Alonso Pérez de Guzmán


Búsquedas relacionadas con Alonso Pérez de Guzmán: Alonso Pérez de Guzmán el Bueno

Pérez de Guzmán, Alonso

 
V. Guzmán el Bueno, Alonso Pérez de.
Ejemplos ?
Marquesado de Ayamonte A finales del siglo XIII Alonso Pérez de Guzmán, conocido como «Guzmán el Bueno», fundador de la Casa de Medina-Sidonia, compró Ayamonte juntamente con Lepe y La Redondela (en conjunto con una compra de olivares por todo el Aljarafe).
El marqués de Denia le sacó de allí y le mandó a Italia para servir a Alonso Pérez de Guzmán y Sotomayor, duque de Medina Sidonia, nombrado para gobernar Milán; pero le apresaron los corsarios berberiscos y estuvo esclavizado en Argel hasta que le sacaron de allí los genoveses; desembarcó en Génova en 1573 y poco después marchó a Flandes, yendo a parar al ejército de Alejandro Farnesio cuando se aprestaba al asalto de Mastrique.
Poco después de que el territorio pasara a manos cristianas, fue comprada en el mismo siglo XIII por Alonso Pérez de Guzmán (Guzmán el Bueno), formando parte como señorío de Ayamonte del Condado de Niebla a finales del siglo XIV.
La importancia estratégica de la plaza hizo que en 1292 Sancho IV de Castilla pusiera cerco a la ciudad y la rindiera el 21 de septiembre de ese mismo año. Tarifa quedó entonces en manos castellanas y su defensa se encargó a Alonso Pérez de Guzmán.
Dean identifica cada uno de los lienzos por su tema principal: La última cena Las Cofradías de cuatro santos, dos jesuitas y uno no identificado Las Cofradías de San Juan Bautista y San Pedro Las Cofradías de Santa Rosa y "La Linda", una advocación cuzqueña de María La Parroquia de San Sebastián La Parroquia de San Blas La Parroquia del Hospital de los Naturales La Parroquia de Santiago Los Frailes mercedarios Los Frailes agustinos Los Frailes franciscanos Los Frailes dominicos El corregidor general, don Alonso Pérez de Guzmán...
El soberano solicitó la intervención de su madre, quien, después de las negociaciones mantenidas con los rebeldes a través de Alonso Pérez de Guzmán, logró en una reunión mantenida con ellos en Pancorbo, que los tres magnates sublevados concediesen castillos como rehenes al rey, al que deberían rendir pleitesía, conservando sus propiedades, al tiempo que el rey se comprometía a abonarles sus soldadas.
A finales de 1309, Diego López V de Haro enfermó de gravedad como consecuencia de un ataque de gota, lo que vino a sumarse a la defunción de Alonso Pérez de Guzmán, señor de Sanlúcar de Barrameda, al temporal de lluvias que inundaron el campamento cristiano, y a la deserción del infante Juan y de don Juan Manuel, pero a pesar de lo anterior, Fernando IV persistió hasta el último momento en su objetivo de apoderarse de Algeciras, aunque al final abandonó su propósito.
Pasa a manos cristianas a mediados del siglo XIII, durante el reinado de Fernando III de Castilla, convirtiéndose en villa de realengo, hasta que durante el reinado de Fernando IV de Castilla, en el año 1309, fue concedida a Fernando Ponce de León, bisnieto del rey Alfonso IX de León, aunque antes había pertenecido a Alonso Pérez de Guzmán, célebre defensor de la ciudad de Tarifa.
Fernando IV, deseoso de complacer a su tío el infante Juan, envió a Alonso Pérez de Guzmán y a Juan Núñez de Lara a parlamentar con Diego López V de Haro, quien se negó a ceder el señorío de Vizcaya al infante y a su esposa, María Díaz de Haro.
En la campaña intervinieron el infante Juan de Castilla el de Tarifa, don Juan Manuel, Diego López V de Haro, Juan Núñez de Lara, Alonso Pérez de Guzmán, Fernán Ruiz de Saldaña, y otros magnates y ricoshombres castellanos.
Pocos días después de poner cerco a la ciudad de Algeciras, el rey envió a Juan Núñez de Lara, a Alonso Pérez de Guzmán, al arzobispo de Sevilla, al concejo de la ciudad de Sevilla y al Maestre de la Orden de Calatrava a que sitiasen Gibraltar, que capituló ante las tropas de Fernando IV de Castilla el día 12 de septiembre de 1309, después de un breve y duro asedio.
Por medidas de seguridad y de la población y los bienes, el Capitán General de Tierra Firme, Juan Alonso Pérez de Guzmán ordena evacuar la ciudad y volar los depósitos de pólvora provocando un gigantesco incendio que destruyó totalmente la ciudad.