-amen

-amen

 
Sufijo de nombres latinos, como certamen, y de algunos derivados españoles de significación colectiva: maderamen, botamen.
Traducciones

-amen


V Aspects of Word Formation in Spanish 2
Ejemplos ?
Sócrates: ¿No estamos también de acuerdo, en que lo que es amable a los dioses, no lo es porque ellos lo amen, y que no es cierto decir que ellos lo aman porque es amable?
96 Si algo a los mudos sepulcros grato y acepto acaecer, Calvo, de nuestro dolor puede, por la nostalgia con que renovamos los viejos amores, y aun, otrora perdidas, lloramos las amistades, ciertamente no tan gran dolor por su muerte inmadura tiene Quintilia, cuanto se goza del amor tuyo. 97 No –así los dioses me amen– que algo importaba, pensé, si la boca o el culo yo le oliera a Emilio.
Respetuoso de las opiniones de los demás, al asumir el Poder declaramos nuestra decisión invariable de mantener la concordia entre los mexicanos que amen verdaderamente a la patria y laboren por mejorar sus destinos.
Ya es mi manía: decid a vuestros niños, ya sin su abuelo, que esta poesía es su muerto abuelito quien se la envía… ¡De allá, del cielo!… Tal vez ni ellos me vean ni yo les vea nunca: pero que me amen: esa es mi idea.
Tal vez esto os parezca sueño de un loco… de nadie mis chocheces en mal redundan: a él no le conocieron ni a mí tampoco: que nos identifiquen, que nos confundan: que me amen vuestros niños: y cuando lleguen a ser ya grandecitos, cuando pregunten su historia y de saberla derecho aleguen, que los datos y señas delos dos junten; que cuando de su abuelo sepan la historia con la mía la fundan en su memoria: que cuando de él lindezas y bien les digan, que con él me recuerden y me bendigan, y cuando por él recen al acostarse, que también por mí recen cuenta sin darse; mi poesía que aprendan cuando crezcan Pepe y María.
Durante casi todo lo que va del siglo XX, en un afán obsesivo por lograr que los alumnos “amen” la lectura, el enfoque lecturista de la clase de español pasó a primer término.
III Ruega, hija, por tus hermanos, los que contigo crecieron, y un mismo seno exprimieron, y un mismo techo abrigó. Ni por los que te amen sólo el favor del cielo implores: por justos y pecadores, Cristo en la Cruz expiró.
El ingenio no consiste en decir cosas nuevas, maravillosas y nunca oídas, sino en eternizar, en formular las verdades más sabidas; que dos amantes se amen y muera uno por otro es efectivamente idea tan poco nueva, que apenas hay comedia, anécdota o cuento cuya intriga no gire sobre la exageración o los excesos del amor; pero el ingenio no está en el asunto sino en el autor que le trata; si en el asunto pudiera estar, la comedia de Montalbán que trata la misma tradición hubiera sido buena, o mala la de Hartzenbusch.
La Madre Gloriosa de los çielos reyna, La que fue a Teofilo tan prestable mediçina, Ella nos sea guarda en esta luz mezquina, Que caer non podamos en la mala ruina. Amen.
Y aun hacen mejor las ciudades donde solamente se casan las doncellas, y una vez sola se cumple y pasa con el deseo y esperanza de ser casada; de manera que, como no tienen más de un cuerpo y una vida, así no han de tener más de un marido, para que no tengan más pensamiento -de casarse-, ni más deseo -de ello-, y que no le amen como a marido, sino como a matrimonio.
No son, pues, ya dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre.» Es, pues, indudable que desde el principio fueron creados los dos sexos en dos seres distintos, como ahora existen, y que se les llama un solo hombre o por la unión del matrimonio o a causa del origen de la mujer, formada del costado del hombre; origen que aprovecha el Apóstol para recomendar que los hombres amen a sus mujeres.
Esta indormia dizqu'era d'esta moda: que mi Dios echaba al mundo treinta y tres mil millones de cuerpos, y qu'esos cuerpos les metían adentro las almas que sacó Peralta de los profundos infiernos; y qu'estas almas, manque los taitas de los cuerpos creyeran qu'eran pal Cielo, ya'staban condenadas desde en vida; y que por eso no les alcanzaba el santo bautismo, porque ya la gracia de mi Dios no les valía, aunque el bautismo fuera de verdá; y que se morían los cuerpos, y volvían las almas a otros, y después a otros, y seguía la misma fiesta hasta el día del juicio; que di ai pendelante las ponían a voltiar en rueda en redondo del Infierno por secula seculorum amen.