ágil

(redireccionado de ágiles)

ágil

(Del lat. agilis < agere, hacer, obrar.)
1. adj. Que se mueve con ligereza y facilidad. pesado
2. Que es ligero o rápido. pesado

ágil

 
adj. Ligero, expedito, pronto, desembarazado.

ágil

(ˈaxil)
abreviación
1. que se mueve con facilidad y rapidez un ágil deportista
2. que se hace rápidamente y con eficiencia un servicio ágil
3. torpe que entiende o aprende con rapidez y sin esfuerzo mente ágil
Sinónimos

ágil

adjetivo
1 (movimiento) rápido, ligero, vivo, vivaz, suelto.
2 (pensamiento, expresión) fluido, fácil, natural, claro, ligero. torpe.
Traducciones

ágil

agile

ágil

Agile

ágil

ágil

ágil

敏捷

ágil

敏捷

ágil

Agilní

ágil

Agile

ágil

アジャイル

ágil

민첩한

ágil

ADJ (= ligero) → agile, nimble; (= flexible) → flexible, adaptable

ágil

adj agile
Ejemplos ?
Se considerarán las mayores facilidades posibles para la inclusión de personas en movilidad y mecanismos ágiles de acreditación de estudios.
«La Muñeca», nombre con el cual no sabemos por qué hubieron de bautizar la nueva Pescadería, brillaba a los abrasadores rayos del sol con sus edificios de madera casi todos y pintarrajeados de los más vivos colores, adaptados en su mayoría y del modo más caprichoso y pintoresco a las exigencias de la industria; acá y acullá, bajo los amplios cobertizos, mozos atezados llenaban unos los serones de pescado que colocaban entre verdes hojas de palma; en tanto otros, bañaban en tinte de pino las larguísimas redes; los más viejos y menos ágiles...
La implementación de ambas leyes permitirá que los costarricenses puedan hacer valer ante la administración su derecho a contar con trámites ágiles y racionales.
Los ayuntamientos, con la intervención del Ejecutivo del Estado, podrán entre sí o con los de otras entidades, convenir la prestación de servicios o la realización de obras en sus territorios cuando éstos constituyan una continuidad geográfica, mediante acuerdos que establezcan instrumentos y mecanismos ágiles y sencillos para tales finalidades.
El tacto goza al acariciar el velludo terciopelo de las grandes hojas, el oído parece mecerse con el arrullo de la cascada lejana, con el gotear del surtidor, desgranándose en un continuo esparcimiento de perlas, con los mil ruidos misteriosos de la corteza que estalla en el tronco, de la yema que rompe su envoltura, de la hoja que cae y voltea entre las piedrecitas de la avenida del insecto que zumba, del sapo que chapotea en el agua verdosa, moviendo sus ágiles remos para refugiarse bajo la amplia tienda de la planta acuática...
Cogía a uno de sus perros y lo arrancaba del suelo a dos manos, trenzando a gruesos manojos el juego de sus músculos lumbares y trazando con las ágiles muñecas, fisóideas crispaturas en el aire.
Y como toda niña de entonces se divertía con sus amiguitas entre rondas alegres o inocentes en las cuales se imitaba el trino de las aves, el murmurio de las hojas, los ágiles movimientos de las mariposas o el vaivén acompasado de las flores movidas por los tibios aires de la región.
Los niños recibían una educación militar; para mantenerse superiores sobre sus esclavos y vecinos, los griegos formaban soldados desde la cuna, sanos de cuerpo, pero mutilados de espíritu pues el intelecto griego, brillante en algunas facetas, permaneció oscuro en muchas, a pesar de las exageradas alabanzas que se hacen de la cultura ateniense; matando a los niños raquíticos y deformes, ejercitando a los otros en la lucha, en la carrera, en toda suerte de juegos corporales, hicieron buenos guerreros de cuerpos ágiles, de formas bellas y gallardas; pero con la disciplina detuvieron el desarrollo intelectual de la raza, que de otra manera habría alcanzado alturas y esplendores mayores.
-Si el que es fuerte, replicó Sócrates, deseara ser fuerte, el que es ágil ser ágil y el que está bien de salud estarlo..., puede ser que alguno se imagine en este caso y otros análogos que los que son fuertes, ágiles y están sanos y poseen todas estas ventajas desean todavía lo que ya poseen.
La continuación de los peligros engendra desprecio de ellos: por esta razón los cuerpos de los marineros son duros para sufrir los trabajos del mar, y los labradores tienen las manos ásperas, y los brazos de los soldados son más aptos para tirar los dardos. Los correos tienen los miembros ágiles: y en cada uno es fortísima aquella parte en que se ejercita.
Algunos profesores o profesoras, también alienados por la fugacidad de las famas apantallantes de salir en cintas, parecen no encontrar la respuesta fácil ni los caminos ágiles para combatir, cual quijotillos a destiempo, en contra de los estereotipados molinos de ondas eléctricas y electrónicas.
He encontrado en medio de la campiña desolada, entre los escombros de un mundo que fue, tumbas cuyo mármol, moldeado por el cincel del artista, eterniza el pensamiento de los que vivieron y sufrieron cuando nosotros y cien generaciones anteriores a nosotros éramos inciertas larvas en la penumbra del amanecer de futuros siglos, y las moléculas de nuestros cuerpos vagaban errantes y dispersas en las entrañas de la eterna madre, en los brazos leñosos o la rumorosa cabellera verde de los bosques, en las sombrías profundidades del Océano, tal vez en los ágiles músculos de un animal inferior o en los brillantes ojos de un ser como nosotros...