Alarico I

Alarico I

 
(370-410) Rey de los visigodos en 395-410. Saqueó Roma en 410.
Ejemplos ?
Que los tervingios fueran los visigodos y los greutungos los ostrogodos es algo que también indica Jordanes, que identificó a los reyes visigodos desde Alarico I a Alarico II como los herederos del juez tervingio del siglo IV, Atanarico; y los reyes ostrogodos desde Teodorico el Grande a Teodato como los herederos del rey greutungo Hermanarico.
Los últimos vestigios de los misterios fueron aniquilados en 396, cuando Alarico I, rey de los godos, realizó una invasión acompañado por cristianos «en sus oscuras ropas», trayendo con él el cristianismo arriano y profanando los antiguos ritos sagrados.
Por un siglo Consentia vive en el bienestar, en la paz y en el esplendor, hasta que Alarico I, rey de los visigodos la invade rápido después de haber perpetrado el Saqueo de Roma (410).
Aunque ya está firmemente establecido en sus primeros años, después de llegar a la madurez alcanzará el poder supremo». Alarico I, rey visigodo.
Los visigodos surgieron de grupos góticos anteriores (posiblemente de los tervingios) que habían invadido el Imperio romano a partir de 376 y habían derrotado a los romanos en la batalla de Adrianópolis en el año 378. Los visigodos invadieron Italia bajo Alarico I y saquearon Roma en el año 410.
Se casó con una hija de Ricomero, rey de los Francos, y de su mujer Ascyla. Su hija se casó con Requila, rey de los Suevos. Le sucedió Teodorico I, yerno de Alarico I.
Azuzados por los hunos, los godos, que estaban guiados por su rey Alarico I, se fueron desplazando hacia las provincias romanas limítrofes, que comenzaron a ser saqueadas.
Intentó establecerse en el norte de África pero una tempestad dio al traste con sus expectativas, y falto de víveres firmó la paz con el emperador romano Honorio y un tratado (foedus) con el que Walia se comprometía a entregar a Gala Placidia (hermana de Honorio raptada por Alarico I y que había sido esposa de Ataúlfo) y a expulsar de la península Ibérica a los pueblos bárbaros que habían penetrado en el año 409.
En el culmen de la debilidad, la misma Italia fue atacada. La gloriosa ciudad de Roma fue saqueada por los visigodos de Alarico I en 410.
El que llegó más lejos con esta política fue Alarico I, que incluso aspiró a ocupar algún cargo importante en el gobierno del Imperio de Oriente.
La crisis se apoderó de forma definitiva de Occidente cuando los visigodos bajo el mando de Alarico I se dirigieron hacia Italia en el año 402.
Los visigodos eran gobernados por Alarico I, al que Jordanes indicó que pertenecía al linaje de los Baltos, como un medio de incrementar su prestigio.