Amón

(redireccionado de Ammon)
Búsquedas relacionadas con Ammon: BBC, Amun

Amón

  (egipcio Amun, gr. Ammon)
mit. Divinidad egipcia, identificada por los griegos con Zeus y por los romanos con Júpiter.
Ejemplos ?
A continuación, el emperador asirio se dirigió hacia el sur, recibiendo el homenaje de diversos reyes: Mitinti de Asdod, Budu-ilu de Beth-Ammon, Kamusu-nadbi de Moab y Malik-rammu de Edom.
Constantin Carapanos, Dodone et ses ruines, 2 vols., Hachette, Paris, 1878. H. W. Parke, The Oracles of Zeus: Dodona, Olympia, Ammon, Oxford, 1967. B. Petrakou, ', Athènes, 2005, p.
os amonitas, cuyo territorio se conocía como Amón (, ʻAmmôn (tiberiano), Ammon, «pueblo»;, ʻAmmūn;, Ammōnítai), eran una tribu semita que habitaba en la franja comprendida entre el desierto de Siria y el río Jordán, y entre los ríos Jabbok y Arnon, en la actual Jordania.
2011 Unforgettable - Carrie Wells 2011 Magic Beyond Words - JK Rowling 2010 Cenicienta por un día 2005 Murder In the Hamptons - Generosa Ammon 2005 Snow wonder 2005 Between 2004 50 Ways To Leave Your Lover 2004 Raising Waylon 2002 - 2009 Sin rastro - Samantha 'Sam' Spade 2002 DemonTawn 1998 Dead Man on Campus 1997 Desert's Edge 1996 The Cold Equations 1996 Peacock Blues 1996 Stories From The Edge 1995 Jake Lassiter: Justice On The Bayou 1995 Devil In A Blue Dress 1994 Tammy And The T-Rex
El lugar fue dañado por los cultivos en los siglos XVIII y XIX ya que estaba situado en una de las áreas que mejor se drena del valle. En 1897, un anticuario y poeta local, Ammon Wrigley, cavó varias zanjas en el yacimiento.
Pero al fin, según sus libros, antes de que Thamar se hiciese violar por su hermano Ammon, le dijo: "Hermano mío, no me hagas tonterías, sino pídeme en matrimonio a padre, que no te rehusará." A .
El rey Tamus reinaba entonces en todo aquel país, y habitaba la gran ciudad del alto Egipto, que los griegos llaman Tebas egipcia, y que está, bajo la protección del Dios que ellos llaman Ammon.
Sócrates El que piensa transmitir un arte, consignándolo en un libro, y el que cree a su vez tomarlo de éste, como si estos caracteres pudiesen darle alguna instrucción clara y sólida, me parece un gran necio y seguramente ignora el oráculo de Ammon, si piensa que un escrito pueda ser más que un medio de despertar reminiscencias en aquel que conoce ya el objeto de que en él se trata.
27 Y luego que David llegó á Mahanaim, Sobi hijo de Naas de Rabba de los hijos de Ammon, y Machîr hijo de Ammiel de Lodebar, y Barzillai Galaadita de Rogelim, 28 Trajeron á David y al pueblo que estaba con él, camas, y tazas, y vasijas de barro, y trigo, y cebada, y harina, y grano tostado, habas, lentejas, y garbanzos tostados, 29 Miel, manteca, ovejas, y quesos de vacas, para que comiesen; porque dijeron: Aquel pueblo está hambriento, y cansado, y tendrá sed en el desierto.
Irritados los atenienses con estas derrotas, y no sabiendo por qué medio prevenir nuevas desgracias, después de haber deliberado, creyeron que el mejor expediente era enviar a consultar al oráculo de Ammon, y suplicarle que les dijera por qué los dioses concedían la victoria más bien a los lacedemonios que a nosotros, que les ofrecemos más frecuentes y preciosos sacrificios que el resto de la Grecia; que decoramos sus templos con más ricas ofrendas que ningún otro pueblo; que hacemos todos los años en su honor las procesiones más suntuosas y más imponentes; y que, en una palabra, gastamos en el culto nosotros solos más que todos los demás griegos juntos.
Luego que hubieron hablado de esta manera y preguntado cómo podrían librarse de los males que afligían a su ciudad, el profeta por toda respuesta (el dios sin duda no permitía otra), dijo al enviado: He aquí lo que Ammon responde a los atenienses: «que estima más las bendiciones de los lacedemonios que todos los sacrificios de los atenienses.» El profeta no dijo más.
Alejandro fue a consultar en los desiertos de Libia al dios Ammon, a quien los griegos dieron el nombre de Zeus y los lati­nos el de Júpiter, aunque tanto unos como otros tuviesen su Júpiter y su Zeus en sus respectivos países.