Alí Bey

Alí Bey

 
V. Badía i Leblich, Domènec.
Ejemplos ?
omingo Francisco Jorge Badía y Leblich (Domènec Badia i Leblich en catalán; Barcelona, 1 de abril de 1767 - Damasco, 1818) fue un militar, espía, arabista y aventurero español, conocido también como Alí Bey o Alí Bey el-Abbassi.
Como precursor del interés por África en España destaca Domingo Badía, conocido como Alí Bey, el primer europeo que llega a La Meca.
Envió en 1771 a Abu-'l-Dhahab a conquistar Siria, pero éste entró en negociaciones con Estambul para restaurar la soberanía otomana y marchó contra Egipto, entrando en el Cairo el 8 de abril de 1772. El 19 de abril de 1773, capturó a Alí Bey, que fue trasladado al El Cairo dónde murió.
Él poco después recibió el permiso de la Porte de invadir Siria, con la opinión de castigar al seguidor de Alí Bey, Daher el-Omar, dejando a Ismail Bey e Ibrahim Bey como sus delegados en El Cairo.
En el año 1803, por encargo de Manuel Godoy (primer ministro de Carlos IV), emprendió un largo viaje por territorios musulmanes, haciéndolo camuflado como príncipe sirio musulmán descendiente de los abasíes, educado en Europa y bajo el nombre de Alí Bey el-Abbasí.
Figuran así: San Jorge, de Josep Llimona (1916, en esta ubicación desde 1929); La Diosa, de Josep Clarà (1929) —cuya copia está en la plaza de Cataluña—; El espíritu mediterráneo, de Frederic Marès (1936); La Pujanza, de Josep Clarà (1940); Tres gitanillos, de Joan Rebull (1946); Rafael Casanova, de Rossend Nobas (1977, sobre un original de 1888) —una réplica a menor tamaño de la situada en Ronda San Pedro/Alí Bey—; Materia y Forma, de Josep Maria Subirachs (1980); y Mujer, de Joan Miró (1981).
En 1931 recibió una mención del Concurso anual de edificios artísticos otorgado por el Ayuntamiento de Barcelona por el edificio de la calle Alí Bey 11.
En 1914 la estatua de Casanova fue trasladada a la Ronda de San Pedro —esquina Alí Bey— y sustituida por otra dedicada a Pau Claris, obra de Rafael Atché.
Completan su obra narrativa: Alí Bey, el Abasí (Planeta 1995), traducida al árabe (War, Damasco, inspirada en la vida del ilustrado español Domingo Badía, quien adoptando la personalidad de un musulmán atravesó Marruecos, Libia, Egipto, Palestina, Siria y Turquía y logró penetrar en La Meca cincuenta años antes que el coronel Burton; y Miracielos (Muchnik, 2000), emocionante visión de la libertad y la desdicha, que relata las relaciones de una orquesta de refugiados judíos y un guitarrista flamenco, casi un niño, en Cádiz, durante la segunda guerra mundial, donde esperan un barco que no llega.
Otros, más bien de espionaje que científicos, fueron los viajes africanos de Domingo Badía, disfrazado como Alí Bey (Plan de Viaje al África, 1801, Voyages d'Ali-Bey en Afrique et en Asie pendant les années 1803-1807, 1814, versión castellana de 1836).
Allí conoció entonces al famoso viajero y espía catalán Domingo Badía y Leblich, más conocido como Alí Bey, gran amante también de la lengua árabe y de las ciencias naturales, pero diez años mayor que Clemente, a quien logró engatusar para tomar parte en un aventurado proyecto científico (luego resultó ser de espionaje) en el norte de África por cuenta de Godoy.
Ibrahim fue asesinado poco después por alguien que había aspirado a ocupar una de las vacantes beyships, que en cambio habían sido conferidos a Ali que, como Alí Bey, estaba destinado a jugar un papel importante en la historia de Egipto.