¡chitón!

¡chitón!

 
interj. fam.¡Chito!
Ejemplos ?
Su obra atribuida más importante es el original en bronce de la Afrodita de Fréjus que serviría como modelo para crear el escultor Arkesilao la estatua encargada por Julio César de la Venus Genetrix, de gran refinamiento y siguiendo a Polícleto en articulaciones paños y modelado, está caracterizada por llevar un chitón muy fino, suelto y transparente sobre el que se coloca un himation que le cae por la espalda También se le acreditan las esculturas Nike en el friso del templo de Atenea Niké ("Atenea, Portadora de la Victoria") en los Propíleos de la Acrópolis de Atenas.
Va envuelta en un fino chitón y un manto, ropajes que se adhieren al cuerpo dejando traslucir su anatomía, tratamiento este que recuerda a la denominada técnica de «paños mojados» atribuida a las obras de Fidias.
Es uno de los escritos más complicados de Quevedo, y al que más difícil resulta su atribución. Aunque ninguno de los escritos que comentaron El chitón menciona directamente a Quevedo, reconocen su estilo.
Superlópez es un superhéroe nacido en el planeta Chitón, bajo el nombre de Jo-Con-Él, que llegó a la Tierra mediante una nave, siendo todavía bebé.
¡puf!: sirve para expresar fastidio. ¡sh! o ¡chitón!: para pedir silencio. ¡sale!: también sirve para mandar a un animal a marcharse.
(imitando el llanto): sirve para expresar tristeza. ¡Che!: utilizado en Español rioplatense para expresar llamado de atención, saludo o queja. ¡chitón! o ¡sh!: para pedir silencio.
La denominación de guitón que da a su protagonista define en la lengua de la época, según el Diccionario de Autoridades, al "pordiosero, que con capa de necesidad anda vagando de lugar en lugar, sin querer trabajar ni sujetarse a cosa alguna", o bien al: Pordiosero que, con sombra de romero que va a visitar las casas de devoción y santuarios, se anda por todo el mundo vago y holgazán, mal vestido y despilfarrado, con jaqueta y çaragüelles de lienzo basto; que esto significa su nombre del griego “chitón”, que vale camisa basta o camisón, “sagulum” (Tesoro de Covarrubias, 1611).
Al autor le interesan esos sectores porque son con los que más se relaciona y, como fiel escribano, guarda una devoción casi religiosa por sus superiores, lo que no los exenta de ser blanco de sus críticas, como al Conde-Duque de Olivares o al mismo Felipe IV en El chitón de las tarabillas.
l chitón de las tarabillas es un opúsculo de carácter económico escrito por Francisco de Quevedo en 1630, dedicado a defender la política financiera del rey Felipe IV y del Conde-duque de Olivares, su valido, y como reacción a los libelos que circulaban en su contra.
En cuanto a la fecha de composición, no debe ser posterior a mayo de 1630, pues en ese mes se inició el proceso inquisitorial a Quevedo por El chitón.
La hipótesis más aceptada es que El chitón de las tarabillas se redactó entre agosto de 1628 —cuando se decretó la deflación del vellón— y los primeros meses de 1630, aunque ello no descarta la teoría de que el pie de imprenta esté falseado.
Por eso, en El chitón de las tarabillas, se encuentran varias críticas al valido y a su desempeño, ocultas bajo un curioso velo de alabanzas.