Alfonso Hernández Catá

Hernández Catá, Alfonso

 
(1885-1940) Literato cubano. En él confluyen el modernismo y el realismo. Autor de Cuentos pasionales y Manicomio.
Ejemplos ?
La identidad homosexual en la literatura española (1874-1936)» Claves de razón práctica, n.º 137, noviembre de 2003. el cubano Alfonso Hernández Catá publicó El ángel de Sodoma y el uruguayo Alberto Nin Frías publicó La novela del Renacimiento.
Tomó parte en los cónclaves en los que fueron elegidos papas Pío X y Benedicto XV. Alfonso Hernández Catá (1885-1940), escritor de cuentos y novelas de marcada tendicia modernista y traductor de libros extranjeros que traían nuevas tendencias europeístas.
Durante los siguientes cuarenta años, el género comienza un lento ascenso en la isla, y pocos son los autores que destacan: Jesús Castellanos con “De tierra adentro” (1906), Alfonso Hernández Catá con “Los frutos ácidos” (1915), y “Piedras preciosas” (1924), Luis Felipe Rodríguez con “La pascua de la tierra natal” (1928), y “Marcos Antilla” (1932), y Enrique Serpa con “Felisa y yo” (1937).
Nacido en El Vedado y de familia de escritores (su tío materno, el español Alfonso Hernández Catá, era un escritor reconocido; otro editaba una revista; su padre era periodista y su madre escribía por afición y obtuvo premios de cuento), recibió lecciones particulares de letras desde niño, pagadas por su abuela, por lo que estaba destinado a convertirse en hombre de letras desde la cuna.
Alejo Carpentier Félix Pita Rodríguez José Lezama Lima Eliseo Diego Fina García Marruz Onelio Jorge Cardoso Augusto Monterroso Alfonso Hernández Catá Carlos Enríquez José Soler Puig Gustavo Eguren Ezequiel Vieta Antón Arrufat Heberto Padilla Manuel Granados Lina de Feria Raúl Hernández Novás Mirta Yáñez Félix Luis Viera Gustavo Pérez-Firmat Reinaldo Arenas Severo Sarduy Daína Chaviano Chely Lima Rita Martin La mayor contribución del Ecuador a la poesía hispanoamericana contemporánea se da a través de la obra de Jorge Carrera Andrade (1902)...
Ha llegado el día, 1932. La diosa número 2 (en colaboración con Alfonso Hernández Catá, José Francés y Concha Espina. Cada uno de estos autores escribió uno de sus cuatro capítulos), 1931.
El bandido, 1915. La culpa ajena, 1916 (esta obra y las cinco anteriores fueron compuestas con la colaboración de Alfonso Hernández Catá).
De él heredó la vocación literaria y se convirtió en un importante novelista y dramaturgo (escribió en especial varias comedias y dramas con su coterráneo y pariente, el diplomático Alfonso Hernández Catá).
En 1947 expuso en Knoedler Galleries que recibió buena crítica por parte del New York Times, pero también en la literatura recibió una mención honorífica en Cuba, con el relato Tocata y fuga en el concurso internacional de cuentos «Alfonso Hernández Catá».
artierra es una zarzuela, en tres actos, el segundo dividido en tres cuadros. Con libreto del novelista Alfonso Hernández Catá, y música del prolífico autor Jacinto Guerrero.
En 1919 la novela científica reaparece en la literatura en español de la mano de Alfonso Hernández Catá, con la traducción de El país de los ciegos y otras narraciones, de H.G.
Entre los reunidos estaban Eduardo Marquina, los hermanos Andrés y Pedro González Blanco, Alfonso Hernández Catá, José García Mercadal, el doctor Gregorio Marañón (que pagó la lápida), y Ramón Pérez de Ayala que redactó el texto que en ella puede leerse: "En el año de 1891 de la Era de Cristo, viviendo la vida toledana para la inmortalidad, aquí demoraba Benito Pérez Galdós, y escribió aquí, con palabras siempre jóvenes, Ángel Guerra, poema español de nuestros días: religioso, trágico, burlesco.