¡hostia!

¡hostia!


interjección
añade intensidad a expresiones de sorpresa o disgusto ¡Hostia! Pero qué suerte tienes.
a gran velocidad En la motocicleta, llegamos a casa a toda hostia.
se usa como intensificador de cualidades o acciones Nos pegamos un banquete de la hostia.
Ejemplos ?
Ello es que él a sus espaldas sintió señal cautelosa que le arrancó de sus vanas visiones encantadoras, y una voz que le decía, limpia, argentina y sonora: «De rodillas, caballero, que están alzando la hostia.» Y él, advertido y curioso, de hinojos cayó en las losas, pero volviendo la cara al maestro de ceremonias.
Hizo un ligero movimiento de sorpresa; pero cuando se reincorporó, yo ya me había dado vuelta y salido de la fila, llevando el pañuelo en la boca, como si realmente hubiera recibido la hostia.
Dórela usted si puede, que sí podrá. Duerma usted sin cuidado, que la hostia quedará sin consagrar todo el tiempo que preciso sea.
69. Lo interrumpe cuando la hostia está consagrada y obliga al sacerdote a joder a la puta con la hostia. Se descubre aquel día que Agustina y Zelmira se masturban juntas; las dos son rigurosamente castigadas.
III Cada noche ensayará su muerte y no habrá manos piadosas que recojan los pedazos de su semen, porque al borde de la hostia dispersada cavará pervertidas ironías donde hará su sepultura putañera envuelto en los girones de su manto.
«Vaya, abuelo, que en camino está usted de decirme que, en su tiempo, hasta la Hostia consagrada era mejor», le interrumpió su nieto.
Desesperanzado el alcalde ante la negativa de los cuatro avezados criminales, más por llenar la fórmula que porque aguardase favorable acogida, dirigió la palabra al último de los reos, que era precisamente el iniciador de la idea de juramentarse en presencia de la Hostia consagrada.
Que la píldora se doró (y bien dorada) es punto que no admite ni asomo de duda; porque la consabida real cédula permaneció durante cinco meses en la categoría de hostia sin consagrar, siendo notorio de toda notoriedad, como dice un amigo, que ::«En las felices regiones ::donde pasó este suceso, ::abundaba mucho el queso...
El hombre que se divirtió con Eugénie en la onceava sesión de la Duelos, hace defecar, limpia el trasero sucio, tiene un miembro enorme y jode una hostia colocada, al extremo de su instrumento.
Rociaron de agua bendita las sábanas; el sacerdote sacó del copón la blanca hostia, y desfalleciendo de un gozo celestial, Emma adelantó sus labios para recibir el cuerpo del Salvador que se ofrecía.
Da por detrás a un muchacho con la hostia, se hace encular con la hostia; sobre la nuca del muchacho a quien está jodiendo hay otra hostia, sobre la cual caga un tercer muchacho.
La voz de Jehová tronó en la altura, y la raza de Adán la mancha impura perdió de su fatal culpa primera. ¡Hostia de expiación, blanco Cordero jamás contaminado de impureza!