Alejo


Búsquedas relacionadas con Alejo: Alejo Carpentier

Alejo

 
Nombre de varios emperadores de Bizancio.
Alejo I, Comneno (Alexius Comnenus) (1048-1118) Emperador de Bizancio 1081-1118. Fundó la dinastía que lleva su nombre.
Alejo II (1167-83) Emperador de Bizancio en 1180-83, yerno de Luis VII de Francia. Fue asesinado por su primo Andrónico II.
Alejo III, Ángelos (m. 1210) Emperador de Bizancio en 1195-1203, nieto de Alejo I. Proclamado por el ejército, destronó y cegó a su hermano Isaac II.
Alejo IV, Ángelos (1182-1204) Emperador de Bizancio en 1203-04. Gracias a los cruzados fue derrocado por una coalición antilatina dirigida por Alejo Ducas.
Alejo V, Ducas (m. 1204) Emperador de Bizancio en 1204. Fue destronado y asesinado por los cruzados.

Alejo

 
Nombre de varios gobernantes de Rusia.
Alejo, Michailovic (1629-76) Zar de Rusia en 1646-76, segundo de los Romanov. Inició la obra de engrandecimiento y reforma de su país.
Alejo, Petrovitc (1690-1718) Príncipe heredero de Rusia. Educado por fanáticos enemigos de las reformas de su padre, se enemistó con él.
Traducciones

Alejo

Alexius
Ejemplos ?
PREGUNTA.- La pregunta que quiero reiterarle es: ¿Por qué tan elaborado? ¿Me voy, me retiro, me alejo y vengo al final de noviembre?
Poblaciones: La Unión, San Alejo, Conchagua, Intipucá, El Carmen, Yayantique, Yucuaiquín, Bolívar, San José y Meanguera del Golfo.
Don Diego siguió como vecino en la imperial villa, en la condición de san Alejo, es decir, cornudo y conforme, méritos por los que éste alcanzó el cielo y la santidad.
Taguada 74 Juan Pezoa 75 Félix Severino 76 Miguel Méndez 77 Ramón Chenques 78 Antonia Murullen 79 Pedro Murullen 80 Agustín Casanova 81 Manuel Córdova 82 Manuel Rodríguez 83 Agustín Concha 84 Valentín Aguilar 85 Lorenzo Aguilar 86 Alejo Adriazola 87 Miguel de Olave 88 Martín Rodríguez 89 Beatriz Rojas 90 Calixto Reyes 91 José Cerda 92 Ignacio de los Ríos 93 Carlos López 94 Antonio Riquelme 95 Cristóbal Ávila 96 Jacinto de Sepúlveda 97 Agustina de Aravena 98 José Girón 99 Cayetano Girón 100 Josefa Poblete 101 Ramón Alegría 102 Fco.
Cogido por un toro el banderillero español José Alvarez fué á hacer compañía á las beneficiadas, que no tuvieron poder bastante para librarlo de las astas de un berrendo de Bujama. Alejo Quintín, á quien el pueblo conocía con el apodo de Pollollo tenía setenta y cuatro años y usaba antiparras.
No decide hacia dónde dirigirse. Quizá por un alejo de timidez o un mucho de temor a lo ridículo se abstiene de preguntar. Pasea la vista de un extremo a otro, como deseoso de encontrar lo que espera...
En fin, había que llevarle el genio al señor, por expreso encargo de la señora condesa, y el ayuda de cámara calculó que saldría del apuro encargando la tarea al último de los mozos de cuadra, Alejo, asaz bruto para aceptar tales comisiones.
Cuando el regio morador de Kattak abandona su alcázar para acosar en sus dominios al soberbio león o al rayado tigre, cien bocinas de marfil fatigan el eco de los bosques, cien ágiles esclavos le preceden arrancando las malezas de los senderos y alfombrando el lugar en que ha de poner sus plantas; ocho elefantes conducen su tienda de lino y oro y veinte rajas siguen su paso disputándose el honor de conducir su alejo de ópalo.
Los incendiarios, espantados del fin que preveían, se habían arrodillado, y renaciendo en ellos ante la horrenda muerte el misticismo y la devoción, imploraban a todos los santos nacionales: San Cirilo, San Alejo, San Sergio, la Virgen de Kazán...
El 5 de Febrero de 1590 se presentaron algunos vecinos ante Juan Salvador, Teniente de Corregidor y Justicia Mayor del Asiento de Minas de Zaruma, Alejo Martínez Olazaga, Francisco Carreño de Abrego, Antonio Fernández, Miguel de Agreda, Juan de Montesdoca, Antonio Bravo y Alonso Sánchez Cabrera, pidieron, en su nombre y en el de los demás vecinos de Zaruma que se recibiese una información.
¡Oh, no!... Perdón, madre mía, llora de Dios en las aras, llora mi ausencia; ¡me alejo huérfano de ti y mi Patria!... Y a Ti, Señor, que vigilas en esa iglesia cercana, a cuyas puertas me impiden los hombres lleve mi planta, desde aquí mi amor te envío, mi amor ese río salva.
Y ¡oh Dios! quién sabe si de ti me alejo conforme el valle solitario huyo, si no suena jamás un eco tuyo ni brilla de tus ojos un reflejo.