Almizra

Almizra

 
hist. Lugar desaparecido, de la provincia española de Alicante, que da nombre al Tratado de Almizra, firmado el 26 de marzo de 1244 por Fernando III de Castilla y León y Jaime I de Aragón, con el fin de delimitar las respectivas zonas de la futura Reconquista.
Ejemplos ?
A los pocos meses, en virtud del Tratado de Almizra (1244), la localidad pasó al reino castellano, siendo señor de la villa Sancho Sánchez de Mazuelo.
Aun así, Jaime II respetó los privilegios e instituciones anteriores aunque adaptándolas a la nueva situación política, particularmente después de la incorporación de Alicante, y el resto de comarcas limítrofes al Reino de Valencia mediante la modificación de lo fijado en el Tratado de Almizra (Sentencia Arbitral de Torrellas, 1304 y Tratado de Elche, 1305).
Jaime I de Aragón tomó el castillo a los árabes tras la conquista de Biar y lo integró en el Reino de Valencia; según el tratado de Almizra (1244), Castalla se encontraba en zona fronteriza con Castilla.
Benejama, Campo de Mirra y Cañada, que eran originalmente alquerías del al Iqlim de Medina Bilyana (la Villena musulmana), acabaron pertenecieron al término de Biar desde el Tratado de Almizra hasta finales del siglo XVIII, en que se constituyeron como municipios independientes.
En 1244 se firma el Tratado de Almizra, en el cual los reinos de Castilla y Aragón establecieron sus fronteras, Petrel pasó a formar parte de Castilla.
Abarcaba los territorios al sur del río Júcar hasta la línea Biar-Busot, límite meridional del Reino de Valencia según el tratado de Almizra.
Aunque inicialmente fueron conquistadas en 1240 por el comendador de Alcañiz en nombre de Jaime I y de la Corona de Aragón, estas poblaciones fueron cedidas a Castilla por el Tratado de Almizra en 1244.
Estos encuentros y disputas fronterizas se resuelven con la definitiva reconquista por el rey Jaime I, el Conquistador, que después cede el valle en virtud del Tratado de Almizra (1244) a la Corona de Castilla.
Sin embargo, problemas entre este alcaide y los castellanos, obligaron a Jaime I a intervenir militarmente de nuevo, conquistando la ciudad en 1244, al poco de firmar el tratado de Almizra con Alfonso X.
Sin embargo, en virtud del tratado de Almizra pasó a depender de la corona de Castilla y, más concretamente, del señorío de Orihuela.
El Marquesado de Villena, al igual que el Señorío de Villena tras el Tratado de Almizra, perteneció a la Corona de Castilla, hasta el año 1395 en que el Marquesado de Villena pasó a formar parte de la Corona de Aragón, dentro del Reino de Valencia.
Se trata de una ciudad históricamente marcada por su condición fronteriza, ya que desde el Tratado de Almizra (1244) se la consideró plaza límite de la Corona de Aragón con la de Castilla.