ánima

(redireccionado de ánimas)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con ánimas: aminas

ánima

(Del lat. anima, aire, aliento, alma.)
1. s. f. Alma, en especial la de los difuntos las ánimas poblaban nuestra memoria; le llegó al ánima aquella humillación.
2. Alma, hueco de algunas cosas, en especial el de las armas de fuego.
3. ánima bendita o del purgatorio RELIGIÓN Alma que pena en el purgatorio antes de ir a la gloria, según la doctrina católica.

ánima

 
f. Alma.
Alma que pena en el purgatorio.
pl. Toque de campanas en las iglesias a cierta hora de la noche, con que se invita a orar a Dios por las ánimas del Purgatorio.
Hora a que se tocan las campanas para el mencionado fin.

ánima

('anima)
sustantivo femenino
1. religión espíritu de una persona fallecida que pena en el purgatorio El ánima representa la espiritualidad del hombre.
2. orificio del cañón de las armas de fuego armas de fuego de ánima lisa

ánima


sustantivo femenino plural
religión campanada de una iglesia invitando a orar por las almas del purgatorio y hora de la misma Vamos a la iglesia, es hora de ánimas.
Sinónimos
Traducciones

ánima

soul

ánima

anima

ánima

Anima

ánima

anima

ánima

Anima

ánima

Anima

ánima

Anima

ánima

Анима

ánima

ánima

ánima

Anima

ánima

Anima

ánima

Anima

ánima

SF
1. (Rel) → soul
las ánimas (= oración) → the Angelus sing
ánima bendita, ánima del purgatorio, ánima en penasoul in purgatory
2. (Mil) → bore
3. (Cono Sur) (= santuario) → wayside shrine
Ejemplos ?
Así que ya lo sabes. Estás en un bosque sacro, en el jardín de lo divino, paraíso de las ánimas bendecidas. El ombligo de las epifanías.
Tembló al oír el grito del búho, el pájaro de la desgracia, y se estremeció viendo las estrellas deslizarse en el cielo, pues las estrellas fugaces, le habían contado, eran las ánimas de los muertos que se dirigían al otro mundo.
Tú puedes acabar con nuestros tormentos; nosotros somos ánimas en pena condenadas a bailar y a cantar desde la medianoche hasta el día, y así seguiremos hasta que seamos capaces de entonar un cántico de alabanza al Señor.
Luego tomó la mano de una de aquellas ánimas en pena y se puso a cantar: Entonces todas aquellas ánimas, llenas de alegría, se pusieron a bailar con más animación, repitiendo lo que Isabeau acababa de enseñarles.
¿Qué hay? ¿Quién te sigue? TERESA. Las ánimas del infierno... Las del purgatorio... No sé cuáles; pero las veo, las oigo.... PEDRO .
-Pero si es que yo no sé lo que hoy le pasa a este bicho. ¡Si este animal tira más que la «yunta de las ánimas»! -Pos déjala que escanse una miaja, y tan y mientras jecharemos un cigarro.
Mucho quiero a ese pobre hijo que se va a ir por ese mundo; pero antes que verle mañana sin religión, olvidado de su familia y de su tierra (Dios me perdone si en ello ofendo), quisiera la noticia de que se había muerto. -Vaya, Nisca, que hoy te da el naipe para sermones de ánimas...
-Pues, de aquí adelante -respondió Monipodio-, quiero y es mi voluntad que vos, Rincón, os llaméis Rinconete, y vos, Cortado, Cortadillo, que son nombres que asientan como de molde a vuestra edad y a nuestras ordenanzas, debajo de las cuales cae tener necesidad de saber el nombre de los padres de nuestros cofrades, porque tenemos de costumbre de hacer decir cada año ciertas misas por las ánimas de nuestros difuntos y bienhechores...
Cuando llegó al lugar en el que se había dormido tres días antes era casi la media noche. De repente se le aparecieron las ánimas en pena, que la rodearon exclamando: - ¡Anda!
- ¡Añádele algo tú, añade algo más, Isabeau! ─exclamaron todas las ánimas. Entonces cantó la joven: Y las pequeñas ánimas, embelesadas, se pusieron a bailar hasta que se hizo de día.
A medida que yo crecía, crecían también los cuentos y relatos de Frutos, sin faltar los ejemplos y milagros de santos y ánimas benditas, materia en que tenía grande erudición; e íbame aficionando tanto a aquello, que no apetecía sino oír y oír.
Primero que llegase a un pueblo que llaman Cañaribamba, doce leguas de allí, hice juntar la gente, para examinar y confirmar. Pedí el padrón de los indios que tenía, y danme seiscientos y tantos tributarios y dos mil y ciento y tantas ánimas.