árido

(redireccionado de árida)

árido, a

(Del lat. aridus < arere, estar seco.)
1. adj. Se aplica al terreno que es seco los áridos campos de Castilla.
2. Que no es ameno la lectura de este libro es muy árida. ameno
3. s. m. pl. AGRICULTURA Granos, legumbres y frutos secos a los que se pueden aplicar medidas de capacidad.
4. CONSTRUCCIÓN Conjunto de grava, gravilla y arena de morteros y hormigones a los áridos se les añade cemento y agua para obtener el hormigón.

árido, -da

 
adj. Seco, estéril.
fig.Falto de amenidad.
m. pl. Granos, legumbres y otros frutos secos a los que se aplican medidas de capacidad.
En el hormigón, la grava y la arena mezclados.

árido, -da

('aɾiðo, -ða)
abreviación
1. zona o clima que es desértico paisaje árido
2. que es tedioso y complejo lecciones áridas

árido, -da

(ˈaɾiðo, -da)
abreviación
1. lugar o clima seco, que no tiene humedad En un suelo árido no es fácil cultivar.
2. ameno que es difícil de entender y no divierte Es un libro árido, no te lo recomiendo para las vacaciones.

árido, -da

('aɾiðo, -ða)
abreviación
1. zona o clima que es desértico paisaje árido
2. que es tedioso y complejo lecciones áridas

árido, -da

(ˈaɾiðo, -da)
abreviación
1. lugar o clima seco, que no tiene humedad En un suelo árido no es fácil cultivar.
2. ameno que es difícil de entender y no divierte Es un libro árido, no te lo recomiendo para las vacaciones.
Traducciones

árido

aride

árido

arid, karg

árido

árido

árido

aride

árido

άνυδρες

árido

сухите

árido

干旱

árido

乾旱

árido

tørre

árido

แห้งแล้ง

árido

A. ADJarid, dry
B. SM
1. áridos (Com) → dry goods
medida para áridosdry measure
2. (= hormigón) → sand and cement
Ejemplos ?
En medio de estas Cordilleras, de naturaleza accidentada, a veces árida...
En lírico homenaje, como Titania y Oberón por la selva, atraviesan nuestra árida existencia nacional, fabricando inverosimilitud.
Cardó pone en duda que Cicerón dijera esto pues, quizá en sentido irónico, ya que lo que decía era que no quería perder su tiempo leyendo a los líricos) en la misma cuenta ponía a los dialécticos; la ignorancia de los cuales es más árida.
ran aún los agitados días En que mi juventud abandonada Adivinó tal vez horas impías Entre el crespón de la insondable nada; Cuando con ojo avaro y penetrante, Aun no poeta, el porvenir medita El niño, y ve pasarlo por delante Árida nada que su sed irrita; Cuando el nombre del niño no es un nombre, Cuando la idea informe no es idea, Y en el alma del niño nace el hombre Que idea y nombre se conquista y crea; Entonces, de la vida en el vacío, Soñé un bello fantasma que rodaba: Gota brillante y fresca de rocío En flor que brota entre pajiza lava.
Triste existencia... Estéril jardín... —repite lo de siempre—. ¡Árida montaña de dolores...! —¡Ya filósofo! Ve a tu casa a curártela, mano...
Casi no había uno solo de los nuestros que no hubiera perdido a sus padrecitos, a sus madrecitas, a sus hermanitos, a sus familiares y amigos. Cada uno se sentía desolado y como perdido en una árida llanura.
- carraspeó el Ratón con aires de importancia-, ¿Estáis preparados? Esta es la historia más árida y por tanto más seca que conozco.
Los personajes de Volanterías que Domínguez Hidalgo, ¿imaginador fantasioso?, la faceta que de él, tan versátil, se abre a la literatura, nos presenta en su peculiar estilo intermitente, son acaso quienes fueron arrojados a la vorágine de lo deshumanizado, a la peor pobreza, la de espíritu. Seres de "vida monótona, carentes de belleza. Triste existencia, estéril jardín. Árida montaña de dolores"... "los olvidados".
Descripción de la Zona Occidental Costanera. Subzona de los Manglares y Salitrales, pertenecientes a la región árida de la Costa Subzona de las Sabanas y Tembladeras.
Los troncos añosos, el bárbaro empuje resisten apenas con secos gruñidos, de bosques y prados la suerte lamentan: Pared piedrecillas de la árida playa, sabeis, revoltosas, a dónde se os lleva?
Pero será grande mi pesar oh Menelao, si mueres y llegas al término fatal de tu vida, y he de volver con oprobio a la árida Argos, porque los aqueos se acordarán en seguida de su tierra patria, dejaremos como trofeo en poder de Príamo y de los troyanos a la argiva Helena, y sus huesos se pudrirán en Troya a causa de una empresa no llevada a cumplimiento.
Su estadía allí terminó bien pronto: un caballerizo se presentó con un rollo de cuerdas debajo del brazo y yendo en derechura hacia él, lo ató por el cuello y, tirando del ronzal, tomó seguido del caballo la carretera cuya negra cinta iba a perderse en la abrasada llanura que dilataba por todas partes su árida superficie hacia el límite del horizonte.