otro día creo que Aníbal Fernández en un reportaje decía "si Cristina perdía las elecciones se acaban las convenciones colectivas".
Desde esos cerros, vuelto hacia el mar, Aníbal contemplaba las intranquilas ondas, a lo lejos soñando ver de la enemiga Italia las odiadas riberas.
Principales en La Moneda son los siguientes: José y Jaime Tohá, Aníbal Palma, Flores, Daniel Vergara, Puccio e hijo, un tal Hurtado que era del Ministerio del Interior, 50 miembros, aproximadamente 50 miembros del GAP.
"Con su conversación y lisonjas desvanecido, gustaba de hablar muchas veces con los embajadores, ignorando que la familiaridad con ellos le granjeaba la sospecha y el aborrecimiento del rey." Sólo faltan los manteles a esta acción para ser la misma del rey de Francia, que no temió menos a Gonzalo Fernández que los romanos a Aníbal.
Recuerdo que una vez que debíamos hacer una composición en clase sobre "El sueño de Aníbal", Lamarque, el único, presentó la suya en verso.
Para mí fue una obra maestra, y aún tengo en la memoria los primeros versos. Empezaba así: ::Despierta, Aníbal, del letargo horrendo ::que aquí te tiene encadenado, y vuela ::a vengar a Duilio...
Es hijo de aquel pueblo que en tardía Cadena domeñó la ingente Roma; Del que a Cannas Aníbal conducía, De las madres itálicas espanto, Terror de los vacecos y autrigones; Del que en la cruz de su triunfal suplicio El bárbaro cantar de la victoria De Agripa ante las haces entonaba.
¿Qué diré, pues, de aquella derrota horrible digna de admiración, padecida en Cannas, donde Aníbal, no obstante ser cruel, con todo, saciado ya de la sangre de sus enemigos, dice que mandó a sus soldados que los perdonasen las vidas, enviando allí a Cartago tres celemines de anillos de oro, para dar a entender que en el combate había dado muerte a tantos individuos de la nobleza romana, que más fácilmente se pudieron medir que contar; y asimismo para que se conjeturase el estrago del ejército que murió sin anillos, que sería, sin duda, tanto más numeroso cuanto más débil?
Otros empleados: Defensor Público señor Amadeo Alba; Alguacil Mayor, Aníbal Aguilera; Jueces Civiles primero y segundo, Anselmo Aguilera y Elias León; Tesorero Municipal, Alejandro Vivar; Jueces Civiles de la parroquia de Buenavista, Darío Ruiz y Manuel Barrezueta; ídem de la parroquia de Chilla, Prudencio Morocho o Ignacio Velepucha.
Souef Mohamed El-Amine; el Ministro del Interior de Malta, Su Excelencia el Honorable Tonio Borg, y el Ministro, Director del Instituto Nacional Agrario de Honduras, Excmo. Sr. Aníbal Delgado Fiallos.
Sois valientes, lo sé; vosotros habríais triunfado con Aníbal en Canes y en Trasimeno; César con vosotros habría pasado el Rubicón y esclavizado su país; pero no es con vosotros que el primero habría atravesado los Alpes y que el otro habría vencido vuestros antepasados.
O Francisco Antonio Encina y Aníbal Pinto, en sus famosos libros “Nuestra Inferioridad Económica” y “Chile: Un Caso de Desarrollo Frustrado”, a intentar explicar nuestro subdesarrollo apuntando a factores estructurales de la sociedad chilena, muy difíciles de modificar, como nuestra raza, cultura y religión, nuestra estructura social o nuestra ubicación geográfica.