¡mierda!

¡mierda!

('mjeɾða)
interjección
expresión que denota enfado o indignación ¡Mierda, me olvidé las llaves de nuevo!
Traducciones

¡mierda!

soccia!
Ejemplos ?
Hasta los excrementos o mierda (pasa adelante, porque no te empalagues con tan dulce plato) son de provecho, pues según defienden los doctores galenistas y boticarios droguistas, son buenos para desligar Cárdeno y Alberto los del lagarto para los ojos; los de bestias, que llaman estiércol, es con lo que se fertilizan los campos, y a quien debemos los frutos; la del gato de Algalia, no hay que probar ni examinar cuánto es su valor y estimación; la mierda del buey, o boñiga, para inmensos remedios es provechosa.
por ahí comas carne y por la boca mierda, y papa te vea la madre que te parió porque te vea más medrado; en las sopas te lo halles como garbanzo, con esa música te entierren, sabañones y mal de gamones, coz de mula gallega, por donde salió el pedo meta el diablo el dedo, la víbora el pico, el puerco el hocico, el toro el cuerno, el león la mano, el cimborrio de El Escorial y la punta de mi caracol te metan amén".
Jode a una muchacha por la boca después de haberle cagado en ella; encima de ésta hay otra que le tiene la cabeza entre sus muslos y sobre la cara de esa segunda coloca su cagada la tercera, y él, mientras deja su mojón en la boca de la primera, come la mierda que la tercera suelta sobre la cara de la segunda, y después ellas se cambian de manera que cada una represente los tres papeles sucesivamente.
—Vamos, pequeña —dijo—, manos a la obra; la mierda está a punto, la he sentido, no olvides que tienes que cagar poco a poco y esperar siempre que haya devorado un pedazo antes de producir otros; mi operación es larga, pero no la apresures.
Todo es rota cuerda Sin concuerdo. El triunfo es unidad de acuerdo Y el fracaso… soledad de mierda. Cordero de Dios, quita los pecados del mundo, y dales el descanso siempre eterno a mis maestros y a esa casa del ayer enladrillado, levantada para darse en esplendores a los deseosos de saber, -verdaderos amorosos- hoy mancillada, vuélvela símbolo incesante -doliente- de la ignominia burocrática.
La vida cocinera no nos necesita; ella es Dios y nosotros sus peleles, aunque sean reyes, presidentes o doctores; sólo son personajes de la cena donde todo se sirve y nada queda; donde cumplen su función de corifeos, y al final son engullidos… hechos mierda.
Mucho miedo. ¡Cobardes! ¡Jijos de la mierda! Al fin que siempre han de saber que lo que digo es la verdad. Nunca alcanzarán a sobresalir medianamente por sí mismos, si no es a fuerza del abuso, de la traición, del rastrerismo y del engaño.
Estas bolas suben y bajan y durante el excesivo cosquilleo que ocasionan, él chupa vergas, se traga el semen, hace cagar traseros de prostitutas, se traga la mierda.
Dale al otro una apretura en la calle o cógele en la comedia, sale con priesa a buscar dónde desbuchar, y porque no llegó tan presto a las necesarias o le embarazó algún nudo ciego, emplástase o embadúrnase de mierda el pobre culo.
Tras haberse instalado lo más cómodamente posible cerca del objeto de su culto, pega la boca al ojete y yo le largo un pedazo de mierda del tamaño de un pequeño huevo.
Se instaló en un sillón, con el plato colocado sobre una mesa cercana contra la cual apoyó medio cuerpo, con la nariz cerca de la mierda, alargó sus piernas, yo me instalé en un asiento bajo, cerca de él, y habiendo sacado de su bragueta, una imitación de verga blandengue en vez de un miembro real, a pesar de mi repugnancia, me puse a chupetear aquella bella reliquia, esperando que por lo menos adquiriría un poco de consistencia dentro de mi boca.
Aquél era el instante de gozo para nuestro libertino: haber llenado de mierda el joven y lindo coñito, introducírsela y volver a introducírsela, era su delicia suprema; mientras actúa se saca de la bragueta una especie de verga blanda, la sacude y logra, mientras sigue ocupado en su repugnante tarea, derramar en el suelo algunas gotas de su esperma escaso y mustio, cuya pérdida debería lamentar por ser debida solamente a semejantes infamias.