-mienta

-mienta

 
Sufijo de algunos nombres originariamente colectivos: herramienta.
Ejemplos ?
Monta a caballo y atropella con gracia a la gente de a pie; habla el francés, el inglés y el italiano; saluda en una lengua, contesta en otra, cita en las tres; sabe casi de memoria a Paul de Kock, ha leído a Walter Scott, a D’Arlincourt, a Cooper, no ignora a Voltaire, cita a Pigault-Lebrun, mienta a Ariosto y habla con desenfado de los poetas y del teatro.
-Así es la verdad -respondieron ellas-, pero no se lo mentemos, ni le digamos nada, si él no nos lo mienta; ¿qué sabemos si quiere encubrirse?
El gobierno se instituye para proteger todos los tipos de propiedad, tanto la que constituyen los derechos individuales como la que mienta el término «propiedad» en su acepción particular.
«Concordia tal, de la del cielo emblema, ha de enlazar a todos los Peruanos, que de sus armas ya no mienta el lema, y sean todos con verdad hermanos firme estado fundando que no tema extranjeros audaces ni tiranos, cuya amistad y alianza Europa pida, hoy con él tan injusta y engreída.
Igual pago se le establecerá al aspirante que, en perjuicio económico de la UES, mienta, oculte o tergiverse datos en la presentación de la declaración jurada a que se refiere el presente artículo.
17 Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente á los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento; 18 Para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo, los que nos acogemos á trabarnos de la esperanza propuesta: 19 La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que entra hasta dentro del velo; 20 Donde entró por nosotros como precursor Jesús, hecho Pontífice eternalmente según el orden de Melchîsedec.
Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, afirma que sólo hay dos cosas esenciales que mueven al hombre, á saber: mantenencia, y otra que no me atreveré á mentar, aunque el Arcipreste la mienta, escudado con Aristóteles: ::Si lo dixiese de mio, seria de culpar; ::Dícelo grand filósofo; non so yo de reptar.
18 Entonces él tomó su parábola, y dijo: Balac, levántate y oye; Escucha mis palabras, hijo de Zippor: 19 Dios no es hombre, para que mienta; Ni hijo de hombre para que se arrepienta: El dijo, ¿y no hará?; Habló, ¿y no lo ejecutará?
Colocado de nuevo ante una semilla, una herra­mienta, Morán debía acto continuo escarbar la tierra y buscar con los ojos la piedra de afilar, porque tal era el instinto racial de su naturaleza.
¡Lance ya el bronce el imitado trueno y la ignea bala, de matar sedienta; y en aire a trueno y rayo tan ajeno rayos y truenos el cañón hoy mienta, y en un mar tan pacífico y sereno forme el combate artificial tormenta; y cambie en negra noche el claro día el humo de tronante artillería!
Y el que no aflojaba a uaides en crudaso y terutero, jue a golpiarse con su apero hasta la gran Güenos Aires; diciendo que por desaires de su pago se había alsao; mienta criollaso a otro lao, cuente lo que ha sucedido, que en el Rincón jue vencido don Másimo y redotao.
Sólo un hijo brotado en genital abrazo sin placeres egoístas de los sexos rebajados. Sólo un hombre que no mienta tras el logro de mandar a los demás a sangre y oro.