Alfredo


Búsquedas relacionadas con Alfredo: carbonara
Traducciones

Alfredo

Alfredo, Fredo

Alfredo

SMAlfred
Ejemplos ?
Es como si un halo de misterio la rodeara... —Alfredo es uno de los amigos más galantes que tengo, Elena... No te confíes mucho en lo que dice...
Temple fuerte de armazón de acero con llanta de goma; poesía de la energética y del hormigueo urbano; vibración afinada que circula dentro de las estrofas y toques de humorismo que salta derecho con el klacson, esos son los rasgos vitales de EL HOMBRE QUE SE COMIO UN AUTOBUS. Alfredo anda por la calle y todo lo repara, lo desintegra y lo ordena según el sistema que él prefiere, como si el mundo que lo rodea fuera una maquinaria antigualla y dormida que precisara tornillos, bielas y movimiento.
Una ocurrencia de Ferreiro hace tanto viento al correr que puede quitar todo el polvo de una vitrina y voltear los sombreros de los hombres que se acercan a mirarla. Alfredo es alto y estirado como una chimenea, tiene la espalda recta y dos cicatrices que le cortan la cara.
CARRASCO, Pedro y BRODA Johanna, Economía Política e Ideología en el México Prehispánico, Editorial Nueva Imagen, México, 1978. CHAVERO, Alfredo, México a través de los Siglos, Editorial Cumbrre, S.A, México, 1953.
En una de esas ocasiones conoció a Álvaro que venía precedido por las finezas de ser sobrino de Don Alfredo de los Montes, gran hacendado y amigo de Madero, y ella tuvo la flaqueza de decirle que lo amaba a primera vista, sin embargo, el joven le contestó con entereza que ya tenía prometida y que venía por ella para casarse y llevársela a la ciudad de México.
Felipe Ferreiro dictadas en 1933 en el curso de 2º año de Preparatorios para Derecho del Instituo IAVA ( Instituto Alfredo Vazquez Acevedo) de Montevideo, Uruguay por los estudiantes Carlos Angulo y Hugo Chocho Vicens : LA HISPANIDAD Al dar título a estas disertaciones deseo entroncar la historia americana con la Hispanidad.
Agregaré que obra en mi poder el cuaderno de notas que a su dictado, escribí (con mis faltas de ortografía) cuando fui su alumno en el Liceo Rodó al cual ingresé en 1929 procedente de la escuela Elbio Fernández, y también la invalorable versión tomada de sus clases en el Instituto Alfredo Vásquez Acevedo de 1932 y ya, de nuevo su discípulo, en el mismo Instituto, en 1934, las que registran palabra por palabra sus pocas lecciones antes de retirarse ese año para ocupar la subsecretaría del Ministerio de Relaciones Exteriores entonces a cargo del Ing.
Hacía tanto tiempo que nadie me besaba con amoroso fervor, que me desconcerté. Quedé turbada. Durante el baile, Alfredo no se separó de mí. Me colmaba de elogios.
Dije a mi madre y a mis hijos que Renata me había invitado a Acapulco para pasar allá una semana de descanso y que no se preocuparan. ¡Nunca debí de hacerlo! De haber imaginado que solamente Alfredo tramaba... ¡Oh...!
¿Sería que a los maestros y maestras les parecía muy arduo seguir métodos globalizadores como Ríe de Alfredo Uruchurtu, El mundo del niño de Rosaura Lechuga o Rosita y Juanito de Carmen Norma?
LISS, Peggy K.; Orígenes de la Nacionalidad Mexicana, 1521-1556, Fondo de Cultura Económica, México, 1986. LÓPEZ Austin, Alfredo, Hombre-Dios, Religión y Política en el Mundo Náhuatl, UNAM, México, 1989.
n bloc de cemento armado, un cuadrado de asfalto calentado por los neumáticos, una extensión de rieles castigada por las ruedas de fierro, y en el cruce geométrico de todas estas potencias mecánicas vibra y se levanta la calidad lírica de Alfredo Ferreiro.