Acatenango

Acatenango

 
Volcán de Guatemala, en Chimaltenango; 3 960 m.
Ejemplos ?
Es un bosque montañoso en cuya cima se puede apreciar la ciudad de Guatemala el lago de Amatitlán. También se puede apreciar el volcán de Pacaya y Acatenango.
an Andrés Itzapa (nombre que significa piedra o pedernal, comúnmente llamado "piedra de rayo"), es un municipio que se encuentra al este del departamento de Chimaltenango, Guatemala. Colinda al norte con la cabecera municipal, al oeste cn Zaragoza y Patzicía, al sur con Acatenango y al este con Parramos.
La montaña “El Socó” es una de las principales áreas boscosas y verdes del Municipio, la cual es también parte de Zaragoza, Patzícia y Acatenango.
Su importancia radica en la biodiversidad de especies tanto de flora como de fauna y la gran cantidad de nacimientos que existen, siendo algunos de estos utilizados para abastecer a la población del municipio como a los municipios de Zaragoza, Patzícia y Acatenango e incluso a la ciudad capital.
Acatenango es un municipio del departamento de Chimaltenango en Guatemala. Etimológicamente proviene de las voces mexicanas «tenamilt» (español: muralla) y «acalt» (español: carrizo de maíz), por lo que su nombre significa «cercado de los carrizos».
El clima de la localidad es templado y dentro de su jurisdicción se encuentra el Volcán Acatenango. Está organizado en tres zonas que contienen: Zona 1: Colonias de San Carlos, El Potrerito y Naranjales Zona 2: Parajes urbanos de Calle Real, La Ladrillera, El Calvario y los Olivos.
De acuerdo a descripciones de la época, tres «monstruosos» volcanes la rodeaban: el Volcán de Agua, que era muy útil para la ciudad por su fertilidad, aparte de que su forma piramidal agregaba una hermosa vista, y los volcanes de Fuego -Volcán de Fuego y Volcán Acatenango-, a los que se llamó así porque, aunque estaban más distantes que el de Agua, habían hecho erupción en numerosas ocasiones y eran consideraros como los responsables de las constantes ruinas de la ciudad.
Los cakchiqueles en la región continúan llamándolo Hunapú, nombre que también le dieron los colonos españoles hasta la aludida devastación de la segunda Ciudad de Santiago de Guatemala. Próximos al coloso volcánico están los picos del volcán de Fuego, activo, y Acatenango, inactivo.
El lago de Amatitlán tiene su origen en la Era Cuaternaria y su formación se debe a los movimientos tecto-volcánicos ocurridos en el área y provocados por los volcanes de Pacaya, Agua, Fuego y Acatenango.
El historiador Domingo Juarros en su obra Compendio de la historia de la Ciudad de Guatemala en 1818 habló de las erupciones que había hecho el Volcán de Fuego durante la colonia española, especificando que las que hizo en 1581, 1586, 1623, 1705, 1710, 1717, 1732 y 1737 causaron daños en los alrededores, mientras que la que hizo a fines del siglo no tuvo consecuencias desastrosas, aunque duró varios días y calentó el agua de una vertiente que baja del volcán Acatenango a tal punto que no se podía cruzar.
Al norte les quedaba la cumbre del volcán Acatenango, la más alta de los tres conos y que estaba cubierta con árboles de pino casi hasta la cima, y al sur, la del volcán de Fuego.
De acuerdo a descripciones de la época, tres «monstruosos» volcanes la rodeaban: el Volcán de Agua, que era muy útil para la ciudad por su fertilidad, aparte de que su forma piramidal agregaba una hermosa vista, y los volcanes de Fuego, -Volcán de Fuego y Volcán de Acatenango- a los que se llamó así porque, aunque estaban más distantes que el de Agua, habían hecho erupción en numerosas ocasiones y eran consideraros como los responsables de las constantes ruinas de la ciudad.