ACUDE


Búsquedas relacionadas con ACUDE: acudir
Traducciones

ACUDE

SF ABR =Asociación de Consumidores y Usuarios de España
Ejemplos ?
Mozo, mozoo, mozooo... -Mándeme usted, don Tadeo -responde un camarero ya entrado en años que acude andando con más flema que un alemán.
- te cupo ser astro de mi desdoro; yo te abomino y te adoro y de rodillas te escupo! Acude a mi desventura con tu electrosis de té, en la luna de Astarté que auspicia tu desventura...
En cuanto a la contaminación y específicamente en lo que se refriere a la basura, los avances no son lo que los habitantes del Distrito Federal comprobamos todos los días, sobre todo en las colonias apartadas del siempre pulido primer cuadro de la ciudad. Tan es así, que la familia misma del regente acude a extraños y originales procedimientos para deshacerse de la basura.
Que habia en mí mas que un hombre, »Y que iba unida á mi nombre »Mi sagrada dignidad?» ---«No, (gritaba el moribundo) »No á mi esa cuenta me pidas: »La ley cortó vuestras vidas »Acude á quien la dictó.
Mas, cuando del peligro en que se emplea el príncipe Zerbín la nueva escucha, que solo a pie entre gente cirenea, desamparado de sus tropas, lucha; vuelve el caballo, y a la arena acude do, huyendo el escocés, la lucha elude.
Al verde Ida agitado acude, presuroso el pie, el coro: 30 furibunda a la vez, anhelante, errante avanza, de aliento carente, acompañada de su tímpano, Atis, por los opacos bosques conductora, igual que una novilla que evita el peso, indómita, del yugo; rápidas, a su conductora de apresurado pie siguen las galas.
Cuanto nuevas ocasiones imaginan los mancebos, tanto el tutor halla nuevos estorbos y precauciones. Si abre la niña una reja y el aya avizor elude, luego a cerrársela acude la cócora de la vieja.
En esto, a las voces de Costanza salió a los corredores la Argüello, con otras dos mocetonas, también criadas de casa, de quien se dice que eran gallegas; y el haber tantas lo requería la mucha gente que acude a la posada del Sevillano, que es una de las mejores y más frecuentadas que hay en Toledo.
Si, como ahora sucede, es el soberano quien las produce, ¿quién le pone tasa, a qué tribunal se acude en demanda de la reparación que la justicia reclama?».
¡Pues bien!, siguió diciendo Sócrates, ¿no sabes lo que le sucede a los amantes cuando ven una lira, un vestido o algo de lo que sus amores tienen la costumbre de servirse? Pues reconociendo esta lira acude en seguida a su pensamiento la imagen de aquel a quien pertenece.
Para conseguirlo —atendiendo por otra parte a cumplir las consignas de Unidad, Libertad y Grandeza de España— acude al plano de lo social con la voluntad de poner la riqueza al servicio del pueblo español subordinando la economía a su política.
Es uno a hierro y fuego el que destruye, y todo el pueblo con espanto huye.» Como el que vez primera oye el tumulto y el repicar de la campana terca, y ve el fuego a ninguno más oculto sino es a él, que toca más de cerca; así Carlos escucha el nuevo insulto, y ve el estrago dentro de la cerca; y tan mal sufre tal que con su gente; acude al ruido y al clamor que siente.