-ía

-ía

1. suf. Componente de palabra que forma sustantivos y que indica situación, estado de ánimo o condición cercanía; villanía.
2. Componente de sustantivos que indica actitud o acto propio de majadería; zalamería.
3. Componente de sustantivos que expresa dignidad, jurisdicción, oficio o lugar donde éste se ejerce librería; abogacía.

-ía

 
Sufijo de sustantivos griegos y castellanos: astronomía. Añadido a nombres denota dignidad o empleo y, por ext., el territorio sobre el que se extiende aquella: alcaldía.
Traducciones

-ía

-ei

-ía

-ie
Ejemplos ?
Aplicado a quiza, sería túnica con cola. Raçión. Cuenta. Radío, ía. Errado, perdido. Rafes. Lo mismo que rafez por vil, despreciable.
Un modo nuevo aparece, el condicional (atestiguado por primera vez en una lengua románica en la Secuencia de Santa Eulalia, construido a partir del infinitivo (a veces modificado) seguido de las desinencias del imperfecto: vivir + -ía genera “viviría” en español, asturiano, gallego y portugués, así “vivrais” en francés, “viuriá” en occitano, “viuria” en catalán.
A notar algunas de las modificaciones de la raíz: “haber + ía” “habría” y no “habería” o devoir + ais devrais y no devoirais. De igual manera, el futuro clásico es abandonado por una formación comparable a la del condicional, es decir, el infinitivo seguido del verbo haber (o precedido, como en el caso sardo): así cantare habeo ('yo he de cantar') da “cantaré” en español y catalán, cantarai en occitano, cantarei en gallego y portugués, je chanterai en francés, etc.
Esta señora formó una compañía industrial junto con su esposo, Manuel Bernáldez Pizarro, y don Rafael de Rodas Hoyos, "Rodas, Bernáldez y C. ía ".
Moreno de Alba, muestra que México ha seguido también ese patrón: El español de México difiere del español general y particularmente en el uso de ciertos determinantes indefinidos, o las expresiones sin determinante son más frecuentes en México que en otras áreas:: ¡Si no soy perro!:'¡No soy un perro!': Es ladrona:'Es una ladrona' Sin embargo, al igual que el español de América tiende a usar artículo determinado cuando en español de España no aparece, debido a que en Galicia sí se dice:: Me salí de la casa:'Me fui de casa':'Funme da casa' (da de + la) En conjugaciones, de manera no normalizada, algunos verbos terminados en -iar presentan ruptura de diptongo en su conjugación en el presente del indicativo, terminando en ía o en ío...
case, manuque, autuvíe, eses vaques, Cantabrie, Selaye… Desarrollo de "y" antihiática. Principalmente en los grupos –íu, –uí, –éa (cuando está acentuada la –e) y, en menor medida –ee, –eí, –ía o –iá.
También los derivados participiales suelen sustantivarse (acusado, invitado) y -ón / -ona suele formar nombres de persona en sentido peyorativo (criticón, faltona) La derivación nominal de conjunto o colectiva usa los sufijos -ía, -ería / -erío, -ario, -ero / -era, -ar y -al y -edo / -eda, entre otras.
moverle no es "mover algo para alguien" sino "hacer la acción de mover"). Ía Navarro Ibarra (2009) Predicados complejos con LE en español mexicano, MS.
44-48) distingue cuatro grupos de sufijación nominal: La derivación nominal de acción y efecto son -ción (y sus variantes -ión, -sión y -zón; -miento; -(a)je; -dura (y su variante -tura) y los sufijos vocálicos átonos -a, -e y -o (pesca, abono, corte); los sufijos -ón, -ada y -azo, que denotan golpes y movimientos violentos: (agarrón, cuchillada, puñetazo...); -ido, que designa sonidos intensos y a veces característicos de ciertos animales: (silbido, aullido, bufido, graznido, ladrido, mugido...) y derivados participiales, casi siempre con el significado de "efecto" (salida, llamada, caída) La derivación nominal de cualidad, estado y condición se forma a partir de bases adjetivas y nominales: -dad, -ez y -eza, -ura, -ía, -ería, -anza y -encia e -ismo.
Y a esto el dicho tenyente estaba en su casa arriba que se había apeado, e (de re)torno e desçendio e caualgó en su cauallo; e ya ha(b)ía llegado el dicho Obregón e fablo / habló con el dicho tenyente en su casa arriba...
II Cuando Luzbel, que era un ángel muy guapote y engreído, armó en el cielo la primera trifulca revolucionaria de que hace mención la Historia, el Señor, sin andarse con proclamas ni decretos suspendiendo garantías individuales ó declarando á la corte celestial y sus alrededores en estado de sitio, le aplicó tan soberano puntapié en salva ía parte, que rodando de estrella en estrella y de astro en astro, vino el muy faccioso, insurgente y montonero, á caer en este planeta que astrónomos y geógrafos bautizaron con el nombre de Tierra.
Nuestra manera de ser y nuestras aspiraciones son más ideales. Decimos, como los enemigos de ía cerveza, que hartas amarguras hay en la vida para saborear una más.