ARA


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con ARA: Zara

ara

(Del lat. ara.)
1. s. f. ARQUITECTURA, RELIGIÓN Altar donde se ofrecían sacrificios a los dioses colocaron el cordero sobre el ara. árula
2. RELIGIÓN Piedra consagrada que se coloca sobre una plataforma rectangular para celebrar la misa.
3. en aras de loc. prep. En honor de en aras de la verdad testificó ante el juez togado.
ARAAcción Revolucionaria Armada
ARAAlternativa Reformadora Andaluza
ARAAsociación Radial Argentina
Sinónimos

ara

sustantivo femenino
Traducciones

ARA

ara

ARA

Ara

ARA

ARA

ARA

ara

ARA

ARA

ARA

آرا

ARA

ARA

ARA

ARA

ARA

ARA

ARA

ARA

ara

1 SF (= altar) → altar; (= piedra) → altar stone
en aras dein honour o (EEUU) honor of
en aras de la exactitudin the interests of precision

ara

2 SM (LAm) (= pájaro) → parrot
Ejemplos ?
ni nosotros pensar en otra cosa, que en esta preciosa ciudad que deber ser capital del mundo, y así sin pérdida de momentos ponerse en marcha, con cuantas tropas y cañones haya juntado, para volver á ocupar el valle de Santiago, y los pueblos ocupados por el enemigo hasta esta frontera, y atacarlo con valor por la retaguardia, dándonos aviso oportuno de su situación ara hacer nuestra salida, y que cercado por todas partes, quede aniquilado, y nosotros con un completo triunfo.
Y firmaba el Provisor Pérez Oblitas. Motivo de grave excitación i ara los canónigos del Cabildo eclesiástico había sido el suceso de la misa dominical.
Goyeneche, que blasonaba de católico fervoroso, pues men- sualmente confesaba y comulgaba, no quiso que el Jueves 28 de Mayo dejase de salir la procesión del Corpusy y dictó las ór- denes del caso, á la vez que piquetes de tropa registraban las casas, i ara apresar á los vecinos principales denunciados como simpatizadores con la revolución vencida ó que, después de la derrota, se habían refugiado en su hogar.
Dicho está con lo apuntado que las simpatías del bello sexo paceño no acompañaban á la superior autoridad, y menos las de los barbudos, i ara con los que desplegaba su señoría no poca aspereza de carácter.
Es maravilloso; está también el ceibo que es la flor nacional, está el símbolo de la Nación; está también el símbolo de la abundancia y del otro lado, le doy vuelta un ratito, está la Diosa Ara Pacis, que era la diosa, no estamos proponiendo ningún culto alternativo, por favor.
A fines de 1829 la fragata francesa Moselle, de 60 cañones, se detuvo, sin fondear, frente á Valparaíso, el corto tiempo preciso para que desembarcase el vizconde de Espinville que venía investido con el carácter de vice-cónsul, pues, por aque- llos tiempos, Inglaterra y Francia no acreditaban ministros cer- ca de las nacientes repúblicas americanas sino Cónsules ge- nerales, á los que auxiliaba un vice-cónsul ó canciller. La Mosellc continuó su viaje para el Callao conduciendo también á monsieur de Saillard, vice-cónsul nombrado i ara el Perú.
El sólo nombre de Lope de Aguirrc aterroriza. Fecundísimo en crímenes y en malvados fué i ara el Perú el siglo XVI. No parece sino que España hubiera abierto las puertas de los presidios y que, escapados sus moradores, se dieron cita para estas regiones.
Las condecoraciones del Gran Mariscal fueron »vendidas por el señor de Angelis, €fn 1852, al doctor Lama, »quien las conserva hoy en su valiosa colección de medallas «americanas.» En 1835 publicó Luzuriaga, en Buenos Aires, un folleto do- cumentado sobre los motivos que tuvo i ara hacer dimisión del mando de la provincia de Cuyo y afiliarse con San Martín en la expedición libertadora que vino al Prú.
Sucedido de actualidad y que con el correr del tiempo dará tela para una tradición.) Há más de un cuarto de siglo que, por malos de mis pe- cados, que deben ser muchos y gordos, tuve un litigio judi- cial con el que, á pesar de haber alcanzado, tras no pocos meses de brega, sentencia favorable, quedé escarmentado pnra no meterme en otro. Tengo j ara mí que es peor que maldi- ción de gitano eso de andar á tornas y vueltas con el papel sellado.
Concluida la fiesta religiosa, pasó toda la comitiva al Palacio Nacional; y en el salón del Ejecutivo, donde se colocó con guardia de honor el ara en que figura el acta de la Independencia de Centro-América, se leyó previamente dicha acta para recordar á todos el bien recibido y los Próceres que alcanzaron nuestra libertad y autonomía; y en seguida, ocupando la tribuna el orador oficial Señor Lic.
Cuánto una ayuna ara ansía el piadoso crúor, lo aprendió Laodamía al perder a su marido, 80 de su esposo nuevo antes obligada a renunciar al cuello de que llegando uno, y de vuelta otro invierno, en noches largas su ávido amor hubiese saturado, para poder vivir, truncado su matrimonio: lo cual, sabían las Parcas, que no largo tiempo distaba 85 si de soldado marchara a los muros ilíacos.
Apuntes históricos, 1880 Cartafueyos D'Asturies, 1884 Ara inscripcional de Santa María del Naranco, 1884 Compilación de las leyes y demás disposiciones relativas a la conservación de los objetos artísticos e históricos, 1884 Saber popular: Folklore asturiano, 1884 Reseña histórica de la Sociedad Económica de Amigos del País de Asturias, 1886 Noticias biográficas de D.