áspid

(redireccionado de áspides)
También se encuentra en: Sinónimos.

áspid

(Del lat. aspis < gr. aspis.)
s. m. ZOOLOGÍA Reptil ofidio del género de las víboras que se distingue por su hocico dirigido hacia arriba y la cabeza ancha y triangular.
NOTA: También se escribe: áspide
Sinónimos
Traducciones

áspid

viper, adder, asp

áspid

aspide, biscia

áspid

ASP

áspid

ASP

áspid

ASP

áspid

ASP

áspid

آسيا والمحيط الهادئ

áspid

ASP

áspid

ASP

áspid

ASP

áspid

SM áspide SMasp
Ejemplos ?
Si arrebatado merecí algún día tu dictamen, Euterpe, soberano, bese el corvo marfil hoy de esta mía sonante lira tu divina mano; émula de las trompas su armonía, el Séptimo Tríón de nieves cano, la adusta Libia sorda aun más lo sienta que los áspides fríos que alimenta.
Y ante el claro matizar de sus siluetas viviré nuevamente las distancias y sin rencores áspides y sin dolores ácidos y sin temores áridos agrandaré la fogata de mi carne para vivir amante de tu rostro fusionado al mío con el soporte de él… con tu sexo incrustado en el de ella y el mío en tu sed… con sus senos compartidos, ambidiestros mientras manos volátiles de hembra mueven nuestros fuegos túrgidos de machos… y en el exceso de nuestros dedos sentir la ondulación de sus entrañas al impacto de tanto semen.
12 Si el mal se endulzó en su boca, Si lo ocultaba debajo de su lengua; 13 Si le parecía bien, y no lo dejaba, Mas antes lo detenía entre su paladar; 14 Su comida se mudará en sus entrañas, Hiel de áspides será dentro de él.
15 Devoró riquezas, mas vomitarálas; De su vientre las sacará Dios. 16 Veneno de áspides chupará; Matarálo lengua de víbora. 17 No verá los arroyos, los ríos, Los torrentes de miel y de manteca.
32 Porque de la vid de Sodoma es la vid de ellos, Y de los sarmientos de Gomorra: Las uvas de ellos son uvas ponzoñosas, Racimos muy amargos tienen. 33 Veneno de dragones es su vino, Y ponzoña cruel de áspides.
10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda, No hay quien busque á Dios; 12 Todos se apartaron, á una fueron hechos inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni aun uno: 13 Sepulcro abierto es su garganta; Con sus lenguas tratan engañosamente; Veneno de áspides está debajo de sus labios; 14 Cuya boca está llena de maledicencia y de amargura; 15 Sus pies son ligeros á derramar sangre; 16 Quebrantamiento y desventura hay en sus caminos; 17 Y camino de paz no conocieron: 18 No hay temor de Dios delante de sus ojos.
y cuando el Juez se siente, lo oculto quedará evidente -palimsesto sin olvidos- y todos los castigos lloverán sin más clemencia quemando a los perversos, engreídos poderosos e insolentes que nunca sintieron compasión por las miserias que ellos mismos causaron en su imperio de tarántulas y áspides.
Recorrieron los fugitivos parte de la inmensa feria, incansables, y mientras el anciano miraba uno a uno todos los puestos, con ojos de investigación utilitaria, buscando algo en que emplear la moneda del niño, la madre, menos práctica tal vez, soñadora, y afectada de inmensa ternura, buscaba algún objeto que sirviera para recreo de la criatura, una frivolidad, un juguete en fin, que juguetes han existido en todo tiempo, y en el antiguo Egipto enredaban los niños con pirámides de piezas constructivas, con esfinges y obeliscos monísimos, y caimanes, áspides de mentirijillas, serpientes, ánades y demonios coronados.
A pesar luego de áspides volantes, sombra del Sol y tósigo del viento, 420 de Caribes flechados, sus banderas siempre gloriosas, siempre tremolantes, rompieron los que armó de plumas ciento Lestrigones el istmo, aladas fieras; el istmo que al Océano divide, 425 y, sierpe de cristal, juntar le impide la cabeza, del Norte coronada, con la que ilustra el Sur cola escamada de antárticas estrellas.
Mas se templó su furia cuando apenas le quedaba una de sus naves libre del incendio, y su ánimo turbado por el vino Mareótico, sumióse en honda postración al llegar César de las costas de Italia, incitando a sus remeros, como el gavilán se precipita sobre la tímida paloma, o el presto cazador sigue la liebre por los campos nevados de Tesalia, para sujetar en cadenas al monsfruo fatal que, anhelante de una muerte generosa, ni temió como mujer el filo de la espada, ni quiso resguardar en puerto seguro su fugitiva escuadra; antes con impávido rostro y sin igual fortaleza, oso visitar su palacio lleno de consternación y coger los ponzoñosos áspides y aplicárselos al cuerpo que había de absorber su veneno...
925 Próspera, al fin, mas no espumosa tanto vuestra fortuna sea, que alimenten la invidia en nuestra aldea áspides más que en la región del llanto.
Constante grito en un circo de pan y de reventas, que sean cual son, no como deben Mejor callarse en el punto eléctrico de los neutrones de la venganza. Serpentario de benditos, eso se dicen, nidos de áspides, cobras, corales, y pitones.