Ejemplos ?
Sea obedecida la orden poner tejas en las Casas de algunos Vecinos y los Conventos de la Ciudad como lo estipulan las Ordenanzas.- Y, luego, propuso el Procurador General que este Cabildo es patrón del Hospital de esta Ciudad, que hoy se está fabricando con costa de más de diez mil pesos, y que por estar la Ciudad llena de paja y bijao con que será mas fácil se queme todo y se pierda y, especialmente, las casas de Ana de Vera, Blas de Vera, Joan Suarez de Solís y el Tesorero Gabriel de Linares, y que esto se dé en remediar.
Y, habiéndolo entendido este Cabildo, dijeron que se notifique a los dichos Tesorero Gabriel de Linares, Blas de Vera, Ana de Vera y Juan Suarez de Solís, cobijen sus casas de teja dentro de dos meses de la notificación, con apercibimiento que se les descobijaran a su costa y no se dejaran cubrirlas de paja ni bijao, so pena de cincuenta pesos para la dicha fabrica, en que, desde luego, les condena este Cabildo, no cobijando de teja.
Y el Teniente de la Caballería Don Juan Pacheco, pidió solar para sí y para el Alférez Don Juan de Castro; y para Doña Ana de Vargas Machuca; para Don Fernando Pacheco de Carranza y para Doña Baltazara Vargas Machuca; y para Doña Jerónima de Solís; y para Doña Elvira de Solís; y para Antonio de Solís, para Doña Francisca de Solís, su hermana, y para Joseph de Alvarado.
Y por más que a la rectora alaba, y a las novicias, y a la que el órgano toca, y a las que cantan en coro, y a la salmista que entona, y hasta a la vieja beata que afuera pide limosna, es inútil su destreza, nada adelanta ni logra: siempre a sacar viene en limpio noticias que no le importan: la novena de Santa Ana, el sermón del padre Acosta, la nueva casulla verde, la falda de Santa Rosa, cosas de que gusta el padre, que es viejo y que tiene gota, pero que al hijo concluyen por remontarle la cólera, y al cabo sale diciendo: «¡Bruja condenada y chocha, que nunca responde acorde ni dice cosa con cosa!» Desistió, pues, del empeño, mas fue temporada corta, merced a un nuevo incidente que al cabo picó en historia.
190 Y perdonad, que a hacer vuelvo diligencias no excusadas en tal caso. Vanse los Embozados. Ana: …………¿Qué es aquesto? Celia, a aquesos hombres llama que lleven esta mujer, que no estoy acostumbrada a oír estas liviandades.
Ana: (A lástima me ha movido su belleza y su desgracia. Bien dice mi hermano, Celia.) Celia: (Es belleza sobrehumana; y si está así en la tormenta ¿cómo estará en la bonanza?) ........
220 Ana: Alzad del suelo, señora, y perdonad si turbada del repentino suceso poco atenta y cortesana me he mostrado, que ignorar quién sois, pudo dar la causa a la extrañeza; mas ya vuestra persona gallarda informa en vuestro favor, de suerte que toda el alma........
Leonor: ¡Déjame besar tus plantas, bella deidad, cuyo templo, cuyo culto, cuyas aras, de mi deshecha fortuna son el asilo! Ana: …………Levanta, y cuéntame qué sucesos a tal desdicha te arrastran, aunque, si eres tan hermosa, no es mucho ser desdichada.
250 pues son tales los indicios que tengo de estar culpada, que por culpables que sean son más decentes sus causas; y así, escúchame. Ana: ………………El silencio te responda.
540 sin crédito, sin honor, sin consuelo, sin descanso, sin aliento, sin alivio, y finalmente esperando la ejecución de mi muerte en la sentencia de Carlos. Ana: (Aparte).
La Cámara Primera de lo Laboral conocerá de los asuntos de trabajo ventilados en los Juzgados Primero y Segundo de lo Laboral de la ciudad de San Salvador y en los Juzgados de los departamentos de Santa Ana, Sonsonate y Ahuachapán.
Menos mal, pensábamos que tendríamos que esperar los camiones antimotines para tener agua. Ana María cuenta que la lluvia viene de las nubes que se pelean en lo alto de las montañas.