Ejemplos ?
Alba Longa (en fuentes italianas ocasionalmente escrito Albalonga) fue una antigua ciudad del Lacio, situada en los montes Albanos, fundadora y cabeza de la Liga Latina; fue destruida por Roma alrededor de la mitad del siglo VII a.
Su historia se relata en el Ab Urbe condita libri del historiador Tito Livio. Según la leyenda, Silvia era hija de Numitor, rey de Alba Longa, y descendía de Eneas.
El último de los Horacios mató a los tres Curiacios y obtuvo así el triunfo para Roma. Alba Longa fue destruida, para nunca más ser reconstruida, y sus habitantes fueron trasladados a Roma, donde se les concedió el monte Celio para que se establecieran.
Según Dionisio de Halicarnaso, los reyes de Alba Longa fueron el nexo directo que unía a Ascanio y Rómulo, el fundador de Roma. Tito Livio nos informa de la existencia de dos reyes más de Alba Longa, que no se encuentran en la lista de Dionisio.
Conforme a la leyenda, Alba Longa fue fundada por Ascanio, también conocido como Iulus, el hijo del héroe troyano Eneas, treinta años después de la fundación de Lavinium.
El dios Tíber rescató a Rea Silvia y se casó con ella. Cuando los gemelos fueron a Alba Longa, derrocaron a su tío abuelo Amulio y restablecieron en el trono de Alba Longa a Numitor.
La leyenda explica que de Ascanio surgió una dinastía de reyes de Alba Longa, entre quienes los mejor conocidos son Procas, y sus hijos Numitor y Amulio.
C. Numitor era el rey de una ciudad de Lacio llamada Alba Longa. Fue destronado por su hermano Amulio, quien lo expulsó de la ciudad, y procedió a matar a todos sus hijos varones excepto a su única hija Rea Silvia.
Cuando crecieron, descubrieron su origen, por lo que regresaron a Alba Longa, mataron a Amulio y repusieron a su abuelo Numitor en el trono.
C.), una guerra entre ellas fue resuelta por el famoso combate entre los Horacios y los Curiacios; la leyenda cuenta que los tres hermanos Horacios romanos combatieron a los Curiacios de Alba Longa para determinar qué pueblo dominaría al otro.
De hecho el último de estos lugares ocupa el lugar de la villa de Domiciano; antiguas fuentes afirman a su vez que esta última había sido construida en el arx (o ciudadela) de Alba Longa.
Se cuenta que fue costumbre de la gens Quinctia gens no llevar adornos de oro, ni siquiera las mujeres. La gens Quinctia fue una de las casas de Alba Longa llevadas a Roma por Tulio Hostilio, e incluídas por él entre los patricios.